CARRUSELES SE FUE A LA BOHEMIA. Charla con Aída Párraga. Video

Este pasado 30 de octubre la novela Carruseles estuvo en San Salvador, en el programa La Bohemia (de Radio YSUCA, 91.7 FM) conducido por la poeta y actriz Aída Párraga.

Muchas gracias por haberme invitado.

Video en YouTube

Si el video no lo pueden hacer correr aquí en mi blog, sólo den un clic aquí.

***

IMPORTANTE. Si alguien quiere un ejemplar de esta novela, entre a la página de Facebook de CARRUSELES Novela dando un clic aquí y deje un mensaje.

***

Video de la charla, grabado en Facebook Live.

***

CÓMO SE RODÓ “HABLANDO CON LOS MUERTOS”

Esta crónica de cómo se rodó mi primer cortometraje es algo que considero significativo, desde el punto de vista sentimental.  Cuando la escribí lo hice con mucha emoción.

A mi parecer, y viendo ahora todo en perspectiva, el corto “Hablando con los muertos”, escrito y dirigido por este servidor de ustedes, tiene algunos errores y tal vez un par de aciertos.

Sin embargo, todo esfuerzo que se haga para alcanzar un objetivo, debe ser valorado con creces, así como con una crítica justa y mesurada.

La sinópsis del cortometraje podría ser la siguiente:

Isabel (protagonizada por la actriz Rosario Ríos) es encontrada muerta, bajo los escombros del deslave de una zona de la Cordillera del Bálsamo, en el terremoto de enero de 2001 en El Salvador. ¿Qué historia hay detrás de la muerte de Isabel? ¿Cómo fueron sus últimos momentos de vida?

(No puedo dejar de mencionar lo agradecido que estoy hasta el día de hoy, con el hecho que Santiago Nogales y Rosario Ríos hayan aceptado actuar en el trabajo artístico de un aficionado como yo.)

Sin más palabras, los dejo con esta breve crónica.

CÓMO SE RODÓ “HABLANDO CON LOS MUERTOS”

***

CORTOMETRAJE

Para quien tenga curiosidad de ver el cortometraje “Hablando con los muertos”, les anticipo que está repartido en dos partes. La primera parte la pueden ver acá.

Y la segunda, aquí.

***

DOS DE MIS LIBROS FAVORITOS: “Beatlesongs” y “La vida de Los Beatles en imágenes”

Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes 2014-04-29 10.06.27

«Beatlesongs» y «La vida de Los Beatles en imágenes» son dos libros muy interesantes para fanáticos de Los Beatles, para musicólogos, músicos o historiadores de la música popular; yo, que estoy en la primera categoría (es decir, fanático), de verdad que he disfrutado mucho leyendo ambos libros.

Son casi mis libros de cabecera. Mi Biblia y mi Corán. Mi alfa y mi omega. Mi ojo izquierdo y mi derecho…      Jajajajaja… 😀

«Beatlesongs» es un libro escrito por William J. Dowlding y publicado por primera vez en 1989. Contiene una completa recopilación de cada una de las canciones grabadas por Los Beatles desde el inicio de su primer LP (larga duración) «Please please me» en 1963, hasta el disco «Abbey road», de 1969 (de la forma cronológica en que fueron grabados); además incluye todos los discos sencillos lanzados antes, entre y después de todos los  discos LP y EP (mediana duración). Cada canción (algunas más que otras) trae mucha e interesante información, como en qué fecha fue grabada y en qué fecha fue publicada, quién es el autor, quiénes cantan y quién toca cual instrumento musical; además muchas traen anécdotas relacionadas.

En cuanto a los álbumes hay que hacer la siguiente aclaración. En el libro se sigue el trayecto de los álbumes originales, es decir, tal y como fueron publicados en Inglaterra por Parlophone. Para entender mejor ésto, daré un ejemplo. Cuando salió «Please please me», el primer álbum de Los Beatles, éste tenía 14 canciones. En Estados Unidos ese mismo álbum fue publicado con otro nombre: «Introducing… The Beatles», y sólo contenía 12 canciones; irónicamente dejaron fuera la canción «Please please me», y la otra fue «Ask me why».

Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes 2014-04-30 10.30.45

Al inicio de cada LP o EP hay una introducción sustancial sobre el material discográfico que lo ubica a uno en tiempo y espacio, así como en ese contexto especial de la historia de la música. Uno de los álbumes más emblemáticos e importantes de Los Beatles fue «La banda del club de corazones solitarios del sargento Pimienta».

Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes 2014-04-30 10.31.26

«I wanna be your man», una canción compuesta en un 70% por Paul y un 30% por John, fue interpretada en público y grabada primero por Los Rolling Stones.  Los Beatles la grabaron, en la voz de Ringo, en su segundo disco LP «With The Beatles».

Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes 2014-05-01 16.04.09

«Polithene Pam», del álbum «Abbey road», la compuso en un 100% John Lennon.

Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes 2014-05-01 16.14.55

En el jardín de la casa de Eric Clapton, a principios de 1969, y usando una de las guitarras acústicas de Clapton, George Harrison compuso «Here comes the sun», del álbum «Abbey road».

«Beatlesongs» es un libro perfecto para quienes quieran volver a escuchar todos los discos de Los Beatles e ir leyendo con cada canción todos los detalles que hacen que una canción sea vista desde otra perspectiva más amplia y enriquecedora.

Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes 2014-04-30 10.32.18

 ¿Quién compuso más canciones? Los números no mienten. Vean arriba la lista. Se puede ver que de todas las canciones interpretadas por Los Beatles 84.55 fueron hechas por John Lennon, 73.65 por Paul McCartney, 22.15 por George Harrison… y así en forma descendente. Al principio Los Beatles cantaron algunas versiones de canciones de otros artistas; pero a partir del tercer disco, ya casi sólo tocaron sus propias composiciones, con muy pocas excepciones.

En la lista anterior también se puede ver algunos de los músicos que influenciaron la música inicial de Los Beatles. Los adolescentes Beatles escuchaban por ejemplo a Carl Perkins, Chuck Berry, Little Richard o Smokey Robinson, por eso tocaron y grabaron en sus primeros álbumes sus propias versiones de canciones como Honey don´t (de Carl Perkins, cantada por Ringo), Roll over Beethoven (de Chuck Berry, cantada por George), Long tall Sally (de Little Richard, cantada por Paul) y You’ve really got a hold on me (de Smokey Robinson, cantada por John).

