YA EMPEZAMOS A RODAR EL CORTOMETRAJE “SOLEDAD”

Érika maquillando a Stefany Escobar.

“Ya empezamos a rodar” suena muy grande: no hay gran presupuesto, no hay grandes luces, ni poses de divas, ni grandes cámaras. En realidad hemos empezado a filmar con una diminuta cámara handycam el vídeo que será nuestro próximo cortometraje. Aclaro que todo esto lo hacemos como aficionados y no como profesionales del cine, que no lo somos. Sin embargo, no nos sentimos, ni Érika ni yo, disminuidos por eso. Al contrario, las dificultades que enfrentamos son un reto para tratar de mejorar y aprender. Sabemos que tenemos lo esencial: un guión, los actores, la confianza en nosotros mismos y un entusiasmo a prueba de tormentas y desiertos.

Érika y yo sólo somos un par de médicos enamorados del cine, de su lenguaje, de su magia…

Y juntos, estamos co-dirigiendo y encargándonos, asimismo, de mil cosas más.

Rodando en Nuevo Edén de San Juan, San Miguel.

Los actores principales son Stefany Escobar y Ricardo Flores.

Este cortometraje, cuyo nombre será SOLEDAD, es muy especial para Érika y para mí. Desde que hicimos Una mirada rebelde (con el dispositivo de vídeo de un teléfono celular), pasando por Panchimalco y su iglesia Panchimalco y su iglesia, entre otros, hasta Rodolfo Góchez, escuchando al poeta, sólo hemos realizado documentales; pero esta vez, este guión es el primero de ficción que hemos escrito juntos.

Como aficionados al cine y al vídeo, disfrutamos mucho este juego de la búsqueda de locaciones, la dirección de actores y la edición, por mencionar algunas de las actividades relacionadas con la realización de un corto. Planificamos, pensamos, nos inventamos nuevas escenas, nos mantenemos en fin activos y creativos, nos sentimos con la vida a flor de piel.

Érika maquillando a Ricardo.

Además la música original que llevará este trabajo, y que es muy sencilla, por cierto, ya la he compuesto y sólo falta retocar algunos pequeños detalles de la grabación.

También ya se realizó la sesión de grabación de la voz en off de “Soledad”, interpretada por Stefany.

Stefany, guión en mano, grabando la voz en off. (Me gusta su camiseta de los Cuatro Fabulosos de Liverpool).

Esperamos relativamente pronto mostrarles en este mismo blog o en LA ESQUINA DE ÉRIKA Y ÓSCAR el resultado final de este cortometraje para compartir ideas y emociones, ya sean positivas o negativas, que puedan surgir de él.

Los dejo, para finalizar, con un avance del cortometraje SOLEDAD.

Texto:

Óscar Perdomo León

Fotografías:

Mariana Soledad Guardado Valencia

Érika Valencia-Perdomo

Este avance fue publicado originalmente en LA CINERATA .

EL MARAVILLOSO MUNDO DEL ROSALES. Exposición fotográfica de Mauro Arias.

Pacientes con insuficiencia renal, esperando su turno para someterse a la diálisis peritoneal.

Este fin de semana que pasó fui al Museo Tecleño (Santa Tecla) y me encontré con varias exposiciones interesantes; pero hubo una que me impacto mucho: “El maravilloso mundo del Rosales”,  fotografías tomadas por Mauro Arias.

Lo primero que debo aclarar es que las fotografías que presento aquí son fotos que yo tomé a las fotos de la exposición, he allí la explicación de que su nitidez no sea tan buena y que haya algunos errores de iluminación en ellas.

El Rosales es el principal hospital de El Salvador, por ser uno de los máximos centros en recibir referencias desde todo el país, ya que cuenta con las especialidades de Medicina Interna, Cirugía y muchas de las sub-especialidades que de ellas se derivan.

Mesita  que sirve para poner medicamentos.

