RAMAS Y FLORES


 

 

Trepé a la copa

de un árbol de fuego

y desde ese lugar privilegiado

fui testigo de la escaramuza

entre el amor y el desamor.

 

Unos años después volví a verlos

en medio de la neblina densa

de las cumbres de Apaneca

y fingí

no reconocerlos.

Traten de entenderme:

hay terrenos borrascosos del pasado

que es mejor evadir y olvidar.

 

Y volé lejos de allí

tragándome toda la variedad

que da ese color gris-sucio

a este mundo.

 

Y mientras volaba,

de mis brazos emergieron

ramas de atención y bondad,

flores de verdad y comprensión.

 

En cascada cristalina

vi como mi perdón

se esparcía

sereno.

 

*

Escrito por

Óscar Perdomo León.

***

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.