NOVELISTAS ESTADOUNIDENSES MODERNOS. Ernest Hemingway. Cuarta y última parte.


Ernest Hemingway

Como ya  lo había escrito en las entregas anteriores, lo que he estado presentando aquí en NOVELISTAS ESTADOUNIDENSES MODERNOS, no es mi opinión, sino una reseña de cada uno de los cuatro ensayos referidos a cuatro grandes escritores estadounidenses.

Óscar Perdomo León.

4- ERNEST HEMINGWAY. Ensayo escrito por Philip Young.

Durante su vida Ernest Hemingway fue probablemente el escritor más famoso de los Estados Unidos. Su estilo, el particular tipo de héroe en sus novelas, sus actitudes y sus modales han sido ampliamente reconocidos. Esto es cierto no sólo en el mundo angloparlante, sino donde quiera que se lean abundantemente libros. Y puede ser que ningún otro novelista haya tenido una influencia igual en el lenguaje de la ficción moderna.

Hemingway tuvo también una extraordinaria reputación como un interesante ser humano. Durante 30 años sus aventuras fueron constantemente reportadas en periódicos  y revistas. Pero por largo tiempo ni él ni su obra fueron bien entendidos, y a pesar del crecimiento en el entendimiento durante los últimos diez años*, todavía no es entendido como podría ser.

Nunca hay una llave sencilla para el entendimiento de un escritor; pero en el caso de Hemingway hay algo que luce casi como una llave y que no puede escapar a ningún lector pensante e informado. Y ésta yace curiosamente  esperando en la primera historia de su primer libro de cuentos, el más importante libro suyo de cualquier tipo.

El libro, “En nuestro tiempo”, apareció en 1925. Muy probablemente el autor se inspiró para el título de la bien conocida frase de una oración cristiana: “Danos la paz en nuestro tiempo.” Lo más notable cosa de este libro es que no hay paz en ninguna de todas las historias. La siguiente cosa extraordinaria acerca de estas historias es que la mitad de ellas están dedicadas al desigual pero cuidadoso desarrollo de un personaje de la más grande importancia, y aun así largamente ignorado. A la primera vista no estaba claro para los lectores que ese personaje fuera la figura central en las historias en las cuales aparece. Lo vemos como un niño y luego como un joven hombre llamado Nick Adams. Las historias están arregladas de modo que lo que en ellas pasa, primero se dan durante la niñez de Nick y luego durante su juventud temprana. Además estas historias están íntimamente relacionadas entre sí. Considerado de este modo, el libro es casi una novela, ya que algunas de las historias no pueden ser bien entendidas sin la idea central de la primera historia.

La más importante e interesante de esta historias es la primera de ellas, “Campamento indio”. Revela con gran fuerza lo que el autor estaba pensando en 35 años de carrera como escritor. Nos cuenta acerca del doctor Adams, el padre de Nick, quien ayuda a una mujer india durante el parto. El doctor debe operar a la mujer, pero sólo tiene una pequeña navaja de bolsillo y ninguna droga para aliviar el dolor. El esposo de la mujer, quien está enfermo e incapaz de levantarse, se encuentra acostado en otra cama. Nick, un niño pequeño, sujeta una palangana para su padre. Cuatro hombres sostienen fuertemente a la mujer, hasta que el bebé nace. Una vez finalizado el parto, el doctor mira al esposo que está en la otra cama y se da cuenta que el esposo, que había estado escuchando los gritos de su esposa durante dos días, se ha cortado el cuello con una navaja.

Una cuidadosa lectura de esta historia muestra que Hemingway no está primariamente interesado en estos horrorosos eventos. Él está interesado en los efectos de éstos sobre el pequeño niño que los ha presenciado. Al principio los eventos no parecen tener ningún gran efecto sobre el niño. Pero son importantes, porque mucho más tarde el niño se convierte en un joven muy nervioso. Hemingway nos está diciendo la primera razón de la nerviosidad de Nick.

La historia nos ha proveído un notable entendimiento de la naturaleza del trabajo de Hemingway. Pero la historia tiene también una conclusión importante. El niño le pregunta al padre por qué el hombre se había suicidado. El padre le responde que no lo sabe, y que quizás el hombre ya no pudo soportar más la vida. Luego el niño le pregunta si muchos hombres se suicidan. El padre le responde: “No muchos, Nick.” Sentado en el bote con su padre remando, el niño “siente una seguridad de que él nunca moriría.”

Discutiendo la vida de un escritor, uno no puede evadir mencionar que los dos hombres reales de donde se tomaron estos dos personajes, el padre y el hijo, fueron tomados y conducidos a la destrucción de sí mismos. El doctor Clarence Edmonds Hemingway, el modelo para el doctor Adams, mientras se encontraba enfermo, se suicidó con una vieja escopeta en 1928. El hijo, Ernest hemingway, el modelo para Nick Adams, se disparó a sí mismo con una escopeta de cacería en 1961.

