DESEOS POST-MORTEM.


La muerte de uno mismo es un tema grande e importante del que a veces no nos gusta hablar; mas todos debemos en algún momento enfrentar esa conversación con alguien o, definitivamente, con uno mismo.

Afortunadamente aún estoy vivo y puedo seguir disfrutando y sufriendo esta vida. Pero, como ustedes muy bien saben, doña Muerte es una señorona muy caprichosa que nunca da aviso de la fecha y la hora exacta de su visita; por esa razón he escrito estos Deseos Post-Mortem.

Los pedidos que hago son simples; pero son también muy importantes. Si quieren de verdad honrar mi memoria las personas que me aman o tienen algún afecto hacia mí,  les pido que cumplan los siguientes requerimientos. Éstos los he escrito un 31 de julio de 2017, en pleno uso de mi razón y de mis derechos como ser humano.

Bueno, lo que pido es poco y es lo siguiente.

-Por favor llamen a un médico para que me examine y certifique mi fallecimiento.

-Si alguno de mis órganos puede servir para donarlos a quien los necesite, no duden en entregarlos a la persona idónea.

-Entiérrenme en Atiquizaya; toda vez que no esté muy lejos y no los ponga en aprietos económicos y de logística. Si no, cualquier fosa común podrá servir. (De igual manera, abonaré la tierra con mi cuerpo.)

-En mi despedida de cuerpo presente, hagan una ceremonia secular. (Así como también después de haberme enterrado.) No quiero misas, ni curas, ni pastores protestantes. Los religiosos que quieran asistir a mi sepelio serán bienvenidos, por supuesto, pero deberan llegar simplemente como amigos, no como predicadores.

Pongan música (grabaciones de estudio, no en vivo, por favor) de Joan Manuel Serrat, Miles Davis, John Coltrane, Luis Alberto Spinetta, Los Beatles, La Máquina de Hacer Pájaros, Charlie Parker, Paquito de Rivera, Silvio Rodríguez, Serú Girán, el disco Indoamérika de Simiente, Pink Floyd, Yes, Branford Marsalis (especialmente Cassandra), Thelonious Monk, Emerson Lake and Plamer, Queen, Beethoven, Mozart, Paul Hindemith, Igor Stravinsky, Béla Bartók y Brahms.

Y eso es todo. Pero para finalizar, quiero decir una palabras.

1-A ustedes los amo con todo mi corazón: Laura María y Beatriz;  Wendy y Mario; Claudita y Carlitos; mi madre, Noemí; mi familia y mis amigos cercanos. A todos los amo, a todos.

2-Les digo a quienes lamentarán sinceramente mi partida: muchas gracias.

3-Coltrane en el corazón.

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

***

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s