***

El otro libro, «La vida de Los Beatles en imágenes», está lleno de bellas fotografías en blanco y negro (excepto la de la portada) que van avanzando cronológicamente y que nos van contando la historia de Los Beatles, desde el inicio de la Beatlemanía hasta la actualidad, en la que sólo dos Beatles continúan vivos; aunque el énfasis  en las fotografías es en el período de los años ´60.

Ustedes podrán encontrar en él una infinidad de imágenes, como las que se tomaron con Cassius Clay en 1964; con Jimmy Nicol, el batería que sustituyó, en el viaje a Dinamarca, a Ringo (quien estaba hospitalizado por extirpación de amígdalas); con Tom Jones, en 1966; etc.

Además, a través de las fotografías se ve el cambio de imagen en cuanto a cabello y vestuario que Los Beatles iban sufriendo con el pasar de los años.

Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes 2014-04-30 10.28.05

A la izquierda: el 29 de abril de 1964 Los Beatles acudieron a la inauguración de sus efigies de cera en el museo de Madame Tussaud. A la derecha, arriba, Paul firmando autógrafos. Abajo, George y su novia (y que luego sería su esposa) Pattie Boyd, a quien había conocido en la filmación de la película «A hard day´s night».

Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes 2014-04-30 10.28.50

Arriba: Los cuatro genios de Liverpool en 1965, poco antes de salir a interpretar en vivo (en un programa especial de televisión sobre su música) su sencillo «Day tripper/We can work it out». Abajo: Paul y su novia Jane Asher, el mismo año mencionado; en esa época había rumores sobre su posible boda.  Por cierto, Jane era hermana de Peter Asher, uno de los integrantes del dúo «Peter y Gordon», quienes grabaron en enero de 1964 una canción que, aunque adjudicada a Lennon y McCartney, fue hecha únicamente por Paul McCartney: A world without love. «Peter y Gordon» también se presentó esa misma noche en el especial de televisión.

Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes 2014-04-30 10.30.23

Ringo Starr en su carrera de actor, en 1967. Arriba e izquierda: el director de la película «Candy», Christian Marquand, le muestra a Ringo como actuar como «un jardinero loco por el sexo».  A la derecha: Ringo junto a la actriz sueca Ewa Aulin.

Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes 2014-04-30 10.29.23

Paul y John rodeados por un grupo de coristas, en 1965. “¡Quién fuera Lennon y McCartney!”, como dice Silvio Rodríguez (en el minuto 2:40) en su canción Quién fuera.

Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes 2014-05-01 17.09.21

John y Yoko, en el estreno de una pieza dramática en el Teatro Nacional de Londres,  en 1968. Aquí están junto a Victor Spinetti, co-productor de la obra teatral «In his own write», una adaptación de dos libros que Lennon había escrito y publicado: «In his own write» y «A spaniard in the works».

Collage Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes

Arriba, a la izquierda: Ringo acababa de terminar de rodar, en 1969, la película «The magic christian». En estos mismos días Ringo empezó a grabar su disco en solitario «Sentimental journey». Arriba, a la derecha: John y Yoko, con trajes blancos, en el mes de abril de 1969, de camino a Ginebra. Abajo, a la izquierda: George y Pattie, acusados de posesión de cannabis en 1969, quedaron en libertad condicional y posteriormente fueron multados con 250 libras cada uno. Abajo, a la derecha: George, en 1970, época en que grabó, ya en solitario, su álbum triple «All things must pass».

Beatlesongs y La vida de Los Beatles en imágenes 2014-05-01 17.10.10

En 1969, durante las tortuosas grabaciones del álbum «Let it be».

A mi manera de ver, ambos libros, «Beatlesongs» y «La vida de Los Beatles en imágenes», son complementarios. Y, como muchas otras cosas verdaderamente interesantes de la vida, parece que Los Beatles darán temas para hablar desde bastantes puntos de vista, durante mucho tiempo; y para quienes no los conozcan, digo, a Los Beatles, estos dos libros son excelentes instrumentos de información.

Sin embargo, y ya para finalizar, me gustaría decir que el abordaje inicial de Los Beatles siempre debe ser en su esencia musical. Si se escucha el primer disco de Los Beatles y luego se sigue con su último disco, pareciera que estuviéramos oyendo dos grupos diferentes. La evolución, la experimentación, la originalidad, la búsqueda de crear cada vez algo mejor y diferente, no sólo musicalmente hablando, sino en sus letras, hace de Los Beatles un grupo fuera de serie, una influencia inmensa de la que ningún grupo musical de rock o pop, de su época o contemporáneo, ha podido librarse.

Los Beatles formaron una banda con muchos atributos positivos; por mencionar algunos: cuatro músicos expertos en sus instrumentos, que tenían además la capacidad de ser primera voz cada uno de ellos; llenos de una creatividad sin límites que los llevó a hacer canciones tan bellas e inmortales como In my life, Here, there and everywhere, Yesterday, Eleanor Rigby, Strawberry fields forever, Across the universe, I´m so tired, Something, While my guitar gently weeps y A day in the life, sólo por mencionar algunas; todo lo cual nos hace comprender (y admirar) la grandeza de ese mundo musical tan gratificante que crearon. ¡Totalmente innovadores Los Beatles!

Su música ha sido «versionada» por centenares de artistas alrededor del mundo.

Las composiciones tan diferentes y de alta calidad de cada uno de ellos, así como la interpretación de sus voces y la maestría como tocaban sus instrumentos musicales, le dieron una variedad y riqueza única a Los Beatles.

Su extensa discografía: ahí está su verdadera mina de arte.

Texto:

Óscar Perdomo León

***

Fotografía inicial tomada por Óscar Perdomo León. Todas las demás fotografías fueron extraídas, sin fines de lucro, de los libros «Beatlesongs» y «La vida de Los Beatles en imágenes».

***

Artículos relacionados:
UN ALUD INEVITABLE. Mi homenaje a Los Beatles
*

Pequeño tributo a GEORGE HARRISON

*
EL OTRO LADO DE ABBEY ROAD, de George Benson.
*
ACROSS THE UNIVERSE. Una película de Julie Taymor
*
GEORGE HARRISON. Aniversario
*
VERSIONES

 

MI PAÍS INVENTADO

Mi país inventado ISABEL ALLENDE

Siempre he pensado que algunos de los mejores libros son aquellos en donde quien escribe lo hace de personas y cosas que conoce de verdad. Y cuando digo los mejores libros, me refiero a muchos de lo que captan mi atención (aunque ésto es algo subjetivo, pero igual, sirve de cierta referencia).