Muchos de los eventos clave en la vida del héroe, Nick Adams, están fuertemente ligados a la vida de Hemingway. Su atención estaba muy a menudo tirada a la violencia y a la muerte violenta.

Las siguientes seis historias de “En nuestro tiempo” concernientes a Nick Adams no son tan violentas como “Campamento indio”; pero cada una de ellas es desagradable y perturbadora.

Fidel Castro y Ernest Heminway.

“El viejo y el mar”  (1952) es quizás su más famosa novela. En ella, Santiago, un viejo pescador cubano, es su principal personaje. La historia va de esta manera. Después de 84 días sin atrapar ni un tan solo pez, Santiago se aventura solo muchas millas de la orilla y consigue atrapar un gran pez. Por dos días y dos noches, el viejo es arrastrado por el pez cada vez más y más lejos.  Finalmente mata al pez y lo ata a su bote. Casi al momento, grandes y peligrosos peces empiezan a destrozar y comerse con sus grandes dientes su presa. Él logra matarlos aunque tiene sólo un pedazo de madera para pelear contra ellos. Pero antes, ellos se comen todo el pez, excepto su esqueleto. Medio muerto de cansancio, Santiago regresa a su casa con lo que queda del pez, se acuesta en su cama, se duerme y sueña con otros días. Lo más importante sobre él es que se comporta perfecta y honorablemente, con gran resistencia y coraje, a pesar de la gran pérdida del pez gigante que había capturado. 

La cosa que aleja a “El viejo y el mar” de la grandeza es la sensación que uno tiene que el autor está imitando el estilo que él mismo creó y que lo hizo famoso. Pero hay más que suficiente significado en el libro para balancear esta objeción. Como siempre, el héroe clave, en este caso Santiago, tiene un mensaje. Es básicamente que mientras un hombre puede envejecer y no tener nada, sino mala suerte, pero él puede todavía desafiar, obedecer las reglas, continuar aun cuando sea golpeado y, por lo tanto, por la manera en que asume esta pérdida, el puede ganar su victoria.

En otro nivel la historia puede ser leída como una historia simbólica de la lucha misma del autor, su determinación, su desarrollo literario y sus cambios. Como Santiago, Hemingway es un maestro que coloca sus anzuelos y lanza sus hilos de pescar con más cuidado y exactitud que sus competidores, pero él no ha tenido buena suerte durante un largo tiempo.. Toda su reputación está en peligro y él se está haciendo viejo. Pero todavía siente que tiene suficiente fuerza. Conoce su negocio. No significa nada que él haya probado su fuerza antes; él debe probarla otra vez y lo hace. Pero después que él ha capturado su presa viene los grandes peces y se la arrebatan, y es algo que ellos tratarán de hacerlo siempre. Sin embargo, él lo capturó, dio una buena batalla, hizo todo lo que pudo, lo cual fue bastante, y al final es se siente feliz.

En el sentido más amplio, sin embargo, la novela es la representación de la vida como una lucha contra las inconquistables fuerzas de la naturaleza, en la cual sólo una victoria parcial se puede conseguir. La novela es algo así como una antigua tragedia griega en la cual vemos la grandeza del héroe mientra cae y falla. Y es una tragedia cristiana también, especialmente por el uso de numerosos símbolos, particularmente de la muerte de Jesucristo en la cruz.

Una mirada a la vida en esta novela representa un extraordinario cambio en su autor. Hemingway parece haber desarrollado un sentimiento de gran respeto por la lucha por la vida y por la hombría. El conocimiento de que un simple hombre es capaz de tener decencia, dignidad y aun heroísmo, características que Santiago posee, y que su batalla puede ser vista en términos heroicos, es en sí misma, es la victoria más grande que Hemingway ganó. Muy parecido a esto es la gran cantidad de cosas que él quiso decir cuando remarcó a alguien, poco tiempo después de publicar su libro, que por lo que había luchado toda su vida, él lo había conseguido finalmente con “El viejo y el mar”.

Ernest Miller Hemingway nació el 21 de julio de 1899 en Oak Park, Illinois, un área de clase media a las orillas de Chicago.  Ganó el Premio Pulitzer en 1953 y el Premio Nobel de Literatura en 1954. Viajó a través del mundo abundantemente. Vivió principalmente entre Florida y Cuba; pero en 1959 se mudó a Idaho, en donde se suicidó el 02 de julio de 1961.

 Reseña y traducción:

Óscar Perdomo León

*El libro de donde fue tomado este ensayo fue publicado en 1973.
Imagen tomada de Google.

Tres vídeos interesantes:

HEMINGWAY DELIRA. Buena Vista Social Club.

Entrevista a Hemingway en Cuba, tras ganar el Premio Nobel.

Ernest Hemingway lived a life complete.

One thought on “NOVELISTAS ESTADOUNIDENSES MODERNOS. Ernest Hemingway. Cuarta y última parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s