“MERCEDES”, UN VALS PARA SENSUNTEPEQUE. Video musical

Esta semana es un placer para mí presentarles un vals compuesto por mi amigo Salvador Huiza. Esta pieza musical está dedicada a la poeta y promotora cultural Ana Mercedes Miranda Morán.

Les  traigo aquí dos videos. El primero es el de la grabación original de estudio. Y el segundo es de una grabación de un video aficionado, tomado el día del estreno de este vals (en donde tuve el honor de participar).

Este vals se tocó en vivo como parte de un acto cultural en donde se presentó el nuevo libro de poesía infantil “Flautas y astronautas”, de Maura Echeverría.

Sin más palabras, los dejo con la música. Sigue leyendo

NAPOLEÓN RODRÍGUEZ, compositor salvadoreño.

Filarmónica Juvenil de San Vicente

El músico, violinista, maestro de coro, director de banda y compositor José Napoleón Rodríguez (24 de julio de 1901 – 25 de marzo de 1986) nació en San Lorenzo, departamento de San Vicente.

Su madre se llamaba Ercilia Bonilla. Su padre, Rómulo Rodríguez (apodado como el Chato Rómulo) también fue músico y fue precisamente él su primer maestro de música.

Su segundo maestro fue Carlos Martínez Castro, en la ciudad de San Vicente.

Después estudió violín con el maestro Francisco Crisóstomo Cañada. Más tarde estudió armonía con el maestro Domingo Santos. Luego estudió con César Perotti.

Como Napoleón era un autodidacta, estudió profundamente los tratados de armonía de Juan Aberle.

Napoleón empezó a componer aproximadamente a la edad de 16 años. Su primera composición fue una marcha que se llamaba “15 de septiembre”. Sigue leyendo

VIDEO DE LA CANCIÓN “PODRÍA ACOSTUMBRAME A VOS”

Rodando en el cerro El Ocotillo

Hacer el video de la canción “Podría acostumbrarme a vos” fue toda una aventura. Las locaciones fueron muy diversas: tres parques, un par de calles, el campanario de una iglesia y un par de cerros.

Caminamos mucho y nos tomó varios días terminarlo.

Collage en el Ocotillo

***

Collage en el Ocotillo 2

Como no tenemos equipos profesionales para filmar, nos apoyamos mucho en nuestra creatividad y en la voluntad de querer hacer el video.

Collage en el campanario

***

Los dejo entonces con el video de la canción.

Más abajo podrán encontrar un enlace para ver un video con la letra incorporada.

VIDEO DE PODRÍA ACOSTUMBRARME A VOS

Voces: KARLA GONZÁLEZ

Arreglos musicales: ARECIO DE LEÓN.

Música y letra: ÓSCAR PERDOMO LEÓN.

Para quienes no puedan hacer correr el video aquí en mi blog, lo pueden hacer dando un clic aquí.

Edición y dirección del video: ÓSCAR PERDOMO LEÓN. Sigue leyendo

EL BAJO ELÉCTRICO EN LA CANCIÓN EL ADN

Bajo eléctrico de cuatro cuerdas IMG_0085

El ADN es una canción que pertenece al álbum “Reunión” y que se caracteriza, musicalmente hablando, por tener dos partes, dentro de las cuales se cantan varias estrofas de letra y hay además una especie de puente entre ellas. Asimismo carece del típico estribillo de toda canción. (Pero esta carencia fue introducida intencionalmente.) Posee además dos solos de guitarra y uno de piano.

Arecio De León hizo los arreglos musicales e interpretó prácticamente casi todos los instrumentos. (La única parte de los arreglos que no hizo Arecio fue la del bajo eléctrico. Sólo recuerdo que me dijo que lo hiciera y que lo ensayara bien antes de llegar a grabarlo y eso hice un buen día de octubre del año 2015.)