«Mi país inventado» es una novela de Isabel Allende (1942), que me capturó de principio a fin; y es que cuando alguien cuenta su vida y la de quienes le rodean, hay cierta sinceridad en las palabras que me conmueve.

Lo interesante de esta novela es que nos da un panorama amplio de una escritora que, después de algún tiempo viviendo en San Francisco, vuelve la mirada a su pasado y nos muestra a su país sudamericano de origen, Chile, desde los años ´40  hasta los ´70 (del siglo XX), es decir, los años en que ella vivió su época de niñez, juventud y madurez temprana. Narra también con ciertos detalles esa época del gobierno de Salvador Allende, tan llena de esperanzas para algunos; así como también el posterior golpe de estado. Luego habla de su familia, su primer esposo, sus hijos, sus viajes… su segundo matrimonio.

Para conocerse a uno mismo, debe uno conocer a sus compatriotas, su carácter, sus costumbres, su manera de hablar…  Pues bien, siguiendo esta línea, Isabel Allende nos muestra un retrato físico y psicológico muy interesante de los chilenos. Allende escribe este libro llevada o, más bien, arrastrada por la nostalgia y el afán de reconocerse a sí misma en el tiempo ido.

Finalmente, en una especie de relación amor-odio con su país, Isabel Allende se reconcilia de alguna manera con su patria y consigo misma.

«Mi país inventado» es una novela de 220 páginas y dividida en 17 capítulos, publicada en el año 2003 por editorial Areté.

Recomendable.

Texto y fotografía:

Óscar Perdomo León

LOS CIEN AÑOS DE SOLEDAD DE GARCÍA MÁRQUEZ

Gabriel-García-Márquez

Creo que «Cien Años de soledad» ha sido uno de los libros más grandes y maravillosos que se haya escrito jamás. Cuando me tropecé con él la primera vez, me quedé flotando como en otro mundo, totalmente extasiado, iluminado por la historia y por su manera de ser contada. Sus múltiples personajes, como Melquíades, Úrsula Iguarán o José Arcadio Buendía, a quienes llegué a amar y a recordar y a recordar, aun con el largo paso del tiempo, tenían algo inusual, porque a pesar de haber miles de millones de libros en el mundo, son pocos los personajes que se quedan grabados en la memoria colectiva del tiempo.

Y así, de esa misma manera, aprendí a amar al escritor Gabriel García Márquez, sin conocerlo personalmente, pero sintiéndolo cercano, admirándolo, respetándolo. Si sólo hubiese escrito «Cien años de soledad», habría bastado para que yo lo recordara por siempre. Pero el prolífico escritor nos ha dejado a todos un inmenso legado literario, no sólo en cantidad, sino en calidad.

Entrar sin previo aviso a «Cien años de soledad» y leer las las primeras palabras, es como colisionar con el universo y el tiempo, y descender en caída libre hasta un mundo mágico y extraordinario: Macondo.

«Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos.»

¡Hermoso! En las primeras dos frases estamos en el futuro y, después de la segunda coma, viajamos automáticamente hacia el pasado, hacia los primeros días de la mítica ciudad de Macondo.

Cien años de soledad

Cuando he releído alguno de los capítulos de esta novela, siempre he tenido descubrimientos gratos, y he vuelo a sonreír y a llorar entre sus páginas. Cien años de soledad es una fuente inagotable de vida, muerte, magia e ilusión.

El jueves 17 de abril, mientras hacíamos con mi esposa Érika una visita domiciliar a una paciente, escuchamos por la televisión que había muerto el gran Gabriel García Márquez. Su muerte nos impactó y nos dolió. Cuando regresábamos en el carro a nuestro hogar, mi esposa y yo no pudimos evitar derramar, casi en silencio, unas lágrimas.

Hay pesar en Latinoamérica y en el mundo entero. 

«Cien años de soledad» seguirá viviendo en mi corazón hasta mis últimos días y mi último respiro. Y estoy seguro que vivirá también en los corazones de las generaciones venideras.

Texto:

Óscar Perdomo León

***

Para quien quiera leer completa la novela «Cien años de soledad», lo puede hacer aquí, dando un clic al siguiente enlace: CIEN AÑOS DE SOLEDAD Gabriel García Márquez.

***

Artículos relacionados:
EMPATÍA EN LA LECTURA

***

ESCRIBIR

 

 

LAS ASTILLAS DE CORTÉS BLANCO

“¿Quién dice que no existe la felicidad?  Yo soy feliz sólo con dos cosas facilísimas: pensar en la mujer que amo y leer  El Conde de Montecristo.”
David Escobar Galindo.

La disciplina es un festín sobre la mesa al que todos estamos invitados, pero sólo unos pocos  acuden. Y ese es el caso de las “Astillas de Cortés Blanco”, escritas con admirable disciplina, desde el 8 de abril de 1981, por el polifacético escritor David Escobar Galindo, quien dice: “…y me precio, desde entonces, de no haber fallado ni un solo día, sea de lluvia  de sol, de ocupación o de asueto, de entusiasmo o de desgano.”

Pues bien, he vuelto a releer el volumen 4 (publicado en el 2004) de las “Astillas de Cortés Blanco”, que contiene “las astillas” publicadas por un importante periódico local en tres años consecutivos (1984-1986), y he vuelto a saborear los pensamientos profundos concentrados en la brevedad, volando hacia las alturas sin perder el contacto con la tierra; algunos con humor, otros con ironía, muchos llenos de poesía, todos agudos, interesantes.

Compartiré con ustedes algunas “astillas”.

Óscar Perdomo León

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

1984

La política es un mal necesario mientras la ética siga siendo un bien innecesario.

***

Candidato: personaje que puede tener todos los defectos, menos el de ser afónico.

***

La memoria, como todo instrumento musical, necesita práctica cotidiana.

***

Lo aciago es morder una fruta y sentir que uno es el gusano.

***

El libro favorito de los anestesistas: La vida es sueño.

***

La juventud no desaparece: se fermenta.

***

El peor caballo de Troya no es el que está lleno de griegos sino el que está lleno de troyanos.

***

Todo gobernante acaba por retirarse a la vida privada… sin privaciones, claro.

