TRES CANCIONES CORTAS Y BELLAS

Hay tres canciones cortas que me gustan mucho. No voy a tratar de explicar la belleza de estas breves piezas musicales. Sólo quiero compartirlas con ustedes.

1-Separata, de Serú Girán. Escrita por Charly García, es una canción incluida en el primer disco de Serú Girán, de 1978. Pónganle atención a la letra y a ese final exquisito.

2-Dear friend, de Queen. Es una canción escrita por el guitarrista Brian May, incluida en su disco Sheer Heart Attack, de 1974. Es una canción sobria, pero conmovedora.

3-Madrigal, de Yes. Es un tema maravilloso escrito por Anderson y Wakeman, incluida en su álbum Tormato, de 1978.  En el caso de esta canción de Yes hay que hacer una aclaración: Madrigal es una canción corta si la comparamos con la mayoría de canciones de Yes.

SEPARATA

Algo raro me estaba pasando en el hotel
estaba solo
tan solo como un hombre a veces debe de estar.
Sabía que mi casa estaba lejos
lejos, lejos de todo,
y faltaba poco para subir otra vez a tocar.
Y tal vez no tuve ganas de verlos
de estar con ustedes
y quedé sólo en mi cuarto
leyendo de un ave
que vuela y no muere.

***

DEAR FRIENDS

***

MADRIGAL

I will be there said my friend of a distant life
covered in greens of a golden age, set in stone.
Follow me, “he sounded of dreams supreme”, follow me.
Drifting within the glow and the after-glow of the eve.

And if that firelight, I could match the inner flame.

Sacred ships do sail the seventh age.

Cast off your garments of fear, replace them with love.
Most of all play with the game of the age.
Highest of places remain all as one with you,
giving us light and the freedom of the day.

And if that firelight, I could match the inner flame.

Sacred ships do sail the seventh age.
And have always been here.

Celestial travellers have always been here with us.
Set in the homes of the universe we have yet to go.
Countless expansions will arrive and flow inside of us.
My friend, he of fantasy, dancing with the spirit of the age.

***

YES EN EL SALÓN DE LA FAMA DEL ROCK AND ROLL

El Salón de la Fama del Rock and Roll, fundado en 1983, ha tomado en cuenta a muchos músicos que han contribuido a este género musical.

Y por fin este año Yes ha sido reconocido. Realmente ya era hora. Yes es uno de los mejores, sino el mejor grupo, del rock progresivo.

La ceremonia de su inclusión se llevó a cabo el pasado 07 de abril de 2017. Y fueron incluidos los músicos Alan White, Steve Howe, Chris Squire, Jon Anderson, Bill Bruford, Tony Kaye, Rick Wakeman y Trevor Rabin.

No fueron admitidos, lo cual me parece injusto, los músicos Patrick Moraz, Peter Banks y Trevor Horn, que formaron parte de Yes en algún momento. Sigue leyendo

SÉ TAN POCO DE LA VIDA. Canción

collage-2017-02-23-2

En el año 2015 escribí la canción Sé tan poco de la vida, la cual considero hermanita (o una especie de segunda parte) de la canción El silencio me cubrió, en cuanto a la letra; aunque los arreglos musicales son bastante diferentes.

También podría decir que Sé tan poco de la vida es, musicalmente hablando, la contraposición de otra música un poco más compleja que he hecho, como por ejemplo El ADN o La ciencia y la sociedad.

Sé tan poco de la vida es una canción muy sencilla. Cuando la escribí, lo hice rápido, como en 5 minutos, pero con mucha sinceridad y de una manera muy espontánea y fluida.

Decidí grabarla principalmente porque yo sabía que decía cosas con las que otras personas se pueden identificar. Además, una canción guardada en una gaveta de escritorio no es más que una canción muerta.

Mis agradecimientos sinceros por su colaboración para las siguientes personas:

Patricia Reyes y Alberto Villanueva, en las voces. Ambos son aficionados a la música.

También participó Denis Reyes, con el solo de guitarra.  Y la invaluable contribución de Saúl Phillips, en la batería y los teclados.

Óscar Perdomo León.

***

SÉ TAN POCO DE LA VIDA

(Para quien no pueda hacer correr la canción aquí en mi blog, lo puede hacer siguiendo este enlace: Sé tan poco de la vida.)

SÉ TAN POCO DE LA VIDA
Música y letra:
ÓSCAR PERDOMO LEÓN.

Cantan:
ALBERTO VILLANUEVA y PATRICIA REYES.

Solo de guitarra:
DENIS REYES.

Batería y teclados:
SAUL PHILLIPS.

Guitarras acústicas y bajo eléctrico:
ÓSCAR PERDOMO LEÓN.

***
Arreglos musicales:
SAUL PHILLIPS.

*** Sigue leyendo

BARÓN ROJO en Santa Ana

bajo-electrico-ibanez-sr300-ipt-sr-color-negro-4-cuerdas

La publicación de esta semana es una especie de rincón nostálgico personal.

