NOS SEGUIMOS LOS PASOS

nos-seguimos-los-pasos-oscar-perdomo-leon

La tierra se agrieta por el sol

y en nuestras pupilas

el  horizonte es un reflejo tembloroso,

onírico.

.

Nos abanicamos con un periódico viejo,

roto.

Pero el sudor cae y cae

desde nuestras  frentes

y se confunde

a medio rostro

con las lágrimas.

.

Y entre el calor desesperante

y la distancia

que crece,

nos leemos en secreto,

mutuamente,

y nos percibimos el uno al otro,

tan cercanos

y remotos

al mismo tiempo. Continue reading “NOS SEGUIMOS LOS PASOS”

TAN PARECIDO Y DIFERENTE A MÍ

ojo-dr-perdomo-leon

Te añoro

en la distancia

y en la cercanía

te respiro.

 

Te amo aunque tus ojos sean azules

o de miel

finamente agrupada.

 

Te quiero igual

si son negros,

amarillos

o verdes

tus ojos.

 

Ensalzo tu vida

aun si tu piel

es blanca,

cobriza,

amarilla

o negra.

 

Me regocijo en tu presencia

porque sos

aquellas cosas que no soy

y las que

soy. Continue reading “TAN PARECIDO Y DIFERENTE A MÍ”

SABEMOS

Sabemos 1

Sentimos el aroma del café

y sabemos que un deleite

nos espera.

 

Abrimos el viejo libro amado

y nos examinamos

en él

como en un espejo.

 

Miramos las estrellas como asteriscos misteriosos

y comprendemos que somos

las bacterias del universo.

 

Percibimos el olor de la mujer

y presentimos que la tela de araña

ha preparado ya

su emboscada. Continue reading “SABEMOS”

LA SOLEDAD

LA SOLEDAD

La soledad no es estar solo.

 

La soledad es el vacío

en la mirada,

la caricia suspendida y flotante,

paralizada,

la boca reseca de besos

abortados,

el deseo reprimido

de un abrazo.

 

La soledad es la ausencia

de susurros íntimos,

es hablar con uno mismo

en segunda persona,

es gritar sin sonidos

la felicidad

ausente.

 

Y el frío,

tan efímero en el trópico,

se esconde eterno

en el pecho.

Y en él,

la soledad

es la presencia del desgano,

el rostro de lo oscuro,

el camino perdido. Continue reading “LA SOLEDAD”

SÓLO EL TIEMPO

SÓLO EL TIEMPO 1

Cerrás la puerta y abrís el corazón.

 

Sabés que en la soledad

podés llorar.

 

Ponés esa canción que nunca olvidaste

y que vuelve una y otra vez

y es parte ya,

no del repertorio musical del que te jactás,

sino de tu sangre.

 

Y llorás y llorás

como árbol que se deshoja.

 

Y no sabés si estás triste

o maravillado

por tanta belleza

o por los recuerdos.

 

Y en la distancia impuesta,

que sólo el tiempo sabe de verdad como imponer,

mirás los puntitos que se mueven

dentro de tu cabeza

y que son efectivamente vos

y los demás,

corriendo en la lejana

niñez perdida.

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

En la fotografía: Carlos Romero Cárcamo (de sombrero), al extremo derecho Wilfredo Escobar  y, al centro, yo.

***

GRACIAS

Óscar P. L

Gracias, dolor,

por obligarme a mirar por túneles impensables.

 

Fuiste implacable con tu garra.

La piedad nunca fue tu virtud.

 

Desataste una hoguera

en la fibra más sensible de mis venas

e, inflexible,

me pusiste en la encrucijada

de hundirme

o fortalecerme.

 

Gracias

por enseñarme que el amor

no era lo que imaginaba. Continue reading “GRACIAS”

PROFUNDAMENTE

PROFUNDAMENTE. Óscar Perdomo León

María vio en el horizonte
el sol rojo
que se hundía.

Observó
cómo la luna
se ocultaba
tras las nubes.

María sufrió en silencio
el repudio de su amante:
la indicación
de que el amor
era una cosa rara de encontrar. Continue reading “PROFUNDAMENTE”

LA MENTIRA

OPL

La mentira

es un veneno

que te inyectan por la espalda.

 

Es una sonrisa falsa

que te muerde

en la oscuridad.

 

Es la burla grotesca

que se disfraza de amor.

 

Es la sombra que no produce

clorofila. Continue reading “LA MENTIRA”

SERÉ. Un poema de Lily Méndez

IMG_20160319_221816351

Está semana he querido dedicar el espacio de mi blog para la poeta salvadoreña Lily Méndez (1989).

***

SERÉ

Deja de caer la lluvia esta noche,
sopla un viento delicado por las hojas
de arboles plantados en vacío,
llena de espanto se espanta la noche,
luna de plata que ilumina las casitas de barro,
llenas de miedo, de sombras… Continue reading “SERÉ. Un poema de Lily Méndez”

HELIOS

SOL IMG_8191

Esa estrella gigante,

llena de vida y energía,

nos da la ocasión

cada mañana,

de perdonar y olvidar a quien nos hiere,

de escuchar la más bella música

o de hacer un favor a alguien…

Nos da el poder

de mirar con ojos profundos

nuestros propios defectos.

 

.

Para los Mayas

y otros pueblos antiguos,

esta luz tibia que viene de muy lejos

fue un dios:

Horus, Utu, Helios, Inti,

Xué, Tonatiuh, Magec…

.

