CUENTOS DE BARRO, de Salarrué.


Creo que fue en 1986 que algunos miembros del extinto grupo musical ZUNCA, buscando temas con cierto sentido nacional para inspirarnos y musicarlos, hicimos un resumen del cuento “El negro”, de Salarrué, de su libro “Cuentos de barro”, en una especie de poema en cuartetos, con endecasílabos imperfectos, tomando casi todas las frases textuales del susodicho cuento. Y luego le pusimos música. Recuerdo que esa canción la cantó Chepito Pineda.

Pero de lo que quiero hablar hoy es de los “Cuentos de barro”, libro que vio la luz por primera vez en 1933 y que fue escrito por Salvador Salazar Arrué, mejor conocido como Salarrué (1899-1975), uno de los más bellos libros que he leído. Desde que entré por primera vez al breve prólogo escrito por el mismo autor y que él llamó “Tranquera” (así se llaman las puertas primitivas que se usan para entrar a los potreros o a las fincas) sentí que estaba entrando a una dicotomía difícil de definir: un mundo de magia, donde las cosas más simples y cercanas tomaban un brillo no visto por mis ojos hasta entonces, pero también sentí que estaba entrando a una realidad cruda y desgarrada, al mejor estilo de los campesinos salvadoreños.

Las historias presentadas en cada cuento de este libro son sencillas en su forma; pero increíblemente profundas. El acercamiento que hace Salarrué de cada personaje es recóndito, acentuado, es como si quien escribiera fuera hermano de cada personaje, a quien además quisiera mucho. Hay un amor inherente de parte del autor hacia cada uno de sus personajes, que la realidad lejana se me vuelve íntima al ir leyendo paso a paso, letra a letra, cada cuento.

Además, debo mencionar que la manera en que Salvador Salazar Arrué narrá, es muy peculiar, porque aunque su prosa es directa en muchos sentidos, podría decir también que está colmada de poesía, usando bellas metáforas y acertados símiles, que me transportan como a una pluma flotando en el aire, hasta los lugares donde Salarrué quiere llevarme.

Sus cuentos son sinceros y conmovedores. No hay sentimentalismo barato ni soluciones inverosímiles. Sus cuentos en verdad son acercamientos a la cotidianidad de los campesinos salvadoreños de principios del siglo XX: sus sufrimientos, sus deseos, sus alegrías, sus sueños más queridos, su ignorancia en educación formal evidente contrastada con su popular sabiduría ancestral, su peculiar manera de ver el mundo…  Todo lo recoge Salarrué en sus “Cuentos de barro”, sin juzgar, sin inducir, sin opinar pero sin caer en la indiferencia. Su amor por los campesinos no le permite a Salarrué cerrar los ojos…

Los lectores de “Cuentos de barro” que no son salvadoreños -tengo que confesar- tendrán dificultades con algunas palabras, ya que Salarrué las escribió siguiendo la fonética de la pronunciación de sus personajes campesinos. Incluso, en alguna parte leí alguna vez que Claribel Alegría, junto a su esposo Darwin J. Flakoll, trataron en algún momento de traducir “Cuentos de barro” al inglés, pero desistieron, porque pensaron que algo esencial se perdía en la traducción.

Salarrué escribió otro libro de cuentos muy famoso también: “Cuentos de cipotes”, en el que la manera de narrar es en la forma muy particular y especial en la que narran los cuentos los niños. Además Salarrué  incursionó en la novela y la poesía. Fue también pintor y músico.

Salarrué

Actualmente El Museo de la Imagen y la Palabra en El Salvador tiene una exposición itinerante de Salarrué, en donde se pueden observar sus objetos personales, algunas de sus cartas, algunas de sus pinturas, fotografías, etc.

En la Villa Monserrat, casa donde vivió parte de su vida y sus últimos días Salarrué, que está en los Planes de Renderos, se encuentra hoy La Casa del Escritor (actualmente dirigida por la poeta Silvia Elena Regalado), un lugar para que los amantes de las letras, especialmente los jóvenes, puedan aprender sobre literatura.

En el parque Cuscatlán de San Salvador está la Sala de Exposiciones Salarrué, en donde muchos artistas plásticos nacionales y extranjeros han mostrado sus pinturas.

Roque Dalton, en su libro “Las historias prohibidas del Pulgarcito”, le escribió un poema muy emotivo a Salarrué , en donde, a través de una parodia respetuosa de “Cuentos de barro”, le dice como será El Salvador que Roque soñaba.

