LOS OLVIDADOS. Una película de Luis Buñuel.


Sí, otra vez, el blanco y el negro: maravillosa combinación de grises que le dan una fuerza extraña y mágica a las historias.

Esta película, “Los olvidados”, es una clásica, una de esas que uno tiene que mirar o no ha visto nada. Salió a la luz en 1950, dirigida por Luis Buñuel, y a través del tiempo ha sido considerada por los críticos de cine como una de las mejores películas de todo el mundo.

La cinta narra un ambiente de pobreza y violencia, en donde los niños y los jóvenes van halando el hilo conductor de la historia. Nos remite a un pasado tan lejano y aun así tan cercano al mismo tiempo a nuestra realidad latinoamericana. Lo que nos cuenta la película, se repite una y otra vez en nuestros países. La lucha de los jóvenes por hacerse sentir, sin importar que ello conlleve actos delictivos; la lucha de los adultos por conseguir un poco de dinero para sobrevivir, olvidando darles atención y amor a sus hijos: esa es la esencia de esta película.

Pedro (Alfonso Mejía) y el Jaiba (Roberto Cobo) son los dos personajes principales. Pedro, siendo aún un niño, carece del amor de su familia y lo busca en la calle. El Jaiba, que acaba de escaparse de una correccional, es el líder nato, pero también el más apegado a los vicios criminales.

Pero eso no quiere decir que los adultos no tengan gran influencia en la historia. Otros dos personajes importantes son don Carmelo, el ciego (Manuel Inclán) y la madre de Pedro (Stella Inda). Ambos, cada quien en su propio mundo, encarnan la pobreza. La madre de Pedro, viviendo en una pequeña casa, en un hacinamiento que promueve la violencia, pasa todo el tiempo preocupada por conseguir el sustento diario de sus hijos; don Carmelo, por su lado, viviendo en un cuartucho, se la pasa guardando y acumulando mezquinamente unos pocos pesos.

Los personajes actúan principalmente movidos por las emociones, por las bajas pasiones, el deseo de venganza, etc. Pero en su actuar no hay nada superficial ni fingido, todo es intenso y salido primitivamente con naturalidad de sus corazones.

El español Luis Buñuel, que había llegado exiliado a México, traía una influencia surrealista y un talento muy grande. Por eso una de las partes más impresionantes del largometraje, y que es una de las que más me gusta a mí, es una escena onírica,  tratada con cámara lenta y sobre-posición de imágenes, en donde Pedro recibe de su madre un trozo de carne, cruda, y el Jaibo se la arrebata.

Los invito a que, a la menor oportunidad que tengan, miren “Los olvidados”. El final trágico, duro, justiciero, no los va a decepcionar.

No puedo terminar sin dejar de mencionar que el director de fotografía de esta película fue Gabriel Figueroa.

Pueden ver “Los olvidados” en YouTube, repartida en ocho fragmentos.

LOS OLVIDADOS

Texto:

Óscar Perdomo León

Esta reseña fue publicada originalmente en LA CINERATA.

3 thoughts on “LOS OLVIDADOS. Una película de Luis Buñuel.

  1. maajumo 21 julio, 2013 / 6:00 am

    Le recomiendo Perro Andaluz una pelicula onírica y surrealista de Bunuel y Salvador Dali,que fueron grandes amigos, posteriormente enemigos.

    Me gusta

    • Óscar Perdomo León 21 julio, 2013 / 6:32 am

      Gracias, Maajumo, por su recomendación. Esa película la vi hace años y es realmente alucinante.

      Gracias por su comentario y por visitar mi blog.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s