SUEÑA LA BEA. Seis poetas

Esta semana les comparto el libro «SUEÑA LA BEA. Seis poetas», una recopilación de poemas dedicados a mi hija Beatriz Andrea.

NOTA: Para leerlo, les recomiendo que lo pongan el libro en pantalla completa.

***

MI DOLOR. Poema de Giselle Duchesne

Atiquizaya 27 y 28 junio 2015 IMG_6683
Esta semana presento en mi blog un poema de Giselle Duchesne.

Poema dedicado a la niña Beatriz Andrea Perdomo Pacas, quien partió muy temprano, pero su espíritu quedará para siempre.

 

“Mi dolor tiene cara de rosa,
de primavera personal que ha venido cantando.”
Roque Dalton

MI DOLOR

Mi dolor es un pozo mudo

Mi dolor es la alegría hecha escombros
una niña angustiada mirándome
un globo de helio alejándose
como peces en el mar sin fondo
escamas en el alma

Mi dolor es como una ola desgarrada en el mar rocoso
la rosa desangrada
espinas que me desvelan

Oh mi dolor es un muro de hiedras
un bosque lluvioso
una luciérnaga viajando
emigrando
como un capullo encendido
en la multitud

Mi dolor resplandece

*

Escrito por Giselle Duchesne.

Giselle Duchesne.

Giselle Duchesne, nació en Puerto Rico y vivió unos años en Canadá. Estudió en la Universidad de Puerto Rico. Hace 27 años que vive en Estados Unidos con su familia, en Washington, distrito de Columbia.

***

ME ACERCO A VOS. Poema

Beatriz Andrea Perdomo Pacas 1

ME ACERCO A VOS

 

I

Tendré que hablarte
con palabras que no sé cómo usar,
con el lenguaje de las musas y la trova,
con el idioma de las alas
y los cantos,
cubierto con la espuma de los mares
y bajo un manto

beatriciano y lírico,

entonces tal vez
alcancés a escuchar mi voz quebrada,
mi voz que es una lágrima rota
rodando en aquella mañana amarga en Máxima Urgencia
en que tomé tu mano
(que me hablaba de mil cosas ininteligibles)
y vi por última vez

tus ojos
abiertos y conscientes.

Me acerco a vos,
contradictorio y triste,
bajo la sombra
de este que soy,
este otro que soy y que no era antes

de tu partida.

Me acerco a tu recuerdo
y te hablo,
aun cuando estoy al tanto
de que este diálogo con vos
no es más que
un aciago soliloquio.

Pero me acerco a tu oído
de poeta,
a tu sonrisa sincera,
a tus selfies de soñadora,
para decirte
¡cuánto te extraño!

 

II

¿Tenías que irte tan pronto?
No fue por tu voluntad, sin duda.

La naturaleza terrible
(y absurda ante mis ojos de padre)
esa mano implacable e indiferente
a nuestros deseos,
y que está
más allá del bien y el mal,
te arrancó sin piedad
el último aliento.

Y después de eso,
como un buitre negro
agitando sus alas,
una sombra vino a posarse
sobre mis ojos.

Mas en lugar de maldecir
tu prematuro viaje hacia la Nada,
agradezco el privilegio
de haber navegado en el mar
de tu sonrisa,
reconozco agradecido el haber sido testigo
de tu voz inteligente,
doy gracias por haber escuchado el rumor
de tu mirada incisiva,
esa que leía y descubría
a las personas tras sus máscaras,
esa mirada beatle
que todo lo entendía.

No me despido de vos
con un «para siempre»,
porque tengo la esperanza certera
de que vendrás a visitarme
un día de estos,
cuando yo,
venciendo al necio insomnio,
cierre mis ojos en la noche.

Y te veré.
Te abrazaré y te besaré la frente.

Estoy seguro,
hija linda,
de que te encontraré a vos,
más temprano que tarde,
bella y luminosa,
en un misterioso sueño.

 

*

Escrito por

Óscar Perdomo León.