Al inicio de la exposición hay una lámina que textualmente dice: “Los número hablan por sí solos: 4,200 cirugías, 5,800 emergencias, y casi 30,000 consultas al año, convierten al hospital Rosales en el más importante de El Salvador. E igual de importantes son las carencias, deficiencias u obstáculos que enfrentan usuarios y personal del centro capitalino.”

Estas imágenes del hospital Rosales no me son del todo extrañas, pues durante mis años de estudiante de Medicina conocí los pasillos principales, los Servicios de Medicina, Cirugía, Ortopedia, Urología, etc. y casi cada rincón de ese nosocomio.

o

Pacientes mientras esperan consulta, descansan sentadas en unas cajas que contienen sueros.

Una colchoneta vieja y rota sirve de almohada para este carrito.

Silla de ruedas “reparada”.

¿Tienen ustedes alguna sugerencia para el Ministerio de Salud?

Texto:

Óscar Perdomo León

Artículos relacionados:
EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA EN EL MUSEO TECLEÑO. Fotorreportaje.
PERIODISMO Y FOTOGRAFÍA EN EL TEATRO. Tres fotógrafos en el Centro Español de San Salvador.

CESÁREA, fotorreportaje.

“Una imagen habla más que mil palabras”. Se trata de una cesárea realizada, en el año 2005, porque la paciente tenía dos cesáreas previas y además porque solicitaba ser esterilizada (lo cual era muy recomendable). Este fotorreportaje fue realizado gracias a las excelentes fotografías tomadas por el Licenciado Renato Flores, anestesista. Yo sólo tomé las dos primeras que aparecen aquí.

Anestesia raquídea

Aplicando jabón yodado para matar las bacterias que se encuentren sobre la piel de la paciente.


Una operación quirúrgica básica como la cesárea necesita del trabajo coordinado entre una enfermera instrumentista (que es quien pasa el bisturí y todos los demás instrumentos quirúrgicos al cirujano), una enfermera circular (que se encarga de pasar torundas, hilos para sutura, etc. y de escribir notas sobre todo lo que ocurre en Sala de Operaciones), un anestesista, un auxiliar de la limpieza, un médico o enfermera que dará los primeros cuidados al recién nacido, un médico ayudante y un médico responsable de realizar la operación en sí y de tomar el mando de la Sala de Operaciones.

Operación cesárea: La operación cesárea o parto por cesárea se define como el parto del feto a través de incisiones de la pared abdominal (laparotomía) y de la pared uterina (histerotomía). Esta definición no incluye la extracción del feto desde la cavidad uterina en caso de rotura del útero o de embarazo abdominal.”

Definición tomada de la Obstetricia de Williams

Al abrir la cavidad abdominal puede observarse el útero, de color rosado.

Una vez abierto el útero se introduce la mano y se retira la valva (instrumento metálico que aquí se ve manchado de sangre), buscando la cabeza del bebé.

Se aspira de la boca y la nariz el líquido amniótico, lo antes posible. Continue reading “CESÁREA, fotorreportaje.”

GUACOTECTI. Fotorreportaje. El fútbol como terapia.

Hace un par de días mi esposa Érika y yo fuimos a un pequeño pueblo del departamento de Cabañas, conocido como Guacotecti. Nos gustó el ambiente tranquilo del lugar. Sus habitantes no corren de un lado para otro, como los de San Salvador; aquí en Guacotecti, por el contrario, los habitantes de se sientan y se toman su tiempo.

Guacotecti es visitado frecuentemente por los habitantes de Sensuntepeque debido al sabor de sus ricas pupusas; aunque también hay un par de lugares más en donde también se venden otro tipo de comidas, como burritos, tacos o hamburguesas.

Nos agradó mucho darnos cuenta que en el parque los jóvenes habían improvisado una cancha de fútbol y un árbitro se encargaba que el juego siguiera las reglas universales de dicho deporte.

