RETRATO DE LA PRIMERA IMPRESIÓN


retrato-de-la-primera-impresion-oscar-perdomo-leon

Cuando nos conocimos,

-de verdad-

hacía un viento

gris y fuerte.

Y una nube de pájaros negros

sobrevoló la tarde

moribunda.

.

Vos temblabas de frío.

Acerqué entonces

mi calor a tu cuerpo con mi cuerpo

y tímidamente

y lado a lado

nos juntamos.

 

Sonreímos. Comimos.

 

Y de pronto sentí dos pequeñas

almohadas,

suaves y gruesas,

tocándome la mejilla izquierda:

eran tus labios

apetecibles

y amorosos.

 

Busqué con mis ojos tu mirada.

Y tus ojos cerrados

buscaron con deseo

mis labios

abiertos.

 

Te besé

y al besarte

abriste frente a mí

tu visual inspección.

Sólo por dos segundos

-eternos-

se cruzaron nuestras miradas

y me di cuenta

que las abejas silvestres

habían fabricado su colmena

en tus ojos claros.

.

De la ceguera

me despertaron aquel día,

tus besos

y la ternura

de tu abrazo.

***

Escrito por

Óscar Perdomo León.

***

Fotografía por Óscar Perdomo León.

***

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s