Hace muchos años conocí, en Santa Ana (El Salvador), a unos músicos intuitivos y apasionados -con esa pasión con la que uno hace casi todo durante la juventud-  y junto a ellos llegué a formar parte de un grupo musical llamado “Barón Rojo”. En realidad la banda fue bautizada por Bernardo, el vocalista; él era el alma del grupo; era de piel blanca, el cabello rubio oscuro y una voz envidiable. Le encantaba cantar música de Led Zeppelin.

Recuerdo que tocábamos covers en inglés de los ´70 y los ´80 en fiestas alrededor de varias ciudades del occidente de El Salvador. Una vez -bien lo recuerdo- tocamos en una fiesta de graduación del colegio San Luis junto al Grupo Bossa.

En Barón Rojo yo tocaba el bajo eléctrico.

alex-canizalez

Les dejo aquí, pues, una muy breve plática que tuve con el poeta Alex Canizalez, otro de los integrantes de Barón Rojo, quien tocaba la guitarra rítmica.

ALEX: El antecedente del Barón Rojo, un grupo musical de muchachos adolescentes, fue Rolles Band, liderado por René Rosales Arévalo, en el Colegio Bautista; Carlos Galán era el baterista, luego Salvador Hernández, la primera guitarra, un ex alumno talento del CENAR que tocaba música clásica de forma exquisita. En el Barón Rojo ellos lideraban el grupo. Carlos Anzora, tocaba el órgano y la batería. Dábamos conciertos musicales en los años 81 y 82, en pleno guerra Civil, en las calles de Santa Ana. El Barón Rojo era el apodo de Bernardo Acosta, hijo de un veterinario; era loco, hermoso, lleno de rebeldía. El nos metió con Zepellin, Mody Blue, Yes y otros. Con el apoyo de la casa de la cultura en el teatro Nacional llenábamos hasta reventar el teatro. Con el nombre del Barón Rojo ya en la UES, llenábamos el auditorio Marta Cervantes. En varias ocasiones la Policía Nacional nos amenazaron, acusándonos de comunistas y “mariguanos”; llegando al extremo, que con el yatagán nos cortaron el cabello frente a la gente que se reían, pero no se movían ni marchaban, queriendo escuchar cantar al Barón Rojo de la UES. En esa ocasión, llenos de rabia pero no humillados, tocamos y cantamos Noches en Blanco Satín, el Popurrí de los Bee gees y Santa Lucia de Paco de Lucía y además una canción de Guaraguao. Ese día fue nuestro último concierto. El escuadrón de la muerte amenazó a Bernardo, que al final se exilió en Alemania. Desde entonces no nos volvimos a ver ni hablar. Hasta ahora que recuerdo esta parte de mi memoria. Gracias, Óscar, por hacerme recordar esa parte bella y preciosa de mi vida por la música. ¡Viva el Barón Rojo! Sigue leyendo

LA CIENCIA Y LA SOCIEDAD. Música

Collage LA CIENCIA Y LA IGNORANCIA 1

El origen de la parte inicial de esta pieza musical.

Se me ocurrió la parte inicial (es decir, el primer minuto con 37 segundos) de la pieza musical La ciencia y la sociedad hace unos meses. Pero la verdad, cuando empecé a sonar los primeros acordes en mi guitarra, todo me conducía siempre a un ritmo específico que estaba muy guardado en mi subconsciente.

Y me pasé días pensando y escuchando la entrada de esta pieza y de pronto me acordé de una tarde en San Salvador, probablemente en el año 1982, en que yo había llegado a visitar a unos amigos y me encontré con que ellos estaban tocando una composición musical que estaba en proceso de formación. La verdad que lo que oí me gustó mucho. Era apenas una fracción musical, pero era bella y rítmica.

Los amigos eran Mario Edgardo Romero Cárcamo, que estaba tocando la guitarra; Carlos Alberto Romero Cárcamo, la batería; y Walter Cárcamo,  el bajo eléctrico.

Tiempo después, Walter falleció trágicamente. Pero ese fragmento musical lo volvieron a tocar varias veces los Romero, ya junto a mi persona, en el bajo eléctrico. La composición musical nunca fue terminada, pero esa porción quedó grabada en mi memoria.

(Para entonces nos hacíamos llamar Smoke. Ese trío musical fue un proyecto ambicioso en cuanto a composiciones de rock, complejas y de larga duración; había algunas que duraban más de 25 minutos. ¡Lástima que Smoke haya durado tan poco tiempo!)

SMOKE. De izquierda a derecha: Mario Edgardo Romero Cárcamo, en la guitarra; Carlos Alberto Romero Cárcamo, en la batería; Óscar Perdomo León, en el bajo eléctrico. (Fotografía tomada por Teresa Cárcamo Braghiroli de Romero.)

Y recordando todo eso, me di cuenta de la fuerte influencia, comprendí que yo me había inspirado para hacer la parte inicial de La ciencia y la sociedad, en ese viejo fragmento musical que había sido hecho por Mario y Carlos. Entonces me comuniqué con ambos y les conté. Y además les pedí permiso para usarlo en mi pieza musical.

