QUERÍA VOLAR

Mariposa 1

Hay un huevo que se abre para dejar salir una pequeña larva: es un diminuto gusano que no puede ver las estrellas. El gusano rastrero se enrolla a sí mismo en un capullo y se duerme por un tiempo. Sueña que puede volar.

Mariposa 4

Con el pasar de los días el capullo se mueve y el gusano despierta; se abre paso entre el fino tejido y se escapa de su pequeña prisión.

Al mirarse en el ojo de agua, se da cuenta que se ha transformado en una bella mariposa. Abre sus alas, sonríe y acaricia el viento en fascinante vuelo.

Mariposa 2

o

Mariposa 3

o

Mariposa 5

o

Mariposa 6

Texto y fotografías:

Óscar Perdomo León