LA SOLEDAD

LA SOLEDAD

La soledad no es estar solo.

 

La soledad es el vacío

en la mirada,

la caricia suspendida y flotante,

paralizada,

la boca reseca de besos

abortados,

el deseo reprimido

de un abrazo.

 

La soledad es la ausencia

de susurros íntimos,

es hablar con uno mismo

en segunda persona,

es gritar sin sonidos

la felicidad

ausente.

 

Y el frío,

tan efímero en el trópico,

se esconde eterno

en el pecho.

Y en él,

la soledad

es la presencia del desgano,

el rostro de lo oscuro,

el camino perdido. Sigue leyendo “LA SOLEDAD”