Por lo tanto, los créditos de la base armónica y rítmica que va desde el minuto 5:08 al minuto 6:11 pertenecen a los hermanos Mario y Carlos Romero. (El solo de guitarra eléctrica en esa parte es de Arecio De León.)

***

Los músicos que participamos en la grabación.

Collage músicos de LA CIENCIA Y LA IGNORANCIA

Grabar esta pieza musical no hubiera sido lo mismo sin los siguientes músicos que colaboraron conmigo: Saúl Phillips, Arecio De León, Karla González y René Arenívar. A todos ellos, les extiendo mi más sincero agradecimiento, y en especial a Saúl Phillips, que tuvo la paciencia de escucharme y permitirme grabar en su estudio.

También les doy gracias inmensas a los hermanos Mario y Carlos Romero, quienes, aunque no participaron en la grabación, sí dieron pie a mi inspiración.

***

Texto escrito por Óscar Perdomo León.

Collages hechos por O. P. León.

***

LA CIENCIA Y LA SOCIEDAD

(Dedicada a Laura María y Beatriz)

Música y letra: ÓSCAR PERDOMO LEÓN.

(Excepto la base rítmica y armónica que va del minuto 5:08 al minuto 6:11, que fue compuesta por MARIO EDGARDO ROMERO CÁRCAMO y CARLOS ALBERTO ROMERO CÁRCAMO.)

Arreglos musicales: SAÚL PHILLIPS y ÓSCAR PERDOMO LEÓN. Sigue leyendo

BREVE APRECIACIÓN SOBRE LA CANCIÓN

collage-2016-10-28

La canción es, en varios sentidos, una especie de fotografía. Es un momento congelado. Son sentimientos y pensamientos plasmados en un estático lienzo.

Las canciones son también figuras de un contexto geográfico e histórico. Todas nos revelan, de alguna manera, el entorno social y cultural, casi de una manera fidedigna, de quien las ha escrito e interpretado.

Las canciones, por otro lado, son como hijas. Muchas veces son engendradas y concebidas con amor.

Alimentadas, instruidas y desarrolladas a nuestra manera, en medio de carencias de un lado y abundancias de otro, llega el momento en que las canciones muestran su rostro transparente y sonrosado. Y ya nacidas, en nuestros brazos, las amamos.

Y al mismo tiempo, no todos se alegran de verlas y escucharlas.

Algunas vuelan en el recuerdo y gusto de los oyentes, y otras no. Pero por muy desconocidas que sean, cada canción tiene su oyente, aunque sea tan solo uno, pero lo tiene.

Quizás aquí sería conveniente hacer una pausa para ver la definición de la palabra canción.

“Una canción es una composición musical para la voz humana, con letra, y comúnmente acompañada por otros instrumentos musicales. Normalmente es interpretada por un único vocalista, pero también puede ser cantada por un dueto, trío o más voces. La letra de las canciones es habitualmente de naturaleza poética y con rima, aunque pueden ser versículos religiosos o prosa libre. Existen diversos tipos de canciones que se pueden clasificar según distintos criterios. Una división típica es entre canto lírico, canción folclórica y canción popular. En ocasiones, aunque es incorrecto, la palabra canción es usada coloquialmente para referirse a cualquier composición musical no muy extensa, incluyendo aquellas sin canto, de carácter instrumental. Sigue leyendo

EL NOBEL PARA LA CANCIÓN

bob-dylan

Todos quedamos un poco desconcertados al enterarnos que el Premio Nobel de Literatura de este año 2016 se lo dieran al cantautor Bob Dylan (cuyo verdadero nombre es Robert Allen Zimmerman (USA, 24 de mayo de 1945), no porque se dude de su calidad como creador de obras de arte muy originales, sino porque nunca antes en la historia de tan prestigioso premio se le había otorgado a un músico.

Para los purista de la literatura, esto ha sido como una especie de blasfemia, de afrenta a los libros. Me he dado cuenta que “los literatos” tienden a menospreciar una letra de canción aunque tenga un nivel de buen poema, sólo porque lleva música.

Karina Sainz Borgo escribió: “El problema no es Bob Dylan, el problema es el lugar exagerado que se le ha hecho ocupar para quitarle el suyo a Philip Roth, uno de los mayores exponentes de la Gran Novela Americana, aparcado y ninguneado por una Academia Sueca que no quiere problemas, que prefiere premiar sin gluten, sin ofender a nadie, reafirmándose en lo obvio, en lo que no genera polémicas. Que Dylan sea un genio no es algo en discusión. El debate de fondo es que, siendo ya momento de un Nobel  de Literatura para Estados Unidos, el jurado de los Nobel no quiso quemarse las manos con una obra como la de Roth: incómoda, procaz y brutal. Era mejor la dulce rebeldíabeatnick de Dylan; era más segura.”

Pero el hecho es que el premio se lo han dado a Dylan por poeta, no por músico. Se lo dieron “por crear nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición musical estadounidense”. Me parece a mí que es como un espaldarazo a la cultura popular, a las palabras bien escritas acompañadas de música. Sigue leyendo