***

El problema es que los políticos creen que el refrán se lle así: «A grandes males, grandes remiendos».

***

Estamos alcanzando la perfección de la paradoja: el humano deshumanizado.

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

1985

Queremos la paz, es cierto; pero primero necesitamos la cortesía.

***

Nubecilla matinal: nido deshecho de la estrella.

***

Ën el cine, al contrario del Génesis, la luz se hace cuando ya todo ha concluido.

***

Arroyuelo: primera cana del paisaje.

***

Te abres una vena del cuerpo, y en unos minutos te has vaciado. Te abres una vena de la memoria, y no te vacías ni en un siglo.

***

Entre un crítico literario y un médico forense la única diferencia es el tipo de autopsia.

***

Aristóteles fue discípulo de Platón; Platón fue discípulo de Sócrates; Sócrates fue discípulo de sí mismo…

***

Los que sueñan con ser originales padecen el sueño más común.

***

La filosofía es el sueño de la dialéctica. La poesía es la dialéctica del sueño.

***

Cuando el tren arranca, se inicia la danza sensual de los pañuelos.

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

1986

El viaje del Arca de Noé fue el primer Crucero del Amor.

***

No es cierto que Adán y Eva fuesen expulsados del Paraíso. Ellos se fueron, en calidad de «mojados».

***

La Nada es el aburrimiento de Dios.

***

Sueño, luego existo; despierto, luego soy.

***

Nadie está contento: los ángeles sueñan con tener sexo; los hombres, con tener alas.

***

El caracol tiene adentro un mar de juguete.

***
El telescopio tiene tortícolis.

***

Los chinos, como es natural, escriben con palillos.

***

La que se casa con un ventrílocuo debe estar preparada para el «menage à trois».

***

Pasó su luna de miel -aquel tímido- temiendo que lo atacaran las abejas.

************************************

Artículo relacionado: ASTILLAS de Cortés Blanco, de David Escobar Galindo. | LA ESQUINA DE ÉRIKA Y ÓSCAR

LA MANO DE FÁTIMA. Una novela de Ildefonso Falcones

Un buen escritor crea interés de lectura desde las primeras tres o cuatro líneas de su libro. Pero un gran escritor hace que uno lo siga por 955 páginas, el número de páginas de «La mano de Fátima» de Ildefonso Falcones, las cuales leí con mucha comodidad. La trama de la novela, aunque ficticia, en su médula está basada en la verdadera historia de la expulsión de los musulmanes de España entre los años 1599 y 1614; se podría decir entonces que es una novela histórica.

El protagonista principal es Hermando, un joven nacido de la violación consumada por un cura católico en una mujer morisca, de nombre Aisha.

Es una historia de xenofobia, de lucha de poder y de intolerancia religiosa. Pero también es una historia de amor de un joven morisco, que vive entre dos culturas y dos religiones enemigas. ¿Él es católico o es musulmán? Tiene que aparentar ser cristiano, aunque en su corazón reina el lado musulmán. Pero él soñaba que ambas religiones alcanzaran la tolerancia entre sí a través del culto hacia la virgen María, admirada y respetada por musulmanes y católicos.

Tres mujeres embelesan a Hernando: Fátima, Rafaela e Isabel. Dos religiones lo abrazan.  Y el fanatismo es una constante que persigue el corazón de los hombres y mujeres de la España de aquellos días.

Esta obra literaria está narrada de una  manera magistral, así, los actos de bondad y de amor o los de odio y de cruenta violencia, se muestran con imágenes coloridas, vívidas, intensas.

Una cosa que me queda muy clara a mí después de leer esta novela es que los cristianos y los musulmanes se asesinaban unos a otros por razones políticas y de poder, pero también lo hacían por sus fuertes (y fanáticas) creencias religiosas, lo cual, si uno lo piensa bien, es algo muy triste para el mundo, es algo que verdaderamente denigra al ser humano, un ente inteligente que bien podría optar por el amor y la tolerancia, en lugar de la violencia.

La mano de Fátima es un libro totalmente recomendable. Quien lo lea se introducirá en una época y en un mundo muy lejanos y diferentes de nuestro siglo XXI, y sin embargo las virtudes y defectos de los personajes harán que las similitudes con nuestra actualidad sean innegables.

Texto:

Óscar Perdomo León

Nota: Gracias a mi amigo Jonathan Cruz Salmerón por darme a conocer este grandioso libro.

RICARDO CASTRORRIVAS: “DESNÚDENSE ANTE EL ESPEJO, ESCRIBAN CON HONESTIDAD”. Fotorreportaje

Ricardo Castrorrivas

En el contexto del Taller de Novela implementado por Roberto Laínez Díaz en la Casa del Escritor de la Villa Monserrat (Museo Salarrué), fue invitado el escritor salvadoreño Ricardo Castrorrivas (San Salvador, 1938) para que hablase de sus experiencias literarias y de su reciente libro publicado por segunda vez por la DPI, después de 40 años, “Teoría para lograr la inmortalidad y otras teorías”.

Roberto Laínez Díaz y Ricardo Castrorrivas en la Casa del Escritor. Octubre de 2012.

Firmando autógrafos a los alumnos del Taller de Novela.

El grupo literario Piedra y Siglo al que pertenece Ricardo Castrorrivas fue fundado en 1967 (el mismo año en que fue asesinado el Che Guevara) y según contó el escritor, ahora está esperando el año 2017 para celebrar los 50 años de la fundación de dicho grupo. Al momento, sólo sobreviven cuatro miembros: Rafael Mendoza, Luis Melgar Brizuela, Julio Iraheta Santos y, por supuesto, el mismo Castrorrivas.

Alumnos del Taller de Novela.

¿Cómo nació el nombre Castrorrivas? Fue en la época en que Ricardo trabajaba en la DPI y él tenía aproximadamente 30 años de edad. Surgió por sugerencia de la poeta Claudia Lars, quien le dijo a Ricardo que sus dos apellidos Castro Rivas eran muy comunes, pero que uniéndolos la sonoridad sería siempre muy buena y que tendrían  además un efecto visual memorable y original.

Alumnos del Taller de Novela.

Su libro “Teorias para lograr la inmortalidad y otras teorías” es una explosión constante de imaginación. Desde el primero al último de sus relatos hay un estímulo para hacer meditar al lector, así como también para hacer brotar sorpresa. De aproximadamente 100 páginas, está dividido en tres grandes partes: 1-las teorías, 2-los brevicuentos, y 3-las crónicas.

