ESPEJISMO Y FINAL


mar

Era un espejismo lo que viviste.

Bien sabés que la alegría -esa euforia engañosa-

ha sido constantemente efímera.

 

Lo expresó en voz alta e inmediatamente escribió en su cuaderno lo que acababa de decir. Cerró con fuerza los ojos y apretó las muelas.  El dolor era insoportable. Recordó toda su vida en imágenes borrosas.

 

Todos los amigos muertos,

las plantas marchitas

y  las mujeres que te dieron

ese remedo de amor,

no son más que torbellinos vivos

que no dejan de girar en tu cabeza –siguió escribiendo.

 

Se metió a la boca uno de esos analgésicos controlados que le había prescrito su médico  y alcanzó el vaso de agua de la mesita de noche.

 

Y sabés que la serenidad siempre

ha sustituido a la felicidad.

Y sabés también que estás solo

y que siempre  lo has estado.

 

Hizo una pausa. Además del dolor, le costaba respirar. El cáncer ya no sólo estaba en el hígado, sino que había invadido sus pulmones.

 

Pero siguió escribiendo.

 

Y  sin embargo, al final,

mirás  hacia los cuatro

puntos cardinales

y ves

una luz que se abre en el horizonte

y sabés que aunque

todo

se desmorona a tu alrededor…

 

Hizo nuevamente una pausa y miró sin mirar la luz tenue que se colaba a través de la ventana. Sonrió con sinceridad.

 

…el camino ha sido bondadoso

de vez en cuando

y ese

de vez en cuando

merece sinceramente

una sonrisa.

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

Fotografía por

Óscar Perdomo León

***

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s