EL LENGUAJE DE LA PASIÓN, de Mario Vargas Llosa.


Ahora que Mario Vargas Llosa ha sido el ganador del Premio Nobel de literatura de este año, se me antoja decir un par de palabras sobre su libro “El lenguaje de la pasión”, el cual he leído en dos ocasiones porque los temas que trata son del todo muy interesantes y variados.

El libro está formado por una selección de artículos aparecidos en su reconocida columna «Piedra de Toque», publicados entre los años 1992 y 2000, en  donde Vargas Llosa vierte su opinión sobre  el aborto, cuestiones políticas, arte, etc.  Escritos con un lenguaje directo pero no por eso ausente de gran belleza, su lectura causa un inmenso deleite, aun cuando en algún punto de algún tema uno no esté de acuerdo con Vargas Llosa.

Por uno de estos textos, “Nuevas inquisiciones”, Vargas Llosa recibió en España el Premio de Periodismo José Ortega y Gasset en 1998. “Nuevas inquisiciones” trata sobre el dirigente laborista Ron Davies, quien era ministro encargado de Asuntos de Gales en el gabinete de Tony Blair y candidato de su partido a presidir la primera Asamblea galesa. Davis renunció súbitamente después de ser víctima de un robo a mano armada, en donde perdió su carro, su teléfono portátil, su credencial de congresista, su cartera y sus documentos de identidad. ¿Tenía Ron Davis algo de culpa en esto u ocultaba algo? Bueno, pronto se supo, a través del periódico británico News of the world (4 millones de ejemplares de tirada) que Davis había subido voluntariamente al ladrón a su vehículo en Claphan Common, un reconocido parque de levante de homosexuales.

Vargas Llosa analiza el punto de privacidad del ciudadano común y del ciudadano público de hoy, el papel de los tabloides amarillistas y nos explica que “la raíz del fenómeno está en la banalización lúdica de la cultura imperante, en la que el valor supremo es divertirse, entretenerse, por encima de toda otra forma de conocimiento o quehacer.” Y concluye, Vargas Llosa: “La prensa sensacionalista no corrompe a nadie; nace corrompida, vástago de una cultura que, en vez de rechazar las groseras intromisiones en la vida privada de las gentes, las reclama, porque ese pasatiempo, olfaterear la mugre ajena, hace más llevadera la jornada del puntual empleado, del aburrido profesional y la cansada ama de casa. El ex ministro Ron Davis no fue víctima de la maledicencia reporteril, sino de la frivolidad, reina y señora de la civilización posmoderna.”

Vargas Llosa habla de otros temas muy interesantes, como la eutanasia, en “Una muerte tan dulce”; sobre lo que representa para Brasil y el mundo el Carnaval de Río, en “La erección permanente”; sobre “el más respetable político vivo de nuestro tiempo”, en “La isla de Mandela”; sobre el racismo y la xenofobia en España, en “Los pies de Fataumata”; o en el vibrante artículo “Resistir pintando”, en el que habla sobre Frida Kahlo; para mencionar sólo algunos de los temas que figuran en “El lenguaje de la pasión”, un libro definitivamente muy recomendable para ser leído.

De Vargas Llosa se dice que es un liberal en cuanto a temas como el aborto, los derechos de la mujer, el matrimonio entre homosexuales y la eutanasia; pero que es un conservador en temas económicos, como en la tan proclamada sabiduría del mercado para autorregularse, sin la necesidad de la regulación estatal.   Sin embargo, Vargas Llosa tiene derecho, como cualquier otro ciudadano, a creer en lo que quiera. Yo tengo la impresión que él siempre ha defendido la libertad de elección y la libretad de expresión, cosas con las que estoy de acuerdo con él. Pero su derecho a creer en lo que cree es harina de otro costal. Yo espero que el Premio Nobel de Literatura se le haya concedido a Mario Vargas Llosa no por sus ideas que influencian a tanta gente en el mundo, sino especial y principalmente por su  vasta obra literaria, de innegable calidad. Espero que el Nobel de Literatura 2010 lo haya ganado por el gran novelista que es.

Texto:

Óscar Perdomo León

Fotografía de Mario Vargas Llosa extraída de:
http://ovario.files.wordpress.com/2009/09/mario_vargas_llosa1.jpg
Fotografía de la portada de “El lenguaje de la pasión” extraída de: http://www.libros.universia.es/libro-COMENTARIOS-REALES-INCA-GARCILASO-DE-LA-VEGA/9788470398551/portadas/9788466369169_04_n.jpg

 

4 comentarios

  1. Oscar el libro es excelente! Estoy de acuerdo con tus palabras y en especial me gustó el relato sobre Frida y Fataumata. Estoy de acuerdo con no creer en verdades absolutas, pero no estoy de acuerdo con defender un modelo que fracasó y dejó saldos de desigualdad en nuestro continente. (Hablo de su utópica postura neoliberal)
    Sí me interesa el concepto de libertad y puedo dar opinión sobre lo que quiera, piense y crea. Pero él tampoco es un escritor absoluto de las grandes verdades y aciertos.
    De modo que perdonemos sus errores políticamente incorrectos de pensamiento.

    Cariños desde Buenos Aires, Argentina

    Me gusta

  2. Melina: me ha gustado tu comentario y estoy cien por ciento de acuerdo con vos. La libertad de expresión es algo vital; pero los habitantes más desprotegidos de Latinoamérica y muchos de otros países del mundo ya no aguantan más las desigualdades económicas y sociales que crean las políticas neoliberales.

    Gracias por dejar tus palabras en mi blog.

    Abrazos desde El Salvador.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s