El cuento “La honra” (de “Cuentos de barro”) fue musicado con gran acierto por el cantautor nicaragüense Carlos Mejía Godoy, en los años ´80.

Y podría seguir; pero baste aquí hacer constar mi admiración hacia Salarrué y su gran producción literaria, especialmente para ese libro, “Cuentos de barro”, que sólo los salvadoreños podemos sentirlo en el corazón al cien por ciento.

Texto:

Óscar Perdomo León

Imágenes extraídas de:
http://www.google.com.sv/images?rlz=1C1AVSX_enSV398SV408&q=cuentos%20de%20barro&um=1&ie=UTF-8&source=og&sa=N&hl=es&tab=wi&biw=1280&bih=699

41 thoughts on “CUENTOS DE BARRO, de Salarrué.

  1. Mario Gonzalez 29 enero, 2011 / 7:38 am

    Yo lei este libro en multiples ocasiones. Escribi algunos articulos en la Universidad de California, Santa Barbara, en relacion a las obras de Salarrue. Para mi, el cuento que mas me impresiono fue el de la Honra. No recuerdo si ese es el titulo, pero la profundidad del tema y la eficacia con cual Salarrue lo redacta es increible.
    Recomiendo el libro de “El Senor de la Burbuja,” y “El Cristo Negro.” La didactica de los dos libros es profunda y la disfrute mucho mas que las obras de otros autores latinoamericanos que estudie en aquellos dias de universitario.

    Saludos

    Me gusta

  2. Óscar Perdomo León 29 enero, 2011 / 9:31 pm

    Mario González: creo que cada cuento que forma parte de “Cuentos de barro” tiene una belleza y un argumento muy especial. Pero “La honra”, es cierto, es uno de los mejores. Uno que me emociona a mí cada vez que lo leo es “Noche buena”.

    Gracias, Mario, por comentar en mi blog.

    Me gusta

  3. Cristian Reyes 29 enero, 2011 / 9:55 pm

    cuentos de barro fué mi tercer libro favorito en la infancia, solo detrás de “mi pequeño libro de historias bíblicas” y cuentos de cipotes, también de salarrué…..”el cuento del cuento que descuenteya, la pepesca orgulluda, el diablito que le tejieron la cabeza en la iglesa, entre otors cuentos, influyó mucho en los sociodramas que he escrito en toda mi vida y la forma sencilla y picaresca eran parte del agradado popular… tenía toda la colección de salarrué, la presté y me la robaron

    Me gusta

  4. Carlos 28 abril, 2011 / 3:43 pm

    Hola Oscar, rato sin pasar por tu blog. Como sabés hace un tiempo vengo leyendo autores paisanos tuyos y claro, he leído este libro que comentas en una edición igualita al de la ajada portada amarilla. Gran prosista, pese a que para mí no fue una lectura fácil; y no es el lenguaje, porque el español de allá es muy parecido al de acá, de pronto la distancia entre autor y lector hagan un choque generacional, qué sé yo. Acá hay un autor más o menos contemporáneo con Salarrue (Eduardo Caballero Calderón 1910-1993) de estilo y tema parecido. De pronto lo sepas, pero pór si no, hay en youtube algunas animaciones de cuentos para cipotes y son espectaculares. Un saludo desde Colombia. Carlos Soler.

    Me gusta

  5. Óscar Perdomo León 28 abril, 2011 / 10:45 pm

    *Cristian Reyes: qué bonito lo que contás sobre tus libros favoritos. Lamento que hayás perdido esa colección tan valiosa de Salarrué.

    *Carlos Soler: me siento muy orgulloso de haber nacido en la misma tierra de ese gran escritor que fue Salarrué; me alegró que te haya gustado “Cuentos de barro”, aún con sus dificultades por las palabras muy propias de los salvadoreños. No conozco a Eduardo Caballero Calderón, pero no me cabe duda que ha de ser muy bueno, pues Colombia es un nido de grandes escritores. Sobre las caricaturas de los cuentos de Salarrué, es cierto, son buenísimas.

    Gracias a todos por visitar mi blog.