En lo personal, me gustaron mucho la “Crónica del fusilado” y la “Crónica de los malditos”. En la primera, me impresionó mucho el trágico y terrible testimonio de Miguel Mármol convertido en una verdadera obra de arte; hay algunos párrafos en donde no hay puntuación y el lector siente como si fuera dentro de un vehículo sin frenos a gran velocidad. En la segunda, me gustó mucho lo testimonial mezclado con lo intimista y con la fantasía.

PARÉNTESIS FOTOGRÁFICO: Aquí arriba estoy con mis hijas leyendo a Castrorrivas, unos días antes del evento  en la Casa del Escritor. ***

o

Érika, mi esposa, preguntó que por qué en “La teoría para odiar a los gatos” se muestra un prosa un poco diferente a las otras que conforman el resto del libro. Según Roberto Laínez Díaz, ese cuento es particularmente un híbrido entre la literatura costumbrista y la vanguardista; es más, ese cuento es el de Castrorrivas que fue incluido en la antología del cuento realizada por Rafael Francisco Góchez.

Interesante fue escuchar un cuento nuevo, inédito de Ricardo, leído por él mismo, en donde mostró que sin lugar a dudas la lucidez y la creatividad florecen muy fuerte en su mente. Además, Roberto leyó una calaca literaria muy divertida, escrita por él para esta próxima celebración del día de los muertos (tradición muy arraigada por el pueblo mexicano) en la Embajada de México en nuestro país.

Cuando se le preguntó a Ricardo cómo había que hacer para escribir un libro tan original como su “Teoría”, su respuesta fue contundente: “Desnúdense ante el espejo, escriban con honestidad, con todos los perfumes y mal olores que hay en ustedes…”

Texto y fotografías:

Óscar Perdomo León

Fotografía con tres asteríscos *** tomada por Érika Valencia-Perdomo. Fotografía de la portada de “Teoría para lograr la inmortalidad y otras teorías” extraída de aquí.
Artículo relacionado: TEORÍA PARA EVITAR LAS SOLEMNIDADES DEL CASO. Por Roberto Laínez Díaz.

PEDRO INFANTE. LAS LEYES DEL QUERER. Un libro de Carlos Monsiváis

“Pedro Infante. Las leyes del querer”, es un libro fascinante. La entrada es explosiva con la noticia de la muerte del actor y cantante Pedro Infante y la descripción de su sepelio. ¿Cómo entender la magnitud del dolor de todo un pueblo mexicano y, para ser más preciso, latinoamericano que acaba de perder a su ídolo cinematográfico? Su autor, Carlos Monsiváis, nos conduce con verdadera habilidad en el mundo interno y externo del público de aquellos días de mediados del siglo XX.

En el libro, que es una crónica-ensayo, se revisa la calidad interpretativa de Pedro Infante, como cantante y como actor. Mucha de su filmografía es analizada con objetividad, aunque no cronológicamente. Su voz, que en un principio no tenía tanta fuerza y que intentaba cantar versiones en español de canciones gringas, fue creciendo con los años al interpretar rancheras, boleros rancheros y otros estilos populares a los que imprimía una emoción genuina. Así, los aciertos y desaciertos artísticos de Infante salen a la luz a través de la pluma de Monsiváis.

También se hace notar la importancia de la relación de trabajo entre el director y guionista Ismael Rodríguez e Infante. Algunos de los trabajos que realizaron juntos los elevaron a ambos a un lugar muy alto en la historia de la cinematografía mexicana, especialmente cuando hicieron melodramas.

También se hallan en el libro anécdotas interesantes de su vida personal, de sus relaciones sentimentales con las mujeres que amó, su amor por su madre y su padre, su manera de comportarse detrás de la cámara, su amistad con otros artistas de la época, etc.

La agudeza de Carlos Monsiváis está en no sólo comprender la grandeza de Pedro Infante, sino en mirar más allá de la superficialidad, mostrándonos a un ser humano que fue una estrella y un hombre común y corriente, muy mexicano, alegre, triste, vivaz, inteligente, con la habilidad histriónica y el valor para arriesgarse a cambiar de personaje en una y otra película.

La lectura de este libro es muy entretenida. La prosa parece nunca acabársela a Monsiváis.

Texto:

Óscar Perdomo León

Vídeo relacionado: PEDRO INFANTE. LAS LAYES DEL QUERER. CARLOS MONSIVÁIS.

“DIOS ES UN CONCEPTO CON EL CUAL MEDIMOS NUESTRO DOLOR”. Fanatismo religioso

“…ha pasado ya algún tiempo desde que el judaismo y el cristianismo recurrieran abiertamente a la tortura y la censura. El islam no solo empezó condenando a los escépticos al fuego eterno, sino que todavía se arroga el derecho a hacerlo en casi todos sus dominios y aún predica que dichos dominios pueden y deben ensancharse mediante la guerra.”
Cristopher Hitchens

“Dios es un concepto con el cual medimos nuestro dolor”, escribió John Lennon en una canción. Y el ex Beatle no estaba errado al dar esa afirmación.

Me parece interesante ver cómo algunas personas se aferran a su fe cristiana para sentir alivio a su dolor, llámese éste soledad, miedo a la muerte, temor a lo desconocido, etc. Y me parece interesante porque es como verme a mí mismo en retrospectiva: yo también fui creyente alguna vez.

Algunas personas creyentes, y creo que son la minoría, practican su fe interiorizándola, tratando de alcanzar paz espiritual y sin sentir la necesidad urgente de convertir a sus creencias a otros. Tal vez su único proselitismo sean sólo sus acciones honestas y sus muestras de amor sincero, todo lo cual no deja de conmoverme. Pero estas personas más que religiosas, son, por decirlo de alguna manera, espirituales, y son, repito, una ínfima minoría. (Aunque esta conducta admirable la he visto también en ateos).

Muchos creyentes intentan convencer a otras personas de que sus creencias son verdaderas ¡y están en su derecho de hacerlo! (algunos lo hacen de buena manera y con buenas intenciones); pienso que en una democracia se debe defender con ahínco el derecho de culto y la libertad de expresión.  Sin embargo otros se fanatizan y tratan de imponer sus dogmas a los que están a su alrededor usando la coerción. En países en que el gobierno está fuertemente ligado a la religión, como por ejemplo Siria, donde su presidente debe por ley ser musulmán, se puede ver con más claridad el fanatismo religioso y la imposición violenta a los dogmas, algo con lo que no estoy de acuerdo. (La otra cara de la moneda es cuando los gobiernos han tratado de eliminar por la fuerza la religión, algo que también va en contra de la libertad del individuo y con lo cual no estoy de acuerdo tampoco).

