AMANTE


La siguiente opinión que daré está hecha desde el punto de vista masculino, como es natural, porque soy hombre. Pero esta opinión la podemos perfectamente extrapolar al punto de vista femenino, lo cual les sería muy interesante pensarlo a las mujeres.

Quiero referirme a las amantes. Esas bellas mujeres que con sus hechizos de piel devuelven la vida a los hombres cansados.

Los hombres, comparados a las mujeres en cuanto a las cosas carnales, somos más simples, más primitivos, más instintivos. Y todo esto puede ser una ventaja; pero también puede ser una desventaja. Una ventaja porque nuestra satisfacción está casi garantizada. Una desventaja porque nos cuesta entender la sensualidad y sexualidad femeninas y eso es muy malo. Hay que tener presente y ser humildes para decir y aceptar que la mujeres en las cosas del amor de la piel son más complejas y sabias que los hombres, y no nos queda otra opción más que aprender lo más rápido y mejor posible; afortunadamente el tiempo se encarga de enseñarnos. Porque lo bueno del tiempo es que con la edad los hombres nos vamos haciendo más sofisticados en esas cuestiones. Empezamos a disfrutar con más calma y más conciencia a una mujer desde el momento en que ella nos mira, pasando por una agradable charla, hasta el contacto físico. E incluso llegamos a entender que no siempre el contacto físico es la finalidad. (Ojalá hubiese entendido esto yo cuando aún era un jovencito.)

Una amante es una mujer que se entrega sin tapujos al placer y a la lujuria. Por eso los hombres aman a sus amantes.

Pero las amantes no tienen porque ser amores clandestinos. Muchas veces las amantes son las mismas esposas a quienes les gusta divertirse y entregarse. Y lo mejor de las esposas es que si lo hacen bien y ésto lo mezclan con el amor que sienten por sus esposos, entonces el placer se intensifica por mil, para ellos y para ellas.

Ser esposa y no ser amante es como montar una bicicleta sin llantas. Puedo asegurarles que la cercanía física incrementa la cercanía espiritual. El amor se expande y crece.

Ser la amante de sus propio esposo es el mejor negocio económico y espiritual que una mujer puede tener. Ser en la cama y fuera de ella siempre la número uno para su esposo. Ser la deseada, la fantasía de día y de noche, la buscada en la penumbra y encontrada por los dedos del hombre en fiebre…

Y el amor se expande y crece…

Texto:

Óscar Perdomo León

Imagen extraída de: http://utilmultiverso.blogspot.com/2010/11/que-es-un-looping.html

4 thoughts on “AMANTE

  1. Érika Valencia-Perdomo 8 noviembre, 2011 / 3:00 pm

    Qué buen artículo. Lo felicito. Si todas las mujeres comprendiéramos que ser esposa no es únicamente cargar con un apellido que no es nuestro (y que muchas lo hacen) sino que es también ser amante y que no tiene nada de malo serlo, ¿cuántos problemas no nos ahorraríamos? Deshibición, esa es la clave. Felicidades por esas palabras tan ilustrativas, Óscar.

    Érika Valencia-Perdomo

    Me gusta

  2. annahernandezalas 10 noviembre, 2011 / 4:27 am

    This is amazing ;music to my ears. Thxs. Have a good week.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s