Esto que voy a decir no es nada nuevo, pero parece ser que nuestros políticos no lo han entendido: el fútbol puede ser un preventivo de la violencia. Si los jóvenes se mantienen ocupados en cosas positivas, crecerán como hombres positivos y no como criminales. Por supuesto que el origen de la violencia en El Salvador es multifactorial, pero si hubiese más canchas y más apoyo para los jóvenes en la cuestión del deporte, estoy seguro que la violencia disminuiría.

El factor de los jóvenes con familias destruidas o disfuncionales, o el factor de la opresión económica y de la diáspora de los pobres hacia los Estados Unidos y hacia otros países, son temas muy profundos, de los cuales se puede hablar en otro momento.

Pero ver la emoción y la entrega de los jugadores es algo muy motivador.

Siempre he creído que el fútbol y otros deportes le dan una libertad a los seres humanos que vale la pena tener. Los hombres corriendo detrás de una pelota se sienten niños otra vez.

Las personas acuden a ver a los jugadores.

Se sientan en las bancas o en las orillas de los árboles.

 

Y cuando el sol se oculta tras los árboles, las personas se van retirando con lentitud hacia sus casas.

 


Texto y fotografías:
Óscar Perdomo León

CESÁREA, fotorreportaje.

“Una imagen habla más que mil palabras”. Se trata de una cesárea realizada, en el año 2005, porque la paciente tenía dos cesáreas previas y además porque solicitaba ser esterilizada (lo cual era muy recomendable).

Este fotorreportaje fue realizado gracias a las excelentes fotografías tomadas por el Licenciado Renato Flores, anestesista. Yo sólo tomé las dos primeras que aparecen aquí.

Anestesia raquídea
Aplicando jabón yodado para matar las bacterias que se encuentren sobre la piel de la paciente.

Una operación quirúrgica básica como la cesárea necesita del trabajo coordinado entre una enfermera instrumentista (que es quien pasa el bisturí y todos los demás instrumentos quirúrgicos al cirujano), una enfermera circular (que se encarga de pasar torundas, hilos para sutura, etc. y de escribir notas sobre todo lo que ocurre en Sala de Operaciones), un anestesista, un auxiliar de la limpieza, un médico o enfermera que dará los primeros cuidados al recién nacido, un médico ayudante y un médico responsable de realizar la operación en sí y de tomar el mando de la Sala de Operaciones.

Operación cesárea: La operación cesárea o parto por cesárea se define como el parto del feto a través de incisiones de la pared abdominal (laparotomía) y de la pared uterina (histerotomía). Esta definición no incluye la extracción del feto desde la cavidad uterina en caso de rotura del útero o de embarazo abdominal.”

Definición tomada de la Obstetricia de Williams
Al abrir la cavidad abdominal puede observarse el útero, de color rosado.

Una vez abierto el útero se introduce la mano y se retira la valva (instrumento metálico que aquí se ve manchado de sangre), buscando la cabeza del bebé.
Se aspira de la boca y la nariz el líquido amniótico, lo antes posible.


Después de cortar el cordón umbilical el pequeñín se le pasa a la enfermera para que lo seque y le dé los primeros cuidados.

Suturando el útero




Se revisa y se extraen los coágulos
Esterilización: amarrando y cortando ambas trompas de falopio.

Suturando la piel
La satisfacción de un trabajo finalizado
Escribiendo las indicaciones médicas y el reporte operatorio.

Texto:
Óscar Perdomo León
Fotografías:
Renato Flores
Óscar Perdomo León

PEQUEÑOS VISITANTES, parte 3

Ya he escrito y contado antes sobre los variados y pequeños seres que han visitado mi hogar, algunos por un rato y otros que se han quedado a vivir aquí. Pues bien, esta mañana tuve una desafortunada e inesperada visita.

