GRACIAS (parte 2)


Gracias, noches y días,

que se suceden en el misterio del tiempo,

ya que por la generosidad de ustedes

abrí mis ojos tras el llanto de recién nacido,

caminé a la escuela, con incansables ilusiones,

y conocí nuevos hogares

reveladores:

los libros infinitos.

Jugué con la tierra y el cielo,

con una fantasía

que era

-¡para entonces yo no lo sabía!-

una llama

eternamente encendida.

 

Y fui el manita sudada,

el ingenuo,

entre el anochecer y la lluvia suave

y besé por primera vez,

con curiosidad,

con miedo y deseo,

una mejilla,

unos labios.

 

Y acaricié,

desde mi adolescencia,

la sensual cintura

de una guitarra.

 

Y sentí el amor sincero

de mis hermanos y mis padres.

 

Y me gradué

en el arte de ayudar

y curar.

 

Y me casé dos veces

y dos veces

como un pozo sediento

se quedó

mi corazón

seco y vacío;

mas dos tiernas amapolas

que nunca se marchitan

estaban sembradas en el jardín

de mi pecho:

eran mis hijas,

a quienes vi crecer,

florecer

y volar.

 

Y miré hacia el pasado y el presente

y comprobé

que con una sola mano

basta y sobra

para contar a mis amigos.

 

Y gracias

a las casi

infalibles leyes de Newton,

sé que la vida es una

y que “el más acá”

es lo único

que existe.

*

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Collage por O.P.L.

***

NOTA: El poema GRACIAS, parte 1, lo pueden leer siguiendo este enlace.

***

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s