DIBUJO EN EL OCASO

 

Aguacero

Ella caminaba por el pasillo de un supermercado. De pronto, en la fila de la caja para pagar, vio a un sujeto que le pareció conocido.  Caminó hacia a él y le habló, al mismo tiempo que tocaba su espalda:

-Don Jorge.

El sujeto giró hacia ella y sonrió. Ella tuvo una reacción inmediata de avergonzado asombro. Él le extendió la mano y ella le correspondió con la suya, mientras sonreía sonrosada.

-¿Cómo estás?

-¡Disculpá!   Te confundí con alguien. Estoy bien, estoy bien.  ¿Y vos cómo estás?

Habían sido novios durante dos años y habían pasado trece años desde la última vez que habían hablado. Sigue leyendo

DESEOS POST-MORTEM.

La muerte de uno mismo es un tema grande e importante del que a veces no nos gusta hablar; mas todos debemos en algún momento enfrentar esa conversación con alguien o, definitivamente, con uno mismo.

Afortunadamente aún estoy vivo y puedo seguir disfrutando y sufriendo esta vida. Pero, como ustedes muy bien saben, doña Muerte es una señorona muy caprichosa que nunca da aviso de la fecha y la hora exacta de su visita; por esa razón he escrito estos Deseos Post-Mortem.

Los pedidos que hago son simples; pero son también muy importantes. Si quieren de verdad honrar mi memoria las personas que me aman o tienen algún afecto hacia mí,  les pido que cumplan los siguientes requerimientos. Éstos los he escrito un 31 de julio de 2017, en pleno uso de mi razón y de mis derechos como ser humano. Sigue leyendo

NADA HA SIDO MÍO

 

Nada ha sido mío.

 

Hay un sordo resplandor que late y me susurra que sólo un abrir de ojos ciegos es la vida.

 

Inspiro oxígeno y exhalo palabras. Un eco lejano me dice que la vida y la muerte son dos caras de la misma moneda.

 

Sólo la poesía ha podido hacerme entender que existe la grandeza humana y que en la oscuridad unos versos de Ricardo Lindo o de Borges pueden ser un consuelo y una luz. Sigue leyendo

SOY DESAFINADO

Sí, lo sé. Soy desafinado.

Y por eso mi vida se tuerce por recodos que pocos recorren y soy «raro», como me lo dijo alguien. Mi corazón no logra mezclarse y sentirse cómodo en este mundo y su maldad.

Soy desafinado porque mi falta de musicalidad se compensó con el amor inmenso que tengo para dar.

Soy desafinado porque un señorón caprichoso -que muchos dicen que existe-, un señor «todopoderoso» que, sordo y ciego, no atiende el clamor de nadie y permite las masacres y las violaciones de niños y niñas en todo el mundo, quiso que yo no fuera cantante.

Pero me río en la cara de todos y canto, porque me hace feliz.

Por eso, cierren las ventanas y las puertas. Y pónganse algodones en los oídos. No me importa.

Siempre hay un lector para cada libro, una canción para cada oyente y un abrazo abierto para quien lo quiera.

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

***

BILLETES CON UN VALOR EXTRA

Copia de Laura y Beatriz Suchitoto 18 y 19 junio 2007 052

Las cosas materiales del mundo tienen su valor práctico. Y por eso o por codicia, uno se apega mucho a veces a esas cosas. Y el dinero, que es tan útil, puede también llegar a ser nuestra perdición.

Pero de lo que realmente quiero hablar aquí no es de la codicia, sino de un sentimiento más bello, un sentir que es, de hecho, todo lo opuesto.

Dos anécdotas.

1-Hace muchos años yo había salido a caminar con mis hijas Laura y Beatriz. Hablábamos de muchas cosas. Y en medio de la plática yo dije, casi pensando en voz alta, que me faltaba todavía un poco de dinero para comprar algo. Y mi hija Beatriz, que tendría para ese entonces unos 5 ó 6 años de edad, abrió su carterita de juguete y me dijo: Sigue leyendo

LOS CUERUDOS

collageprintspah~1460959004039-fa3dcf8a-b250-4472-99b6-8e93a2c9245d_L

En El Salvador se le conoce como “cueruda” a aquella persona que aguanta con estoicismo –y hasta con cierto cinismo- todo lo que le pueda ocurrir, como el dolor, las regañadas, las vergüenzas…  Pero más allá del tinte peyorativo que pueda tener esa palabra, hay que ver que muy en el fondo el ser cuerudo denota tener valor y resistencia.

Habiendo aclarado el concepto “cuerudo”, les voy a contar que tengo unos amigos y amigas con quienes hemos formado el grupo Los Cuerudos. Nos reunimos a platicar, a contar chistes, a escuchar y tocar música, a jugar baloncesto… Sigue leyendo

EL ADIÓS

Pretty woman

Hay una escena en la película Pretty Woman donde Richard Gere le devuelve un collar muy caro y hermoso al gerente del hotel (Héctor Elizondo). Julia Roberts, quien había iniciado con Gere una relación de negocios que se fue haciendo romántica, acaba de irse y es ya casi el final de la película. (Quien haya visto este largometraje de 1990, entenderá mejor de lo que les hablo.)

Cuando el gerente recibe el collar le dice, mirando a los ojos a Richard Gere:
-Debe ser muy difícil separarse de una joya tan valiosa.

Héctor Elizondo
Héctor Elizondo

Las palabras de Elizondo (que aquí no son literales, pero creo no alejarme de su esencia) son en verdad una metáfora en ese contexto. En realidad él le habla tácitamente de Julia Roberts.

Entonces Richard Gere se queda pensando y sale en busca de ella. Sigue leyendo