MI LINDA BEATRIZ

FB_IMG_1569903403058

Esta fotografía, en donde estoy con mi hija Beatriz, es una de mis favoritas. Aquí ella era una pequeña niña, pero recuerdo que siempre fue muy adelantada intelectualmente para su edad.

Todos tendremos un final algún día. Y Beatriz Andrea Perdomo Pacas se nos ha ido prematuramente a la edad de 20 años. ¡Se me murió mi niña!

Durante su vida nos hizo muy felices con su amor, su sagacidad, sus charlas inteligentes, y sus ocurrencias inesperadas y graciosas.♥️

Acepto su partida inevitable, irreversible, pero -¡puta mierda!- cómo duele esto.

Alguien dijo por ahí que no existe el infierno y estoy de acuerdo con esa persona, no existe ni el cielo ni el infierno. Pero este dolor que tengo en mi corazón y en mi mente es verdaderamente un infierno.

Bea querida:
Me consuela saber que ya no estás sufriendo. Siempre estarás en mi corazón y en mis recuerdos, hija linda.

Óscar Perdomo León

BILLETES CON UN VALOR EXTRA

Copia de Laura y Beatriz Suchitoto 18 y 19 junio 2007 052

Las cosas materiales del mundo tienen su valor práctico. Y por eso o por codicia, uno se apega mucho a veces a esas cosas. Y el dinero, que es tan útil, puede también llegar a ser nuestra perdición.

Pero de lo que realmente quiero hablar aquí no es de la codicia, sino de un sentimiento más bello, un sentir que es, de hecho, todo lo opuesto.

Dos anécdotas.

1-Hace muchos años yo había salido a caminar con mis hijas Laura y Beatriz. Hablábamos de muchas cosas. Y en medio de la plática yo dije, casi pensando en voz alta, que me faltaba todavía un poco de dinero para comprar algo. Y mi hija Beatriz, que tendría para ese entonces unos 5 ó 6 años de edad, abrió su carterita de juguete y me dijo: Sigue leyendo “BILLETES CON UN VALOR EXTRA”

HÉROES ANÓNIMOS

Riñón

En el mundo hay muchas personas que viven luchando cada día, cada minuto, con una enfermedad crónica. Los otros, los que viven en general sanos, no entienden en profundidad lo que significa levantarse cada mañana para emprender una batalla contra la muerte. Las personas que padecen de una enfermedad crónica, como la Insuficiencia Renal, sí lo saben; estas personas tan valientes, que viven sus vidas con alegría, son personas que nos inspiran, que nos trasmiten sus buenas vibras, que nos dan fuerza para seguir adelante. Estas personas son verdaderos héroes anónimos.

A mi hija Beatriz se le realizó este fin de semana un trasplante de riñón. Ayer por la mañana desayunó dieta líquida y estaba con muy buen estado de ánimo. Mi hija no se rindió nunca. Mi hija es una heroína.

Gloria, la mamá de Beatriz (y ex esposa mía) fue sometida a una operación que ella no necesitaba; pero fue intervenida voluntariamente porque su amor de madre es grande y por eso le regaló uno de sus riñones a Beatriz. Gloria le ha dado la vida a Beatriz por segunda vez. Ese sacrificio, en vida, no lo hace cualquiera. Se sometió a un riesgo quirúrgico por su hija. Ella también es una heroína.

Lo anterior que he escrito es breve y se lee fácil, pero el camino que madre e hija recorrieron para llegar al día de la operación fue largo y tortuoso.

Esta semana quiero dedicar mi admiración y mi blog a estos dos grandes seres humanos del sexo femenino, a estas dos heroínas que ahora están unidas por un amor infinito, y por un grandioso y maravilloso riñón.

Escrito por

Óscar Perdomo León