EMPATÍA EN LA LECTURA


Universidad de El Salvador 2013 6

Siempre me he sentido identificado más con unos escritores que con otros. Y creo que eso es algo natural para cualquier lector. Lo que ellos dicen y cómo lo dicen, nos afecta de manera diferente a los diversos lectores, dependiendo de nuestras experiencias, de nuestra educación y de nuestras lecturas anteriores.

Hay libros que los llevo en el corazón de una forma imborrable, como es el caso de “Inventario de soledad”, un libro de poemas escrito por Italo López Vallecillos. Otros dos ejemplos son “La ventana en el rostro” y “El mar”, dos poemarios escritos por Roque Dalton.

Universidad de El Salvador 2013 5

Roque Dalton (1935-1975)

Hay libros también en prosa que se han llegado a convertir en parte de mi piel, como el maravilloso libro “Cuentos de barro”, de Salarrué o la novela “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez.

Algunos cuentos como “El jardín de senderos que se bifurcan” y “El inmortal”, de Jorge Luis Borges, son como joyas relucientes que guardo en la profundidad más cálida de mi mente.

Universidad de El Salvador 2013 3

Monumento a Roque Dalton,  realizado en 1988  por el escultor, pintor y escritor Armando Solís (y fundido por Jorge Borja Ávila); ubicado  en la Universidad de El Salvador, frente a la ex Biblioteca Central, hoy Escuela de Artes.

Universidad de El Salvador 2013 2

Cada libro tiene destinado un lector que lo amará; en algunos casos esa relación entre el lector y el libro es una relación amorosa, en el más profundo sentido de la frase.

En otros casos, habrá libros de los cuales no recordarán siquiera su título o el nombre del autor.

Pero sea cual fuera el caso, los libros son amigos, son montículos de conocimiento que alguien meditó y acumuló por mucho tiempo y plasmó en el papel.

Después de escuchar las necedades y la verborrea de algunas personas, ¡qué delicioso es sentarse a leer un buen libro! Leerlo es como escuchar la profundidad de la consciencia de la naturaleza humana.

Los libros son fuentes de entretenimiento y una gran compañía en nuestra soledad.

Texto y fotografías:

Óscar Perdomo León

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s