El fanatismo religioso ha sido exhibido y practicado al pie de la letra siguiendo las “sagradas escrituras” (sean estas, por ejemplo, el Corán o la Biblia, según la región geográfica del mundo en donde se haya nacido), fanatismo que ha llevado a los que lo practican hasta el extremo de asesinar al que no profesa sus creencias; de tal manera que el peligro que se corre siempre cuando la religión toma el lugar de un gobierno laico es el de perder la libertad de expresión, la libertad de culto y la desgracia de ser gobernados con absurdas leyes anacrónicas, creadas por primitivos clanes que vivían en el desierto.

Por un lado, podría mencionar que de no ser por el fanatismo y la promesa de un paraíso lleno de vírgenes esperándolos, los musulmanes culpables de los atentados del 11 de septiembre, probablemente nunca se hubieran suicidado y asesinado al mismo tiempo a tantas personas en las Torres Gemelas.

O el caso emblemático del pastor estadounidense Jim Jones, quien incitó al suicidio colectivo a sus seguidores con el pretexto de irse todos juntos al paraíso. En 1978, en Guyana murieron tras ingerir cianuro, 913 personas, entre estas 270 menores de edad. ¿Les dice esto algo relacionado al fanatismo?

Un caso más reciente, de los numerosos que se podrían citar sobre fanatismo religioso, es el ocurrido en pleno siglo XXI en Nueva Jerusalén, Michoacán, México, una comunidad de más o menos 3000 habitantes, cuyo líder les dice que no aprendan a leer y escribir porque la Virgen del Rosario prefiere “burros en el cielo que sabios en el infierno”, razón por la cual, a golpe limpio de pico, martillo y fuego, los provincianos ignorantes derrumbaron las dos únicas escuelas de la ciudad; además, como la comunidad se ha escindido en dos grandes sectas, la más radical de ellas le enseña a sus seguidores que asesinar a los de la secta contraria está bien porque es como “asesinar al diablo”.

Por otro lado, podría decir que uno de los absurdos y contradicciones de la Biblia es que al mismo tiempo que afirma algo luego lo niega; por ejemplo, uno de sus máximos mandamientos es “No matarás”, y sin embargo Dios, que es “bueno y misericordioso”, le ordenó a Moisés imponer severos castigos a la desobediencia, como se puede leer en Levítico 20:13 “Si un hombre tiene relaciones sexuales con otro hombre, ambos han cometido un pecado abominable y serán condenados a muerte. Ellos mismos se buscaron su propia muerte.”   Y en Levítico 20:14 dice: “Si un hombre se casa con una mujer y con la mamá de ella, comete una perversión. La gente debe quemarlos vivos para que esta perversión no se presente entre ustedes”.

En el primero de los casos nos podemos preguntar: ¿se puede entonces matar o no? Y esto con el agravante que en la actualidad la religión cristiana, ya sea católica o protestante, sigue pregonando su homofobia, su desprecio abierto hacia los homosexuales y, en el caso específico de la Iglesia Católica, simultánea e hipócritamente, sigue encubriendo a los sacerdotes violadores pederastas. La Iglesia Católica no sigue asesinando como lo hacía en la Edad Media, a través de la Santa Inquisición, porque ya no tiene a su disposición ejércitos para enviar a matar a infieles y apóstatas.  (Por su lado los musulmanes no han sido menos inhumanos: a los homosexuales los talibanes los entierran vivos).

En el segundo caso (Levítico 20:14): ¿Quemarlos vivos? ¿Tanta crueldad, tanto intento de hacer sufrir provenía de un Dios al que se le adjudica ser Amor?

Si Dios es tan sabio, misericordioso y omnipotente, ¿por qué delegó estas leyes tan crueles en manos de una tribu liderada por Moisés? Les daré la respuesta del porqué Dios hizo esto: simplemente porque él no lo hizo, porque Dios sólo vive en la mente de los creyentes (porque el ser humano creó a Dios y no a la inversa) y la ley y la moral y la ética de los creyentes arcaicos y salvajes de aquellos días era precisamente esa. Cualquier sádico castigo que quisieran imponer lo justificaban atribuyéndoselo a su Dios invisible e inventado.

Lo anterior sólo es una milésima parte de lo que se puede hablar sobre esta tema y yo no soy un experto. Pero la disección fina de las religiones, con la habilidad con que lo haría un neurocirujano en el cerebro, la hace Cristopher Hitchens (Reino Unido, 1949-Estados Unidos, 2011) en su libro “Dios no es bueno”, un ensayo de aproximadamente 300 páginas publicado en el año 2007.  En él pone al descubierto toda la crueldad desatada por el fanatismo religioso, de uno y otro culto, de una y otra región del mundo; se puede también ver a la religión en su lucha por el poder y su influencia en el retraso del desarrollo de la humanidad. El libro está lleno también de otros temas, como el totalitarismo y su relación con la religión, la doble moral de las religiones o, por poner un ejemplo específico, el apoyo sin restricción de la Iglesia Católica al régimen nazi de Hitler, etc.

He aquí unos pequeños fragmentos del libro de Hitchens (tomado de la página 37):

«La generación de Jesucristo fue de esta manera: su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo.» Sí, y el semidiós griego Perseo nació cuando el dios Júpiter visitó a la virgen Dánae adoptando la forma de lluvia de oro y la dejó encinta. El dios Buda nació a través de una abertura del costado de su madre. Coatlicue, «la de la falda de serpientes», recogió una bola de plumón caída del cielo, se la escondió en el vientre y así fue concebido el dios azteca Huit-zilopochtli. La virgen Nana puso en su seno una granada tomada de un árbol regado con la sangre de Agdistis, que había sido asesinado, y dio a luz al dios Atis. La hija virgen de un rey mongol se despertó una noche y se descubrió bañada en una luz resplandeciente, la cual hizo que diera a luz a Gengis Kan. Krishna era hijo de la virgen De-vaki. Horus era hijo de la virgen Isis. Mercurio era hijo de la virgen Maya. Rómulo era hijo de la virgen Rea. Por alguna razón desconocida, muchas religiones se obligan a pensar que el canal del parto es un conducto de circulación en un solo sentido, e incluso el Corán trata con veneración a la Virgen María. Sin embargo, esto no sirvió para nada durante las Cruzadas, cuando un ejército papal se dispuso a reconquistar Belén y Jerusalén de los musulmanes y destruyó en el intento muchas comunidades judías, saqueó a su paso el herético Bizancio y llevó a cabo una masacre en las estrechas callejuelas de Jerusalén, donde, según los jubilosos y enloquecidos cronistas, la sangre derramada llegaba hasta las bridas de los caballos.”