Beatriz Andrea Perdomo Pacas 3

*

***

LA POESÍA ESTABA EN BEATRIZ ANDREA

El poema que les presentaré esta semana está lleno de belleza literaria y de un contenido profundo y meditativo, escrito por la mismísima Beatriz, y el cual me proporcionó su novio hace apenas unos días, mientras ella aún estaba viva e inconsciente en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Esta publicación es, pues, un homenaje póstumo y poético a mi hija Beatriz Andrea Perdomo Pacas, quien falleció a la edad de 20 años el 03 de octubre de 2019.

Yo no sabía que Beatriz escribiera poesía. Me sentí asombrado y conmovido al enterarme. Ella era bastante reservada.  La poesía en general tiene la característica de ser íntima y de desnudar el corazón de quien la escribe. Pero el contenido del poema, aunque es íntimo, también toca una fibra universal.

El mensaje en el poema de mi hija es poderoso y es hermoso porque en ningún momento se pone ella en la posición de víctima, por el contrario, enfrenta los hechos y una luminosa empatía abre vuelo en sus palabras: la preocupación de ella es acerca del probable sufrimiento de la persona que quedaría viva y hay un comunicado destinado a reconfortarnos.  En este poema hay palabras de valentía. En verdad su mensaje es de amor cristalino.

Es bien probable que este poema mi hija aún lo estuviera trabajando, puliéndolo:  El poema no tiene título y al parecer le falta una estrofa o una idea de inicio, porque lo que leerán a continuación empieza con un “pero”.

Sospecho que no sea este poema el único que ella haya escrito.

Para efectos de identificación, yo me tomaré la libertad de titularlo «Caducidad».

NOTA. Este poema lo publiqué en mi muro de Facebook antes que en mi blog y fue compartido numerosas veces y hubo una gran cantidad de comentarios. Aunque no podré incluir todos esos comentarios, colocaré al menos algunos.

Óscar Perdomo León

*

CADUCIDAD

(Escrito por Beatriz Andrea Perdomo Pacas)

 

Pero algo que nunca tenemos que olvidar

es que tenemos fecha de caducidad.

 

Pronto,

nuestra fina tela comenzará a desgarrarse.

La llaga no se hará de manera abrupta,

sino poco a poco,

célula por célula,

rompiendo pacientemente cada ligamento.

 

Y cuando todo esto pase,

prometeme que no vas a tener miedo;

prometeme que vas a cerrar los ojos

y vas a inundar mis labios con los tuyos

como una ola en marea baja;

prometeme que vas a dejar que la luz de la luna

dance sobre nuestros cuerpos;

prometeme que,

a pesar de todo,

no vas a convertir en papel maché

nuestros recuerdos;

y lo más importante,

prometeme que vas a dejar que todo siga su curso.

 

Paciencia, amor, paciencia.

 

Y calma, mucha calma.

 

Pero mientras este estruendo llega,

dejate embriagar con mi sangre,

disfrutá,

vení,

cobijate conmigo,

que nos quedan bastantes granos de arena más.

*

* Sigue leyendo “LA POESÍA ESTABA EN BEATRIZ ANDREA”

POEMAS DEDICADOS A BEATRIZ ANDREA

Este martes mi publicación les trae tres trabajos poéticos dedicados a mi hija Beatriz Andrea Perdomo Pacas.

Los poetas son los siguientes: Flavio MenjívarHenry Leonel Perdomo Escobar y Ana Mercedes Miranda Morán. Mis agradecimientos más sinceros para todos ellos.

Óscar Perdomo León

*

Flavio Menjívar y Beatriz Perdomo Pacas

MINIPOEMARIO PARA BEATRIZ

Flavio Menjívar. Sigue leyendo “POEMAS DEDICADOS A BEATRIZ ANDREA”

LEER POESÍA. Festival Internacional de Poesía Amada Libertad.