    Me gusta

  6. annahernandezalas 28 julio, 2011 / 12:13 am

    Este libro fue mi primer regalo serio que recibi,lo digo asi porque tenia cuatro years cuando mi tio me lo regalo en premio porque ya podia leer,me sentia tan importante de tener semejante adquisicion y lo recuerdo con tanta emocion, lo lei y lo lei que casi me lo aprendi de memoria,y al igual que tu, Noche Buena me conmueve.Gracias por recordarme lo orgulloso que nos debemos sentir los salvadorenos de nuestros escritores. Cuidate

    Me gusta

  7. Luan 2 octubre, 2011 / 6:57 pm

    Hola Óscar, me encuentro ahora haciendo un pequeño comentario sobre La honra y me fascinaría escuchar la versión de Carlos Mejía Godoy, tiene usted alguna idea de donde pueda encontrarla? Muchísimas gracias.

    Me gusta

  8. Óscar Perdomo León 4 octubre, 2011 / 1:50 am

    *annahernandezalas: ¡Qué bonito recuerdo! Muchas gracias por compartirlo aquí en mi blog. Y que bien que coincidamos en los gustos sobre el cuento Noche Buena, es una historia que me hace llorar cada vez que la leo. Un abrazo sincero.

    *Luan: fíjese que yo tenía “La honra” grabada ya hace mucho tiempo en un cassette; pero lo perdí en una mudanza que tuve y la verdad no la he escuchado en mucho tiempo. Gracias por visitar mi blog.

    Me gusta

  9. whatever 13 diciembre, 2011 / 6:09 pm

    Muy buena reseña Oscar,
    te queria preguntar una cosa,
    de cuantos cuentos se compone “cuentos de barro”?
    la unica version a la que tengo acceso es la que esta disponible en scribd,
    que tiene 30 cuentos en su indice,
    pero por ahi he visto un comentario que dice que tiene 34,

    voy con ojo porque ya me ha pasado
    leer los “cuentos de cipotes” que estan tambien en scribd
    y resulta que son una breve seleccion y adaptacion nada mas,

    estoy descubriendo a Salarrue ahora y me parece
    un autor tremendo, que merece mas difusion
    y reconocimiento,

    un saludo.

    Me gusta

    • jorge albayeros 31 mayo, 2012 / 5:50 pm

      son 35 cuentos en la edicion de la Direccion de publicaciones en el salvador , es la que esta completa e ilustrada

      Me gusta

      • Óscar Perdomo León 1 junio, 2012 / 6:06 pm

        Muchas gracias, Jorge Albayeros, por la información. Y gracias por visitar mi blog.

        Me gusta

  10. Óscar Perdomo León 13 diciembre, 2011 / 9:17 pm

    Whatever: Dejá que te cuente que CUENTOS DE BARRO es uno de los más bellos libros que he leído en mi vida. Tenía un ejemplar de principios de los años ´ 70; pero creo que terminó en las manos de alguien más. Ahora tengo una edición nueva que hizo la DPI (Dirección de Publicaciones e Impresos) en el 2010, que es básicamente la misma, aunque no ve tan bonita como la anterior que yo tenía, y ésta cuenta con 33 cuentos y una especie de introducción escrita por el mismo Salarrué, que se llama Tranquera, y que siempre me ha parecido que es un escrito que tiene mucho de un poema en prosa. Para que quedés más satisfecho te los voy a escribir todos los nombres de los cuentos:

    La botija, La honra, Semos malos, La casa embrujada, De pesca, Bajo la luna, El Sacristán, La brusquita, Noche Buena, Bruma, Esencia de “azar”, En la línea, El contagio, El entierro, Hasta el cacho, La petaca, La Ziguanaba, Virgen de Ludres, Serrín de cerro, El viento, La estrellemar, La brasa, El padre, La repunta, El circo, La respuesta, La chichera, El maishtro, De caza, La tinaja, El Mistiricuco, El brujo, El negro.

    Gracias, Whatever, por visitar mi blog.

    Me gusta

  11. whatever 15 diciembre, 2011 / 12:16 pm

    Muchas gracias por tu respuesta, Oscar,
    he comprobado que los cuentos que faltan en el indice de la version digital son: Esencia de “azar”, Hasta el cacho y La petaca. Por suerte los cuentos si que estan, asi que el fallo solo es en el indice, que curioso.
    Ya he conseguido una copia en condiciones de Cuentos de Cipotes y me declaro total admirador de este autor. Ya veo que su obra me va a acompañar toda la vida, y que seguire descubriendo mas cosas suyas.
    Un saludo.