Era una pequeña paloma que volaba erráticamente, chocó contra la segunda planta y cayó al suelo del patio con apariencia de estar muy herida, apenas se movía y cuando me acerqué no intentó huir, como es su instinto natural. Al examinarla se podía ver directamente el cráneo en la zona occipito-parietal izquierda, tenía arrancadas las plumas de esa área. Además parecía estar fracturada del cuello o al menos muy lesionada. Los minutos que estuvo viva los sentí largos porque medio-intentó enderezarse y mover sus alas, pero no pudo porque perdió en el momento el equilibrio y se veía que sufría bastante. Me dio mucha lástima.
Me conmoví mucho al ver la pequeña criatura, porque ahí, ante mis ojos, dio los últimos respiros y falleció. No soló sentí compasión por ella, sino que también impotencia, por no haber podido hacer algo.

Pensé en algunas hipótesis de lo que le pudo haber pasado, las cuales fui descartando una a una hasta quedarme con la siguiente: mientras volaba, la alcanzó una piedra a gran velocidad lanzada por la hondilla de un infante. El golpe fue tan severo que la pobre palomita debió haber perdido todas sus habilidades de navegación aérea y se estrelló contra la pared. Seguidamente sufrió el traumatismo contuso de chocar contra el piso de cemento. En lugar de la piedra también pudo haber sido una bala que la rozó, aturdiéndola, pero sin penetrar su cabeza. Me parece que tal vez ésta última pudo haber sido la más cierta, porque en el lugar en donde vivo hay fiestas patronales con jaripeo y todo eso y alguien pudo haber disparado al aire. Es una posibilidad.

Si fue alguien que quiso matarla para conseguir comida, sé que estas aves tienen muy poca carne, además su cacería se ve más en el campo. Y si fue sólo por maldad o por “deporte”, ¡que insensatez haberle quitado la vida a un pequeño ser que nos alegra con su presencia!


Texto:
Érika Valencia-Perdomo
Óscar Perdomo León

Fotografías:
Óscar Perdomo León

Pueden leer en La ESQUINA de Érika y Óscar, “PEQUEÑOS VISITANTES” y “PEQUEÑOS VISITANTES, parte 2”, siguiendo estos caminos:

PEQUEÑOS VISITANTES
http://laesquinaderikayoscar.blogspot.com/2009/07/pequenos-visitantes.html

PEQUEÑOS VISITANTES, parte 2
http://laesquinaderikayoscar.blogspot.com/2009/08/pequenos-visitantes-parte-2.html

CUATRO ESCULTURAS DE NAPOLEÓN ALBERTO

“Roque fugaz”. El cabello es halado hacia atrás por el viento invisible del tiempo.
En estos primeros días de julio de 2009, se está exhibiendo en el Museo de Antropología de la Universidad Tecnológica, en San Salvador, algunas obras escultóricas del salvadoreño Napoleón Alberto, quien nació en Zacatecoluca en 1915. Bajo el nombre de “La escultura de Napoleón Alberto: Un monumento a la sociedad” me encontré a la vista de sólo cuatro esculturas; aunque me dijeron que tenían planeado presentar otras más, pero que aún no estaba lista la sala temporal y lateral en donde serían exhibidas. Pero las que vi me impresionaron por su contenido social, histórico y de denuncia contra la injusticia.

La primera escultura de la que hablaré -no como crítico por supuesto, sino como simple espectador que disfruta del arte- es la titulada “Roque fugaz”, la cual fue realizada en octubre de 1997; está hecha de madera y hierro, y sus medidas son 0.52 x 1.00 x 1.16 m. En la vista lateral se ve a Roque Dalton pasando efímeramente por la vida, como un cometa, como un rayo veloz; pero no en vano, ya que se encuentra empotrado sobre su legado, su novela, sus libros de poesía, sus monografías, etc. Un bello homenaje al escritor asesinado en 1975.
“Historias prohibidas del pulgarcito” es un de los libros de la escultura
que sostienen la cabeza y el cuerpo de cometa de Dalton

Vista frontal de “Roque fugaz”

Vista dorsal

 

La segunda escultura también nos conduce, como la primera, a través de otras personalidades históricas de nuestro país. Se titula “Trilogía jesuita” y fue realizada en noviembre de 1990, justo un año después que la Fuerza Armada salvadoreña asesinara a los religiosos y catedráticos en las instalaciones de la Universidad Centroamericana, UCA.