En agosto de ese mismo año, había escrito yo la música y la letra. Sigue leyendo

EL LEGADO DE MAURICIO CALLEJAS

MAURICIO CALLEJAS, cantautor salvadoreño.

El cantautor salvadoreño Mauricio Callejas nos está dejando un gran legado cultural, no sólo con toda la música original que escribe e interpreta, sino también a través de sus numerosos programas de radio dedicados enteramente a la música en idioma español. ¡Y le quedan tantos años aún de producción! Sigue leyendo

ANASTASIO AQUINO

Valle de Jiboa

Es 24 de julio de 1833. El pelotón de fusilamiento eleva, perpendiculares a los cuerpos, sus armas de fuego. Pero testigos del hecho afirman que, unos segundos antes, el indócil sentenciado sonreía mientras intercambiaba unas palabras con el sujeto que le vendaba los ojos.

-¿Quieren jugar a la gallinita ciega? –preguntó Aquino, con sarcasmo.

El sedicioso es físicamente fuerte, de cabello lacio y comúnmente usa caites de correas gruesas y una capa sin mangas, adornada con seda roja.

Semanas antes, mientras guardaba prisión en Santiago Nonualco, después de haber sido capturado tres meses atrás en su escondite del cerro el Tacuazín, una noche Aquino se durmió profundamente. Ingresó, con la fuerza de ánimo acostumbrada, a un sueño (que bien puede llamarse frustración o pesadilla), un sueño que –conjeturo- es otra poderosa forma de la realidad. El escenario era una casa de adobe cercana al Valle de Jiboa, rodeada de árboles de fuego y de amate. Frente al proscrito Aquino se encontraba un rostro conocido y familiar, y ahora odiado. Aquino quiso golpearlo; pero también quería entender porque había sido traicionado. Se contuvo. Y mientras con la mirada lanzaba un filo como de obsidiana, abrió el sincero diálogo:

-Lo que pasó, pasó. Ahora sólo hay una cosa en el mundo de la cual me arrepiento: debí cortarte las venas cuando pude, en vez de sólo expulsarte de mi ejército.

-Vos tuviste la culpa, por tratarme mal -respondió Cascabel, con un ligero temblor en la voz.

-Vos querías abusar de aquellas mujeres. Sos un depravado. O algo peor que eso, un soplón cobarde, un infame delator -sentenció Aquino, con palabras lentas y tono enfático.

La claridad de la mañana se apoderaba con decisión del rancho y de los ojos de ambos hombres. Los clarineros gritaban y saltaban entre las ramas de los árboles. Una niebla densa se colaba intermitentemente al interior de la habitación única. Y era como la materialización de los sentimientos que maniataban el alma de los interlocutores… era gris y era fría.

Cascabel, con la mirada turbia puesta sobre el suelo, interrumpió el breve silencio con unas palabras que querían ser valientes:

-Yo no me arrepiento de nada. Puedo hablarte con la verdad y decirte lo fácil que fue informarles a los hombres del Presidente Prado el lugar de tu escondite.

-Mirá -dijo con serenidad, Aquino-, yo sé que te han dado dinero los ladinos. Ya sé que los traidores como vos, se conforman con pequeños pagos y no entienden que todo los que existe en la extensión de estas tierras pertenece a mis indios, a mis hermanos que viven en la miseria. Pero si tenés un poco de vergüenza, deberías meditar en las consecuencias de tu estupidez…

-¿Y qué acaso creíste que podrías vencer a los blancos sin la ayuda de los mestizos? -interrumpió Cascabel-. Yo no te traicioné sólo porque vos me golpeaste y sacaste de tus filas. El odio que te tengo por eso, únicamente aceleró lo inevitable. Y ahora lo que más deseo en la vida es olvidar tu nombre.