Era el sol

la germinación de la existencia,

el padre de todo ser vivo. Continue reading “HELIOS”

ARENA DE MAR

Arena IMG_8122

Es una casa de animalitos marinos

y es el destino de mis sueños piratas.

Su inmensidad es abrumadora

y sin embargo,

esta arena que no supera

a los miles de millones de estrellas

del universo,

colma mis ansias

de turista desvelado,

que acude al mar

como en busca de una respuesta.

Arena IMG_8120

Arena salada,

dispersa y viajera,

infinita para mis ojos

provincianos,

entendé que la gran ciudad de estrellas

en el cielo

mira con alucinantes ojos

nuestros pasos.

 

Ellas,

las estrellas,

entienden nuestra

pequeñez. Continue reading “ARENA DE MAR”

LA LUNA LO SABE TODO

 

LUNA, Óscar Perdomo León IMG_8446 - copia

Al principio parece inalcanzable

en sus caminos oscuros;

pero poco a poco ella,

la luna pálida,

se acerca a nuestros ojos

y cruza instantáneamente

nuestros corazones.

 

 

La luna es un misterio

que lentamente se ha ido develando;

y sin embargo, el enigma de su belleza

aún está oculto.

LUNA, Óscar Perdomo León IMG_8448 - copia

La luna es una mujer que vibra con la danza del vientre,

es una mirada que te quiebra el orgullo,

es una música que no sabés

por qué es tan sublime

y te hace llorar. Continue reading “LA LUNA LO SABE TODO”

PESCADORES

La Costa del sol, El Salvador IMG_7928

Danzan en lo profundo los peces,

sin saber que seres extraños los buscan con ahínco.

No temen

porque no saben que son mortales.

Sólo viven

sinceros e ingenuos

el momento marino. Continue reading “PESCADORES”

PALCO PRIVILEGIADO

Collage L y B

Sentado en un rincón de la vida,

en un lujoso palco privilegiado,

acompañado por el silencio, la mirada crítica

y el corazón abierto al universo,

miré a mi familia, a los amigos y a los amores

pasar,

como en un desfile cristalino.

¡Cuánto me regocijé! Continue reading “PALCO PRIVILEGIADO”

UN ABRAZO PROLONGADO

Un abrazo prolongado

Un abrazo limpio y largo,

pudo darte más amor

que mil palabras.

 

No necesitabas escuchar

el término amistad,

si quien te hablaba

tenía la voz reposada

sobre el manto de la claridad.

 

Un adiós no duele tanto,

si hay aceptación

guardada

en el bosque azul de la sinceridad.

 

En una mirada verde y transparente

contemplaste la belleza del pasado,

las calles llenas de flores

que te llevaban directo

a este corazón

que alguna vez amaste. Continue reading “UN ABRAZO PROLONGADO”

UNO DE LOS DOS

 

O.P.L. autorretrato 1

Todo lo echamos a perder.

Dejamos que la hierba buena se secara

y que la veranera se ahogara

en su propia aridez.

 

Yo veía  impasible crecer

las telarañas en tu corazón

y vos mirabas

indiferente

como el pavimento de mi cabeza

se llenaba de una polvareda

rancia.

 

Ninguno de los dos

luchó con ganas

por quitar la maleza venenosa.

 

Y entonces

sobrevino lo indeseable… Continue reading “UNO DE LOS DOS”

YA NO ME ASUSTA LA OSCURIDAD

1447617870597[1]

Escuchar la lluvia,

sentir su rumor constante,

percibir su humedad como algo muy cercano,

como algo demasiado adyacente

a mis labios

y a mis huesos…

 

Y al abrir los ojos,

saber con certeza que esa lluvia

no es más que un susurro

atormentado

en las paredes

de mi pecho.

 

Entender que la oscuridad

ya no me asusta,

porque yo mismo

me he convertido

en noche

tensa y desplegada.

 

Es que ya soy

penumbra que transita las habitaciones

vacías,

soy la sombra tenebrosa que,

ciega y amputada,

deambula disipada,

en la madrugada más fría. Continue reading “YA NO ME ASUSTA LA OSCURIDAD”

UN PÁJARO

Collage UN PÁJARO

Él sintió que los años

se habían ido en un respiro.

.

¡Tantos cosas,

tantos pequeños detalles!

.

Se dio cuenta que había perdido

los ojos más bellos, pero también los más crueles;

los labios más dulces, pero también los más ficticios;

el diamante inverosímil,

la joya más preciosa.

.

(Así son las diosas:

altivas y celosas,

bondadosas y sanguinarias,

llenas de amor,

pero también de rencores,

sin piedad

desde la médula…)

.

Y miró él

otra vez los años idos.

Todas las risas, los abrazos, las tiernas miradas, la lujuria compartida…

Todos esos años arrancados de un tirón y lanzados al olvido.

Todo el dolor cubriendo la alegría como una penumbra mordaz y terrible.

.

Un eco sonaba en su cabeza:

«Los años idos, los años idos…»

.

De pronto un pájaro cantó en la lejanía

y algo despertó dentro de sí

como una secular

epifanía.

.

Los años habían pasado, sí, pero comprendió que la vida

aún latía,

débil y golpeada, es cierto,

pero aún hervía,

con una ferocidad

y una nobleza

admirables,

en lo más recóndito

(y brillante)

del corazón.

.

Aspiró profundo,

levantó la mirada

y el horizonte

se abrió

prodigioso.

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Fotografías cortesía de H. H. B.

***