    Me gusta

  12. luis alonso sanchez castro 1 octubre, 2012 / 3:10 am

    Dr. Perdomo le felicito por ayudar a la formación cultural de los jóvenes, lamentablemente se nos enseña muy poco de nuestros poetas y escritores salvadoreños en las escuelas de este país, y este aprendizaje es deficiente. siga adelante admiramos su entusiasmo

    Me gusta

    • Óscar Perdomo León 1 octubre, 2012 / 7:34 pm

      Luis Alonso Sánchez Castro: Gracias por sus palabras tan alentadoras. La verdad no sé mucho sobre literatura; pero sí, soy muy aficionado a la lectura y a comentar algo de lo que leo, de tal manera que me alegra mucho si alguna publicación mía en este blog le ha servido un poco a los jóvenes.

      Saludos fraternos para usted.

      Me gusta

  13. Eme Pattinson 8 octubre, 2012 / 2:39 am

    Mmmmmmm podrian decirme el porque del titulo de la obra?
    Lo necesito para un examen.
    ¿Porque se llama “cuentos de barro”?

    Me gusta

    • Óscar Perdomo León 8 octubre, 2012 / 4:00 am

      Estimada Eme Pattinson: Salarrué hizo una comparación de sus cuentos con las artesanías de barro que se hacen en Ilobasco. Le recomiendo que lea la entrada de Cuentos de Barro que se llama “Tranquera”; ahí encontrará la respuesta a su pregunta de manera bella y clara.

      Muchas gracias por visitar mi blog.

      Me gusta

  14. sofia 30 enero, 2013 / 4:53 pm

    SERIA MUY BUENO QUE LA LOS CUENTOS DE BARRO ESTUBIERAN EN FORMA DIGITAL Y SE PUDIERAN LEER ATRAVEZ DE LA INTERNET.

    Me gusta

    • Óscar Perdomo León 31 enero, 2013 / 12:41 am

      Sí, es cierto, Sofía, pero por el momento creo que sólo se pueden conseguir el libro en forma física. Casi siempre un ejemplar está disponible en cualquier librería que tenga literatura salvadoreña.

      Gracias por visitar mi blog.

      Me gusta

      • griselda 10 julio, 2013 / 5:37 pm

        CUENTOS DE BARRO ES UN LIBRO MUY BONITO PARA LEER, YO TUVE LA OPORTUNIDAD DE DRAMATIZAR UNO DE SUS CUENTOS LA HONRRA: Y ME ENCANTO ACERLO.

        Me gusta

  15. jazmin martinez 23 junio, 2013 / 2:40 pm

    hola! cual es la precomprencion de la obra?

    Me gusta

    • Óscar Perdomo León 23 junio, 2013 / 3:16 pm

      Hola, Jazmín Martínez. No soy experto en este tipo de temas, pero creo que la precomprensión de esta obra sería su ubicación histórica a principios del siglo XX en la vida rural de El Salvador.

      Saludos y gracias por visitar mi blog.

      Me gusta

  16. William Cisneros 11 mayo, 2014 / 8:55 am

    Hay amigos gracias por aserme sentir tan desgraciado, tantos veranos sin darme cuenta que bonitos escritores tiene El Salvador. Conosco lo que he leido pero me atrae lo que haun no he leido. medio siego y testarudo reconosco como sus comentarios me trasladan a mi infancia. Gracias anyway por mencionar libros que ni siquiera sabia que existiesen. un saludo a todos.

    Me gusta

    • Óscar Perdomo León 5 junio, 2014 / 3:53 pm

      Gaby: el cuento se llama “El circo” porque precisamente trata de un par de cipotes (niños) que tratan de ver el espectáculo en un circo.

      Me gusta

  17. Margarita Rodríguez 13 junio, 2014 / 6:15 pm

    El lenguaje me da trabajo, un término que no entiendo, es “murió tisguacal” ¿que significa? del cuento La Casa Embrujada?, gracias.

    Me gusta

    • Óscar Perdomo León 14 junio, 2014 / 12:23 am

      Yo tampoco lo entiendo; aunque por deducción podríamos decir que Salarrué tal vez quiso decir: murió del miedo o del susto.

      Gracias por visitar mi blog, Margarita Rodríguez.

      Me gusta

  18. bellito maradiaga 8 agosto, 2014 / 10:27 pm

    me gustaria mas si los cuentos estuvieran escritos en la pagina pues ya se rato que ando buscando el cuento ¨¨EL ENTIERRO¨¨
    SALUDOS.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s