Más adelante, hablando sobre salud, Hitchens cuenta lo siguiente (página 61):

“En 2005 me enteré de un dato. En el norte de Nigeria, un país que anteriormente había sido declarado libre de la polio de forma provisional, un grupo de religiosos islámicos promulgaron un dictamen, ofatwa, que afirmaba que la vacuna de la polio era una conspiración de Estados Unidos (y, por asombroso que resulte, de las Naciones Unidas) contra la religión musulmana. Las gotas habían sido concebidas, afirmaban estos ulemas, para esterilizar a los auténticos creyentes. Según ellos, tenían un propósito y un efecto genocida. Nadie debía ingerirlas ni administrárselas a los bebés. Al cabo de unos meses, la polio había vuelto a manifestarse, y no solo en el norte de Nigeria. Los viajeros y peregrinos nigerianos ya la habían  llevado nada menos que a La Meca, y habían vuelto a propagarla en algunos otros países libres de polio, entre los que se contaban tres países africanos y también el remoto Yemen. Había que volver a empujarde nuevo aquella roca descomunal hasta la cima de la montaña.
“Alguien podrá decir que se trata de un caso «aislado», lo cual podría ser un modo tristemente oportuno de resumirlo. Pero se equivocaría. ¿Le gustaría ver mi grabación de la recomendación hecha por el cardenal Alfonso López de Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia del Vaticano, en la que advierte minuciosamente a la audiencia de que todos los condones se fabrican en secreto con muchos agujeros microscópicos, a través de los cuales puede pasar el  virus del sida? Cierre los ojos y trate de imaginar qué diría usted si tuviera autoridad para causar el máximo sufrimiento posible con el menor número de palabras. Piense en el daño que ha ocasionado semejante dogma: esos supuestos agujeros también permitirían el paso de otras cosas, lo cual más bien socava en primera instancia la utilidad de un condón. Realizar una afirmación así en Roma ya es bastante infame. Pero traduzca este mensaje a la lengua de los países pobres y enfermos y verá lo que sucede. En Brasil, en época de carnaval, el obispo auxiliar de Bao de Janeiro, Rafael Llano Cifuentes, le dijo a su congregación en una homilía que «la Iglesia es contraria al uso del preservativo. Las relaciones sexuales entre un hombre y una mujer deben ser naturales. Jamás he visto a un perrillo utilizar ningún preservativo en el acto sexual con otro perro».’ Altos cargos eclesiásticos de algunos otros países (el cardenal Obando y Bravo de Nicaragua, el arzobispo de Nairobi en Kenia o el cardenal Emmanuel Wamala deUganda) han contado a sus feligreses que los condones transmiten el sida. De hecho, el cardenal Wamala ha dicho en público que las mujeres que mueren de sida por no utilizar esa protección de látex deberían considerarse mártires (aunque, como es de suponer, este martirio debe tener lugar dentro de los límites del matrimonio).”

Y más adelante (en la página 67):

“En una amplia franja del territorio del África animista y musulmana se somete a las jóvenes al infierno de la circuncisión y la infibulación, que supone rebanar los labios vaginales y el clítoris, a menudo con una piedra afilada, y a continuación coser la abertura vaginal con un bramante resistente que no se retirará hasta que la fuerza de un varón lo rompa en la noche de bodas. La compasión y la biología acceden a que, hasta que llegue ese momento, se deje una pequeña abertura para que pase la sangre durante la menstruación. La consiguiente fetidez, dolor, humillación y sufrimiento supera todo lo imaginable y se traduce inevitablemente en infecciones, esterilidad, vergüenza y muerte de muchas mujeres y niños en el parto. Si esta nauseabunda práctica no fuera sagrada y estuviera santificada, ninguna sociedad toleraría semejante insulto a la condición femenina y, por ende, a su supervivencia…
“Los progenitores que manifiestan creer en las disparatadas afirmaciones de la «ciencia cristiana» han sido acusados de negar la atención médica urgente a su prole, pero no siempre condenados por ello. Los progenitores que se imaginan que son «testigos de Jehová» han denegado el permiso para que sus hijos reciban transfusiones sanguíneas. Los padres que se imaginan que un hombre llamado Joseph Smith fue guiado hasta una serie de planchas de oro enterradas han casado a sus hijas menores de edad «mormonas» con tíos y cuñados privilegiados, que a veces ya tenían otras esposas mayores. Los fundamentalistas chiíes de Irán rebajaron a los nueve años la edad a la que se puede «entregar» en matrimonio a una hija, tal vez en loor e imitación de la edad de la «esposa» más joven del «profeta» Mahonia. Las niñas novias de la India son azotadas y en ocasiones quemadas vivas si se considera que la lastimera dote que aportan al matrimonio es demasiado irrisoria.”

Para quien esté interesado en mirar las religiones del mundo desde un punto de vista laico, sin prejuicios y con la mente abierta, este libro de Hitchens,  “Dios no es bueno”, es muy recomendable.

Pueden leer el libro mencionado acá.

Texto:

Óscar Perdomo León

Artículos relacionados:
INTOLERANCIA, ATEÍSMO Y RELIGIÓN
SALIR DEL CLOSET. Ateos.

LOS REYES DEL MAMBO CANTAN CANCIONES DE AMOR. Una novela de Óscar Hijuelos.

Me tropecé en una librería, sin andarlo buscando, con un ejemplar de «Los reyes del mambo cantan canciones de amor» e inmediatamente me llamó la atención porque yo sabía lejanamente dos cosas sobre ella: una, que había sido una novela en la cual se había basado la película de The Mambo Kings y dos, que en esa cinta había aparecido Antonio Banderas y Celia Cruz. No había visto la película (y aún no la he visto), así que me sentí interesado.

