LOS DÍAS DE UNIVERSIDAD Y LA REALIDAD


Universidad de El Salvador 2013 18

Los días de universidad fueron días de aprendizaje amplio, no sólo de teoría y práctica de la ciencia, sino también de procesos vitales.

Universidad de El Salvador 2013

Hace unos días, después de tantos años, entré a la universidad y me encontré con edificios nuevos, con jóvenes adolescentes con caras como la que yo tenía hace tantos años. Caminé alrededor de varias facultades y las memorias me llenaron.

Universidad de El Salvador 2013 10

Recuerdo que en esos días hablaba mucho con un amigo sobre las teorías sociológicas y económicas, sobre religión y sobre la guerra civil salvadoreña. Aunque estudiábamos Medicina, los temas de la realidad nacional y del mundo nos interesaban mucho.

Universidad de El Salvador 2013 9

En los días de universidad aprendí muchas cosas, especialmente a mirar con otros ojos el mundo.

También los días de universidad fueron días de confusión: el país todavía estaba en guerra y los estudiantes no eran muy bien vistos por el régimen.

Universidad de El Salvador 2013 16

La primera vez que participé en una manifestación callejera, organizada por la universidad, en la que se exigía al gobierno más presupuesto, las emociones que sentí fueron diversas. Sentí temor, pero también solidaridad hacia mis compañeros… La sensación de estar participando en una lucha justa y sentir un aire de coraje me hicieron crecer un poco.  Y el hecho de saber que esas marchas eran en última instancia organizadas por la guerrilla, me hacía sentir bien, porque yo creía sinceramente que la lucha de la izquierda era una lucha por la justicia. (Lo único que no me gustaba era que algunos participantes mancharan las paredes.)

Muchos quisimos cambiar a nuestro país, desde nuestro ángulo, desde nuestras posibilidades.

Universidad de El Salvador 2013 7

Con el pasar de los años me he dado cuenta que la mayoría de dirigentes de la izquierda de mi país han olvidado la esencia de esa lucha. Ya casi todos se han acomodado al sistema corrupto y de desinterés por mejorar a nuestro país.

En la derecha, y en lo que algunos han dado en llamar el centro, tampoco tengo esperanzas. Ya no hay diferencias de acción entre unos y otros, la única discrepancia entre unos y otros es en las palabras huecas y egoístas que pronuncian cada día.

Y me doy cuenta además que todos en El Salvador, incluyéndome, sin importar la clase social a la que pertenezcamos, o la ideología, tenemos un poco de culpa de cómo va caminando tan mal este país…  Quizás no hemos hecho lo suficiente.

Este es un país en donde no se respetan las leyes y en donde la educación es un asunto al que no se le da la importancia necesaria. Y la educación nos incluye a todos. Y el respeto hacia los demás cada vez va de mal en peor. Este pedacito de Centroamérica parece que va terriblemente a la deriva.

Universidad de El Salvador 2013 8

Siento mucho escribir palabras tan negativas sobre el El Salvador, pero es mi sentir y creo que el de muchos también.

A los ciudadanos comunes tengo que decirles algo. A los políticos ya no tengo nada qué decirles. En ellos no tengo esperanzas. Son un caso perdido.

¿Pero qué podemos hacer las personas comunes?

Lo que podemos hacer es trabajar con honestidad y dar lo mejor de nosotros mismos a los demás, cada uno en su campo y con sus propias herramientas. Aferrarnos cada uno de nosotros al deseo de hacer las cosas buenas.

Texto y fotografías:

Óscar Perdomo León

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s