MYRA BRECKINRIDGE. Una novela de Gore Vidal.


Me gustaría empezar diciendo que esta novela, publicada en 1968 y traducida por primera vez al español en 1978, me ha entretenido mucho. A través de sus 257 páginas pude encontrar una variedad de ideas que me condujeron hasta un final inesperado.

Me atrajeron mucho las alusiones a las viejas películas de los Estados Unidos y sus actores icónicos. No porque yo sea un experto en ese rubro ni porque sepa sobre ello medianamente; pero cuando era niño, por las tardes, después de salir de la escuela, era un adicto a las viejas películas en blanco y negro que daban en el canal 3 de Guatemala, en cual, viviendo en Atiquizaya, Ahuachapán, se veía claramente en mi casa; ahí vi muchas cintas clásicas del viejo Hollywood. Así, más de algún artista o película ha quedado en mi memoria. O ha quedado al menos una generalidad de ese mundo mágico del ayer.

La novela está escrita en primera persona, en la voz de una mujer fuerte, y el tono de su discurso es francamente atacante contra los hombres, subversivo, castrante, furiosamente atrevido. Pero a medida que avanza uno en la lectura se da cuenta que es un enojo que está más bien mezclado con un mecanismo de defensa y con un ego grande.

Estoy consciente que es una sátira y, por lo mismo, me gusta que no deja por eso de exponer algunas verdades que, tras el velo de una sociedad conservadora,  a veces están ocultas en las relaciones entre hombres y mujeres. Por eso, aunque en sus palabras a veces hay mucho veneno contra el sexo masculino, no me sentí ofendido, como hombre que soy, al leerlas, sino curioso de saber el porqué de su ira. Esta obra también puede tomarse en cierta forma como un estudio psicológico de “una mujer”.

Por supuesto que, como en todos los comentarios que hago de los libros que he leído, nunca relato el final, ni siquiera la trama, porque siento que arruinaría el deleite que podría tener alguien que se tope con este libro y decida leerlo. (Además, como no soy un experto en literatura, las cosas que escribo sobre los libros deben tomarse como lo que son, mis opiniones libres y llanas de simple lector.)

Escribe Gore Vidal:  “Soy Myra Breckinridge, que no será nunca poseída por ningún hombre. Llevando puestos solamente un liguero y un vestido a modo de escudos, he mantenido alejada a toda la élite de de isleños de Trobriand, una raza de cuyo idioma no existen las palabras «por qué» ni  «porque». Esgrimiendo un hacha de piedra corto los brazos, los miembros, los testículos de sus mejores guerreros, deslumbrados por mi belleza, como les sucede a todos los hombres, acobardándolos, reduciéndolos, como hizo la bella Fay Wray con King Kong, a quejicosos simios; Fray Wray, a quien me parezco de medio perfil si la luz cae sobre mi rostro desde una altura de metro y medio en un plano corto.”

Gore Vidal es un escritor estadounidense nacido el 03 de octubre de 1925, en West Point, New York. Es dramaturgo, ensayista y novelista. Algunos de sus libros más conocidos son «Declinación y caída del imperio americano»,  «Una tarde con Richard Nixon» y «En directo del Gólgota : el evangelio según Gore Vidal», entre otros. Su nombre, Gore, es también, convenientemente, una voz inglesa que se refiere a un género de películas en las que abundan las escenas sangrientas. No está demás decir, por otro lado, que sus opiniones sobre los eventos del 11 de septiembre fueron interesantemente controversiales.

Texto:

Óscar Perdomo León

Fotografía escaneada de la portada del libro.

10 comentarios

  1. Interesante, una hombre escribiendo acerca de los pensamientos de una mujer. ¿Sera que que eso de que las mujeres son incomprensibles es un mito? Que pasen un buen día.

    Me gusta

  2. Estimado Jonathan: Las mujeres somos un perfecto equilibrio hormonal, si por cualquier razón ese equilibrio se rompe nuestras actuaciones pueden resultar inciertas, más sin embargo incomprensibles no. Sólo falta un poco de observación hacia nosotras, quienes por cierto, no pedimos grandes e inmensas cosas para ser felices, basta con miradas, palabras y verdaderos actos de amor. Somos complejas en nuestra estructura física, química y hormonal, por eso tal vez somos como ud dice. Saludes y buen día.

    Me gusta

  3. *Jonathan: Yo creo que sí es un mito. Lo que pasa es que los hombres pensamos diferente, miramos la vida desde otra óptica distinta a la mujer; lo que necesitamos es hacer una pausa y pensar; las mujeres nos dan siempre pistas de lo que piensan o de lo que quieren. A mí en lo personal me cuesta a veces saber cómo agradar a una mujer; pero trato de tener paciencia y de meditar. Lo que pasa es que la testosterona a veces nos nubla la mente (pero así también nos da una brillantez que nos hace alcanzar cosas inimaginables). Saludos para usted.

    *Érika: Muchas gracias por ese comentario tan esclarecedor. Espero (es un anhelo, una esperanza) comprender su mente la mayoría de las veces. (Que así sea. Que así sea.) Es una placer tenerla a usted, amor mío, en mi blog. Un beso (de piquito).

    Me gusta

  4. Me ha encantado tu manera de escribir y aún más el motivo por el cual escribes, espero poder leer tus novelas algún día, Como tú yo también escribo y la literatura es mi pasión, escribir es mi vocación aunque no mi profesión, porque no me da para comer jajajaja, pero estoy segura de que escribir es el alimento de mi alma.
    Saludos!

    Me gusta

  5. Nurkia Rudametkin: El que hayás visitado mi blog y te haya gustado, es realmente uno de “los placeres de la vida”. Me has alegrado mucho el día con tus palabras. Te lo agradezco de veras. Creo que nuestro amor por la literatura nos hace, a vos y a mí, hermanos de letras y de páginas. Ahora me has dejado con una gran curiosidad por conocer tu blog. Lo visitaré sin duda. Muchas gracias por haber dejado aquí tu comentario. Un abrazo.

    Me gusta

  6. Qué entrete debe ser el libro; el film tuvo mala crítica (más me tientan ambos).
    Es conocido el entonces quid tabú del tema, que ahora es un tag y negocio rentable.
    Me carga la discordia bizantina entre Macho-Hembra: cuestionense menos, vivan para ser felices juntos y punto ( se los dice un gay que conoce los secretos de ambos “mitos”).
    ¡Me acabo de enterar que existe un bello paraíso llamadoTobriand donde las mujeres mandan!

    Me gusta

  7. Interesante comentario, Edu Barra, aunque si en ese paraíso sólo las mujeres mandan nos debe ir muy mal a los hombres. Creo que lo mejor es el balance: lo masculino y lo femenino es armonía. Bueno, el libro es verdaderamente entretenido, yo no podía dejar de leerlo. La película no la he visto. Muchas gracias por tu comentario tan nutritivo, intelectualmente hablando.

    Me gusta

  8. Con respecto a la publicacion de esta novela en español, la primera version fue de Rosendo Castillo extraida de la segunda edicion inglesa de Litle, Brown and Company.
    Impresa en Mexico por Editorial Grijalbo en los talleres de la Editora Americana, México, D. F. el 25 de noviembre de 1968 con una tirada de 4000 ejemplares.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s