Está hecha de piedra natural y de madera de cedro, con un tamaño de 0.53 x 0.49 x 0.53 m. Esta escultura presenta tres rostros, a manera de triángulo: los sacerdotes mártires Ignacio Martín Baró, Ignacio Ellacuría y Segundo Montes.

La tercera escultura es realmente conmovedora; nos arroja en el rostro la injusticia de la pobreza y del trabajo infantil. Se llama “Lustrador” y personifica a un niño dormido, seguramente en la calle, sobre su caja de lustrabotas; la visera de su cachucha al revés, sus pies descalzos. Una realidad desgarradora.

Fue terminada en mayo de 1963 y mide 0.96 x 0.36 x 0.52 m. Está hecha de madera de cedro.

Detalle del rostro y las manos
Y la cuarta y última lleva por nombre “Dragón” y data de noviembre de 1993. El legendario monstruo mitológico revive con su bestialidad e ira, para pisotear las leyes salvadoreñas. La balanza de la justicia ha sido quebrantada.

Detalle de uno de sus pies

Fue hecha en noviembre de 1993. Es de madera de cedro; pero tiene encajados otro tipo de materiales, como los dientes que son huesos de res y en los ojos tiene unas incrustaciones plásticas brillantes. A sus pies tiene unos platos de metal que representan a la balanza de la justicia.
En el lomo tiene incrustadas balas reales calibre 7.62 en canana

“¿De donde saldrá el martillo verdugo de esta cadena?
Que salga del corazón de los hombres jornaleros,
que antes de ser hombres son y han sido niños yunteros.” (1)
Pero la bestia es atacada por la mano de quienes luchan contra las injusticias. La cuma o machete, instrumento de trabajo de muchos pobres de El Salvador, está clavado violentamente, en defensa propia, en el cuello del animal que se retuerce.

Texto y fotografías:
Óscar Perdomo León

(1) Fragmento de “El niño yuntero”, poema de Miguel Hernández.

DON QUIJOTE DE LA MANCHA

Miguel de Cervantes Saavedra creó una novela que hoy en día, más que ser española, es una obra universal, conocida en innumerables rincones del mundo y traducida a muchísimos idiomas: Don Quijote de la Mancha. La obra ha influenciado no sólo a muchos escritores, sino a otros artistas, como pintores, músicos y escultores. He ahí el punto de lo que escribo hoy

Don Quijote de la Mancha y Sancho Panza

En un lugar de Atiquizaya de cuyo nombre sí quiero acordarme… nació en el siglo XX un escultor original, conocido como “El Chato Melara”, que trabajó un material que todos desechaban: la chatarra de vehículos.
El rostro de Don Quijote

Atiquizaya es una ciudad que pertenece al departamento de Ahuachapán, en el occidente de El Salvador y el atiquizayense del que les hablo tuvo la dedicación y la pasión de crear y recrear a través de sus esculturas, numerosos temas; pero ninguno más universal que Don Quijote de la Mancha.
Vista lateral de Don Quijote

Otra versión de Don Quijote

En mayo de 2006 se montó una exposición al aire libre en el Museo Nacional de Antropología “Dr. David J. Guzmán”, de San Salvador, con las esculturas hechas de chatarra del interesante y ya fallecido escultor atiquizayense.

Sancho Panza

Llama la atención en las esculturas del Chato Melara su creatividad, su búsqueda y hallazgo de la pieza adecuada para convertirla en rostro, en mano o en lo que se necesite. Sus figuras son una maravilla de ver.

Sea este un pequeño homenaje para el recordado “Chato Melara”.



Para fabricar a Rocinante utilizó, en parte, una llanta vieja.

Texto y fotografías: Óscar Perdomo León

Última fotografía: Roberto Carlos Cruz Perdomo