COLORES


Caminé sobre el atardecer y miré de cerca

los rosas y morados,

los anaranjados y amarillos,

los rojos y marrones,

y todos los tonos intermedios

de esos colores que palpitan brevemente

antes de que el sol

se apague.

Todos tenían cuerpos suaves y moldeables.

 

Me prendí de ellos como abeja al néctar.

Me abrace a ellos y ellos me abrazaron.

Me deslicé para besar, lamer y acariciar.

Supe entonces que saben a fresas y vainilla.

 

Pero, transitorios como son,

después de unos minutos

me soltaron de golpe

y como humo se esfumaron

de mis brazos.

 

Desde muy alto descendí

en caída libre,

pero con la suavidad de una pluma,

sobre la realidad de tu bosque

amarillo

y me aferré a la noche

de tus ojos.

*

Escrito por Óscar Perdomo León.

***

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .