EL SALVADOR, UN PAÍS INGRATO

el-salvador-un-pais-ingrato

El Salvador es un país ingrato. Premia a los ladrones y castiga a la gente honrada.

Este país, que tiene una larga historia de dictaduras y una reciente guerra civil, sangrientas ambas, no ha avanzado nada en lo esencial, es decir, en el campo de la justicia social.

ACLARACIÓN OBLIGATORIA. La justicia social implica muchas cosas, pero una de las principales es que la gente tenga acceso a un trabajo con un sueldo digno (ya es bien sabido por todos que el sueldo mínimo en El Salvador no logra cubrir la canasta básica de alimentos).

La gente se sigue yendo de aquí para el extranjero (especialmente para Estados Unidos) todos los días y en grandes oleadas.

Y eso tiene muchas causas, por supuesto; una de ellas es, como ya escribí arriba, la cuestión económica; pero también hay una cosa que impide que este país sea más humano y feliz: la educación.

La educación ha sido severamente descuidada por mucho tiempo. La ignorancia crece con fuerza y los valores morales se van desmoronando con cada generación que viene.

Y de esta degradación educativa no sólo son culpables nuestros gobernantes, ni sólo son responsables los multimillonarios que dirigen de una manera muy egoísta a El Salvador. También nosotros, los ciudadanos comunes y corrientes, cometemos faltas y somos artífices de esta dualidad de infierno-paraíso en el que vivimos. Sigue leyendo “EL SALVADOR, UN PAÍS INGRATO”