Mis hábitos de lectura son un poco raros, digo yo, porque casi nunca estoy leyendo un solo libro a la vez, sino dos o tres. Y hay algo además, cuando estoy por finalizar un libro que me ha gustado mucho, en sus últimas diez o cinco páginas generalmente bajo la velocidad de lectura, como para prolongar el placer y me paso un par de día inventando pretextos para no terminarlo. Es un goce como cuando uno deja la porción de comida que más le gusta por último, para saborearla mejor. Y «Los reyes del mambo cantan canciones de amor» no ha sido la excepción a esta regla mía.

Esta novela publicada originalmente en inglés en 1989 y que consta de 590 páginas, ha sido una verdadera delicia para mí. Me atrajo principalmente por la ambientación en que se da la trama, que es alrededor de los años ´40, ´50 y ´60 del siglo XX, esencialmente, así como la importancia de la música como trasfondo y corazón de la historia.

El protagonista cardinal de la novela es César Castillo, un músico cubano que en su juventud emigra hacia Nueva York, junto a su hermano Néstor. Lo hacen antes de la llegada de la Revolución, así que básicamente nunca experimentaron vivir bajo el gobierno de Fidel; sin embargo el protagonista principal toma una posición política: la de no apoyar directa o indirectamente a la Revolución.

En su natal Cuba, César y Néstor habían tenido la experiencia de un padre muy violento; pero también habían tenido la oportunidad de aprender música. Al llegar a los Estados Unidos, ambos hermanos trabajaron en varias faenas no relacionadas con la música; pero lograron al fin armar una orquesta de calidad, en donde César cantaba y Néstor tocaba la trompeta.

La nostalgia de su patria y de un amor nunca abrazado hizo que Néstor, con una pequeña ayuda de César, compusiera “Bella María de mi alma”, la cual fue un verdadero éxito en sus conciertos y en la ventas; además la cantaron triunfalmente en el famoso programa televisivo «Yo amo a Lucy», invitados por Desi Arnaz (esposo de Lucy Ball).

Disfruté mucho de las alusiones musicales, de estilos, de composiciones, de músicos tan reconocidos como Chico O´Ferril o John Coltrane, para mecionar sólo algunos.

La novela inicia cuando a César lo llama una vecina para que vea que en la televisión está saliendo un capítulo de la serie «Yo amo a Lucy», en donde él y su hermano Néstor son los invitados. Y toda la historia transcurre con César, sentado en una habitación del hotel Esplendor, recordando su niñez, su juventud, su adultez y sus numerosas mujeres, su vida en Cuba y su nueva existencia en los Estados Unidos.

Es una novela muy amena. Cuando la compré no sabía que Óscar Hijuelos había ganado con este libro el premio Pulitzer de ficción en 1990. Ahora sólo me queda ver la película, cuando tenga oportunidad.

Este libro es muy recomendable para los que, como yo, aman la música y la literatura.

Texto:

Óscar Perdomo León

Fotografía: fragmento de la portada tomada a  mi novela (maltratada, de tanto ir de aquí para allá).

MYRA BRECKINRIDGE. Una novela de Gore Vidal.

Me gustaría empezar diciendo que esta novela, publicada en 1968 y traducida por primera vez al español en 1978, me ha entretenido mucho. A través de sus 257 páginas pude encontrar una variedad de ideas que me condujeron hasta un final inesperado.

Me atrajeron mucho las alusiones a las viejas películas de los Estados Unidos y sus actores icónicos. No porque yo sea un experto en ese rubro ni porque sepa sobre ello medianamente; pero cuando era niño, por las tardes, después de salir de la escuela, era un adicto a las viejas películas en blanco y negro que daban en el canal 3 de Guatemala, en cual, viviendo en Atiquizaya, Ahuachapán, se veía claramente en mi casa; ahí vi muchas cintas clásicas del viejo Hollywood. Así, más de algún artista o película ha quedado en mi memoria. O ha quedado al menos una generalidad de ese mundo mágico del ayer.

La novela está escrita en primera persona, en la voz de una mujer fuerte, y el tono de su discurso es francamente atacante contra los hombres, subversivo, castrante, furiosamente atrevido. Pero a medida que avanza uno en la lectura se da cuenta que es un enojo que está más bien mezclado con un mecanismo de defensa y con un ego grande.

Estoy consciente que es una sátira y, por lo mismo, me gusta que no deja por eso de exponer algunas verdades que, tras el velo de una sociedad conservadora,  a veces están ocultas en las relaciones entre hombres y mujeres. Por eso, aunque en sus palabras a veces hay mucho veneno contra el sexo masculino, no me sentí ofendido, como hombre que soy, al leerlas, sino curioso de saber el porqué de su ira. Esta obra también puede tomarse en cierta forma como un estudio psicológico de “una mujer”.

Por supuesto que, como en todos los comentarios que hago de los libros que he leído, nunca relato el final, ni siquiera la trama, porque siento que arruinaría el deleite que podría tener alguien que se tope con este libro y decida leerlo. (Además, como no soy un experto en literatura, las cosas que escribo sobre los libros deben tomarse como lo que son, mis opiniones libres y llanas de simple lector.)

Escribe Gore Vidal:  “Soy Myra Breckinridge, que no será nunca poseída por ningún hombre. Llevando puestos solamente un liguero y un vestido a modo de escudos, he mantenido alejada a toda la élite de de isleños de Trobriand, una raza de cuyo idioma no existen las palabras «por qué» ni  «porque». Esgrimiendo un hacha de piedra corto los brazos, los miembros, los testículos de sus mejores guerreros, deslumbrados por mi belleza, como les sucede a todos los hombres, acobardándolos, reduciéndolos, como hizo la bella Fay Wray con King Kong, a quejicosos simios; Fray Wray, a quien me parezco de medio perfil si la luz cae sobre mi rostro desde una altura de metro y medio en un plano corto.”

Gore Vidal es un escritor estadounidense nacido el 03 de octubre de 1925, en West Point, New York. Es dramaturgo, ensayista y novelista. Algunos de sus libros más conocidos son «Declinación y caída del imperio americano»,  «Una tarde con Richard Nixon» y «En directo del Gólgota : el evangelio según Gore Vidal», entre otros. Su nombre, Gore, es también, convenientemente, una voz inglesa que se refiere a un género de películas en las que abundan las escenas sangrientas. No está demás decir, por otro lado, que sus opiniones sobre los eventos del 11 de septiembre fueron interesantemente controversiales.

Texto:

Óscar Perdomo León

Fotografía escaneada de la portada del libro.