Festival de poesía Amada Libertad. Atiquizaya 11 julio 2019 0

Hace unos días fui invitado a leer unos poemas al Festival Internacional de Poesía Amada Libertad. Soy poeta de corazón, aunque nunca he publicado en papel mi poesía, sólo mis novelas.  Acepté el honor de estar junto a otros poetas, aun cuando no creo en la lectura de la poesía en público (porque siempre he creído que la poesía debe leerse sólo acompañado de la íntima soledad). Sin embargo, entiendo que la importancia de estos festivales radica en que se educa al alumno sobre la belleza e importancia de la poesía.

 

Muchas gracias por haberme invitado.

 

*

LUZ MARÍA LÓPEZ. Festival de poesía Amada Libertad. Atiquizaya 11 julio 2019 2

* Sigue leyendo “LEER POESÍA. Festival Internacional de Poesía Amada Libertad.”

LO QUE COMPARTIMOS

 

¿Qué es ese temor tan primitivo, incrustado en nosotros, como un susto estomacal efímero, pero que se prolonga por toda la vida?

Unos lloran ante lo desconocido, otros, ante lo que ya conocen de sobra.

¿Hay vida después de la muerte? Los que afirman que la hay no dejan  —a pesar de todo——  de temerla.

¿No hay vida después de la muerte? No, no la hay, pues después del último suspiro sólo viene la descomposición y la Nada. Y los átomos alimentando la tierra.

El mundo está lleno de disensiones y peleas, mas unos y otros compartimos, hacia la muerte, el mismo temor ancestral.

 

Escrito por

Óscar Perdomo León.

*

Fotografía por O.P.L.

***

LO QUE ME HIZO CANTAR

Lo que me hizo cantar

Esa tu calma reposando en un pilar de cemento, combinada con la belleza de tu cabello largo, con tus ojos como catedrales en una noche iluminada a medias, con tu cuerpo que es la Venus de Milo sin mutilar, más un gozo de sensibilidad humectada de hermosa sencillez cuando leés un poema y sumado todo a la callada mañana de invierno en San Salvador, fue lo que me hizo cantar en el interior de mi mente una grey de hosannas amorosas y tiernas, llenas de locura infantil, invadidas con fuerza y razón por un cometa mío que se llama entrega, mostrándome a mí mismo, el ardor lejano, la ancestral fogata interna.

Escrito por

Óscar Perdomo León.

*

Collage hecho por O.P.L.

***

UN DÍA DESPIERTA

 

Melina Balbuena

Recorre las calles, los parques y las nubes,

camina por la cunetas y los árboles,

respira de todos

la indiferencia

y recibe,

en su rostro,

las salpicaduras de la tos,

de la brusca actitud de los transeúntes.

 

Ella, que está abierta y pura,

es la invisible

y es el vacío y la nada

y la piedra y el oxígeno.

 

Canta para no morir,

duerme por obligación,

sin sueño y por cansancio.

 

Sabe que lo efímero la derrumba

con la zarpa del tigre inevitable.

 

Mas un día despierta de lo aciago

y se desconoce frente al espejo:

una nueva mirada espontánea

la recoge del fango.

 

La esperanzada agua

le ha limpiado ya el rostro

y se ve de pronto volando en el universo infinito

al mirar cómo sus propios ojos sonríen

cuando disfrutan

de la alegría

de los otros.

 

Escrito por

Óscar Perdomo León.

*

En la fotografía:

Melina Balbuena.

Nota. No sé quién tomó la fotografía, pero es muy bella. Y aunque es una imagen no relacionada directamente con el poema, me parece que sí puede haber cierta conjugación afortunada.

***

SONETOS III y IV

III

Hay inmensos jardines hoy mirándonos.

Inventa mi saliva un remolino,

alimentando un cálido destino,

encima de un pezón febril y guiándonos

 

hacia todo el sabor que ya sabemos;

pero de novedoso siempre explota

en un tierno regalo y no se agota.

Hay luces en la mente en que nos vemos

 

perdidos y subiendo sin tropiezos Sigue leyendo “SONETOS III y IV”

SONETOS I y II

Sonetos 1 y 2
No huir jamás de la mujer ni de la poesía,
difíciles pero reconfortantes.
Italo López Vallecillos.

