ÉRIKA Y LA NOVELA

Es increíble el destino de los libros. El ser humano siente una acumulación en su corazón, que no lo deja tranquilo, entonces toma una página y escribe. Y luego otra página y otra… Con los meses o los años, ha escrito una novela.  ¿Y qué es una novela  –el manuscrito original- en la casa del que la ha escrito? Es un libro escondido o casi perdido. Es un cúmulo de palabras que no respiran ni se mueven. No hay respuesta para ellas. No es más que un texto asfixiado, un volumen muerto.

Pero luego una editorial lo edita, lo imprime y lo publica (o lo resucita, que es lo mismo). Y es asombroso y hasta fascinante como pueden pasar años y años, quizás siglos, tal vez recorriendo océanos, horas y días, para que ese libro se la pase en una librería durmiendo, antes de caer en las manos del lector adecuado, del humano clarividente que sabrá interpretar su mensaje y su belleza.

A veces tienen que pasar vicisitudes, accidentes, cosas inimaginables y quizás hasta sucesos que se parecen mucho a los milagros, para que ese alguien, sin buscarla, precisamente en el año adecuado y en el lugar exacto, encuentre en la librería menos pensada, la novela solitaria, la somnolienta, la oportuna para su alma… la adecuada.

Pero que no les quepa duda que valdrá la pena el añejamiento del papel y la tinta que rodará en el tiempo. La unión del esfuerzo creativo a un extremo de la cuerda y la bienvenida gentil y amorosa en el otro extremo, será explosiva. ¡El disfrute para ese alguien, entre cada párrafo y cada página, será orgásmico!

¿Y qué es la vida, sino un paseo por ese ejemplar de novela, por esa narración de largo aliento que es la conveniente, la apropiada para su corazón y su cerebro, entre miles y miles que se han escrito?

Pues déjenme contarles, amigos y amigas, que esa misma seducción embrujada que le provocará a ese alguien la novela adecuada, fue la misma fascinación que sentí cuando conocí y me enamoré de Érika.

Texto y fotografía:

Óscar Perdomo León

AMANTE

La siguiente opinión que daré está hecha desde el punto de vista masculino, como es natural, porque soy hombre. Pero esta opinión la podemos perfectamente extrapolar al punto de vista femenino, lo cual les sería muy interesante pensarlo a las mujeres.

Quiero referirme a las amantes. Esas bellas mujeres que con sus hechizos de piel devuelven la vida a los hombres cansados.

Los hombres, comparados a las mujeres en cuanto a las cosas carnales, somos más simples, más primitivos, más instintivos. Y todo esto puede ser una ventaja; pero también puede ser una desventaja. Una ventaja porque nuestra satisfacción está casi garantizada. Una desventaja porque nos cuesta entender la sensualidad y sexualidad femeninas y eso es muy malo. Hay que tener presente y ser humildes para decir y aceptar que la mujeres en las cosas del amor de la piel son más complejas y sabias que los hombres, y no nos queda otra opción más que aprender lo más rápido y mejor posible; afortunadamente el tiempo se encarga de enseñarnos. Porque lo bueno del tiempo es que con la edad los hombres nos vamos haciendo más sofisticados en esas cuestiones. Empezamos a disfrutar con más calma y más conciencia a una mujer desde el momento en que ella nos mira, pasando por una agradable charla, hasta el contacto físico. E incluso llegamos a entender que no siempre el contacto físico es la finalidad. (Ojalá hubiese entendido esto yo cuando aún era un jovencito.)

Una amante es una mujer que se entrega sin tapujos al placer y a la lujuria. Por eso los hombres aman a sus amantes.

Pero las amantes no tienen porque ser amores clandestinos. Muchas veces las amantes son las mismas esposas a quienes les gusta divertirse y entregarse. Y lo mejor de las esposas es que si lo hacen bien y ésto lo mezclan con el amor que sienten por sus esposos, entonces el placer se intensifica por mil, para ellos y para ellas.

Ser esposa y no ser amante es como montar una bicicleta sin llantas. Puedo asegurarles que la cercanía física incrementa la cercanía espiritual. El amor se expande y crece.

Ser la amante de sus propio esposo es el mejor negocio económico y espiritual que una mujer puede tener. Ser en la cama y fuera de ella siempre la número uno para su esposo. Ser la deseada, la fantasía de día y de noche, la buscada en la penumbra y encontrada por los dedos del hombre en fiebre…

Y el amor se expande y crece…

Texto:

Óscar Perdomo León

Imagen extraída de: http://utilmultiverso.blogspot.com/2010/11/que-es-un-looping.html