GRACIAS


Óscar P. L

Gracias, dolor,

por obligarme a mirar por túneles impensables.

 

Fuiste implacable con tu garra.

La piedad nunca fue tu virtud.

 

Desataste una hoguera

en la fibra más sensible de mis venas

e, inflexible,

me pusiste en la encrucijada

de hundirme

o fortalecerme.

 

Gracias

por enseñarme que el amor

no era lo que imaginaba.

 

Gracias por no tener clemencia,

porque en la amargura que me diste

encontré el regocijo

de la Verdad.

 

Gracias

por mostrarme

que hay belleza

donde nunca había

sospechado

encontrarla.

 

 

Y finalmente,

te agradezco, dolor,

por haberte esfumado sin previo aviso,

de la misma forma en que se escapan

los recuerdos

de mi corazón.

 

(Días después encontré en un rincón oscuro de mi cerebro una carta de tu puño y letra   -¡muy reveladora!-  en la cual no te despedías con un adiós, querido dolor, sino con un hasta luego.)

 

Escrito por:

Óscar Perdomo León

***

Fotografía tomada por Lily Méndez

***

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s