 

 

I

Mi amor, la luna –círculo de plata-

contiene soledades y sollozos,

estrellas –asteriscos luminosos-

que siempre la rodean. Es la ingrata

 

piedra que rueda sobre los caminos

oscuros y templados, en tu ausencia.

Yo me dejo alumbrar y la impaciencia

pervierte mis ideas, mis destinos. Sigue leyendo “SONETOS I y II”

RAMAS Y FLORES

 

 

Trepé a la copa

de un árbol de fuego

y desde ese lugar privilegiado

fui testigo de la escaramuza

entre el amor y el desamor.

 

Unos años después volví a verlos

en medio de la neblina densa

de las cumbres de Apaneca

y fingí

no reconocerlos.

Traten de entenderme:

hay terrenos borrascosos del pasado

que es mejor evadir y olvidar. Sigue leyendo “RAMAS Y FLORES”

ÁLGIDO 2015 (Poema)

Tan cerca y tan lejos.

Un mar, un cielo, sin festejos.

 

Para poder cerrar

el círculo de una historia

es necesario unir los ingredientes

que en la evocación transitan.

 

Conversar de frente, sin evadir.

Callar, abrir los ojos y escuchar

la fase transitoria.

 

Abrazar un lápiz, un papel

y navegar en la conciencia

de la voz aleccionadora,

esa que nunca muere.

 

Hay quienes tratan de apagar la luz de tus empeños. Sigue leyendo “ÁLGIDO 2015 (Poema)”

EFÍMEROS INMORTALES. Poesía

Esta semana les ofrezco la lectura de un breve libro de poesía. Consta de 10 poemas que escribí entre los años 2015 y el 2018.

Muchas gracias para todos aquellos que se tomen un par de minutos para leerlo.

EFÍMEROS INMORTALES

Óscar Perdomo León

***

 

SUEÑA LA BEA

30070778_10215856051415011_1098449787_o.jpg

Grises anaranjados,

oscuridad reluciente,

ojos imbuidos

en pensamientos felices,

amparo en el amor.

.

Vuela el corazón

sin ataduras

y la muerte que fue repelida

se ha inclinado

hacia otros rincones.

.

Sueña la Bea

con la mirada

psicológica,

sueña

con audaces caminos,

sueña con pétalos

amarillos

y

hierbas moradas.

.

Duerme la Bea

y descansa,

mientras relampaguea

mi amor

en vigilia.

*

Escrito por

Óscar Perdomo León


TUS OJOS

 

Veo tus ojos y me doy cuenta que son dos lagos oscuros

en los que podría ahogarme

o descubrir tesoros ocultos.

 

A veces quisiera mirar a través de ellos

y gritar en silencio

en el burbujeo de mi cabeza

los descubrimientos que hallaría en la intimidad

de su verdad.

Sin embargo, mis anhelos se marchitan

ante tu visual escrutinio.

 

Y al no poder radiografiarte,

me voy caminando,

enamorado de la noche,

muy despierto y lleno de tu energía,

buscando siempre donde amanecer.

 

Soy muy vulnerable a tus abrazos,

vos lo sabés. Sigue leyendo “TUS OJOS”

PIEL QUE BRILLA

Rojo suspiro, púrpura mirada, labios escarlata,

rosas arreboladas

que palpitan.

Y en tus manos,

el carmín apasionado.

 

Son tus gestos

salvajemente eróticos

y no te importa

sabotear mis hormonas.

 

Los deseos braman

y tu piel en la oscuridad

lanza destellos.

Mis ojos te devoran,

y tus dedos me observan a su manera.

 

Tus oídos me rastrean,

ávidos

de poesía,

serena

y en movimiento.

 

La humedad nos cubre. Sigue leyendo “PIEL QUE BRILLA”

GRACIAS (parte 2)

Gracias, noches y días,

que se suceden en el misterio del tiempo,

ya que por la generosidad de ustedes

abrí mis ojos tras el llanto de recién nacido,

caminé a la escuela, con incansables ilusiones,

y conocí nuevos hogares

reveladores:

los libros infinitos.

Sigue leyendo “GRACIAS (parte 2)”