Aquino, que escuchaba atento, fue cambiando su dura mirada por ojos de reflexión. Observó con la vista perdida el techo de paja… y el odio que sentía hacia Cascabel, cuyas palabras quizás eran verdaderas, fue opacado por la duda. Después de un lapso de treinta segundos, Aquino miró a Cascabel fijamente a los ojos y declaró con lucidez:

-Nadie va a olvidar mi nombre. Y vos, menos. Eso te lo aseguro.

La espesa niebla persistía tercamente en ocultar fragmentos de los cuerpos. Sin embargo, todo tenía un significado tan grande, digo, todo lo que concierne a los ojos y a las palabras, porque si alguno ocultaba un arma era imposible saberlo…

Aquí termina el sueño y volvemos a la hora final.

El pelotón está listo. Las armas suenan, como la voz de una tormenta breve y letal. El corazón santiagueño se detiene. A alguien no le basta eso y el hacha, que también mata árboles, corta el cuello del cadáver y la cabeza rueda ensangrentada. Se dice que será exhibida, dentro de una jaula, en un borde de la Cuesta de los Monteros.

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Fotografía del Valle de Jiboa tomada por Óscar Perdomo León

***

CANTA EL PUEBLO (El indio Anastasio Aquino)

Esta canción es el poema anónimo “CANTA EL PUEBLO” (que aparece en LAS HISTORIAS PROHIBIDAS DEL PULGARCITO de Roque Dalton) y fue musicado por ZUNCA, un grupo musical salvadoreño de los años ´80.
Primeras voces en esta canción: Juan Carlos Flamenco (además, acordeón), Otto Hugo Urrutia y Carlos Alberto Romero Cárcamo. Los otros miembros que participaron en esta grabación son: Mario  Edgardo Romero Cárcamo (guitarra) y Óscar Perdomo León (contrabajo). 
Esta grabación se hizo en la sala de una casa frente a una pequeña grabadora con cassette, en 1986.

Para quienes no puedan hacer correr el video en mi blog, lo pueden hacer dando un clic en este enlace.

***

ALMAS GEMELAS. UNA CANCIÓN PARA LAURA VERÓNICA

Este día les traigo una canción que escribimos mi esposa Érika y yo para nuestra querida Laura Verónica Bodin.

A Laura le gusta viajar y lo ha hecho por muchos países del mundo. Además tiene un pasatiempos muy especial: le encanta la fotografía; le gusta coleccionar fotografías, de las cuales tiene un gran archivo de gran valor, y además ella misma toma fotografías (en el video que verán ustedes a continuación podrán apreciar algunas de ellas).

Érika y yo tenemos una conexión de amistad muy bonita con Laura. La última vez que la vimos estaba muy feliz y rebosando de salud. Y ahora está pasando por una situación muy difícil. Con esta canción, Almas gemelas, hemos querido darle una gran abrazo de sincero amor y fortaleza.

Óscar Perdomo León

«La Puerta del Diablo», Panchimalco, departamento de San Salvador, El Salvador, América Central.

ALMAS GEMELAS

(Grabación casera)

Para quienes no puedan hacer correr este video en mi blog, lo pueden hacer dando un clic en el siguiente enlace: ALMAS GEMELAS.

ALMAS GEMELAS
(Dedicada a Laura Verónica)
Letra:
ÓSCAR PERDOMO LEÓN
y ÉRIKA VALENCIA-PERDOMO.
Música:
ÓSCAR PERDOMO LEÓN.
Teclados, batería y guitarra acústica:
ARECIO DE LEÓN.
Guitarra acústica y bajo eléctrico:
ÓSCAR PERDOMO LEÓN.
Primera voz y segunda alta:
ÓSCAR PERDOMO LEÓN.
Coros:
ARECIO DE LEÓN
y ÓSCAR PERDOMO LEÓN.
Arreglos musicales:
ARECIO DE LEÓN.

***

Todas las fotografías del vídeo (excepto la última) fueron tomadas por Laura Verónica Bodin.

El Salvador, América Central.
Julio de 2014.