DURA HISTORIA DEL ESCEPTICISMO. Parte 2

Hace cuatro años publiqué acerca de estas cintas que tratan sobre la descreencia o sobre la incredulidad religiosa y que contienen 6 entrevistas, realizadas en el año 2003, por director de teatro y ópera, escritor, ensayista, presentador, escultor, humorista, médico y psiquiatra inglés Jonathan Miller (1934-) a varios personajes diversos, entre científicos, escritores, filósofos, etc.

Me ha parecido muy adecuado presentar esta semana la entrevista hecha al prolífico dramaturgo estadounidense Arthur Miller (1915 – 2005).

“Arthur Miller ya desde sus primeros títulos deja entrever lo que sería el elemento fundamental de toda su obra: la crítica social, que denuncia los valores conservadores que comenzaban a asentarse en la sociedad de Estados Unidos. Su consagración definitiva se produce en 1949, con Muerte de un viajante, en la que denuncia el carácter ilusorio del sueño americano. En 1988, Miller declararía: «Jamás imaginé que adquiriría las proporciones que ha tenido. Era una obra literal sobre un vendedor, pero luego se convirtió en un mito, no sólo aquí, sino en muchas otras partes del mundo». Afirmó también: «Trabaja uno toda la vida para comprar una casa, y cuando, por fin, la casa ya es de uno… no hay quien viva en ella», con la misma postura acerca de las consecuencias del capitalismo.”

“En la década de 1950, Arthur Miller fue víctima de la caza de brujas. Acusado de simpatías comunistas por Elia Kazan, rehusó revelar los nombres de los miembros de un círculo literario sospechoso de tener vínculos con el Partido Comunista ante la Comisión de Actividades Antiamericanas en 1956, acogiéndose a la protección constitucional. A pesar de las presiones que sufrió (le fue retirado el pasaporte, no pudiendo viajar a Bruselas para asistir al estreno de una de sus obras), Miller no dio ningún nombre, declarando que, aunque había asistido a reuniones en 1947 y firmado algunos manifiestos, no era comunista. En mayo de 1957 se le declaró culpable de desacato al Congreso por haberse negado a revelar nombres de supuestos comunistas. Sin embargo, en agosto de 1958, el Tribunal de Apelación de los Estados Unidos anuló la sentencia, de forma que no tuvo que ingresar en la cárcel.”

Fue muy famoso por haber ganado numerosos premios, entre ellos el Pulitzer y el Tony. Además, estuvo casado en tres ocasiones; su segunda esposa fue la bellísima Marilyn Monroe.

Miller habla aquí, en esta entrevista, sobre varios temas, entre ellos su juventud, el judaísmo, la relación entre el nacionalismo y la religión, etc.

Sin más palabras, los dejo con esta interesante entrevista, dividida en dos partes (tiene subtítulos en español).

Arthur Miller

Parte 1

***

Arthur Miller

Parte 2

***

Para quienes no puedan hacer correr los videos anteriores aquí en mi blog lo pueden hacer dando un clic en los siguientes enlaces: Arthur Miller (subtitulado) 1/2 y Arthur Miller (subtitulado) 2/2.

***

 

CHARLA SOBRE RELIGIÓN Y SECULARISMO (Dawkins, Hitchens, Harris y Dennett)

Esta semana les dejo aquí una interesante charla entre Richard Dawkins, Christopher Hitchens,  Sam Harris y Daniel Dennett, quienes tocan varios temas, entre ellos los de la religión y el secularismo.

Esta reunión, en donde  hablan sobre humanismo y otros asuntos, tuvo lugar en el año de 2007, en la casa de Christopher Hitchens.

Sin más palabras los dejo con “Los cuatro jinetes del ateísmo” (subtitulado en español).

En el video, de izquierda a derecha: Christopher Hitchens, Daniel Dennett, Richard Dawkins y Sam Harris.

***

HISTORIA DEL ESCEPTICISMO RELIGIOSO. Documental

Jonathan Miller, 1986

Sir Jonathan Wolfe Miller, director inglés de teatro y ópera, escritor, ensayista, presentador, escultor, humorista, médico y psiquiatra inglés, es el anfitrión de este documental que trata sobre la historia de la ausencia de las creencias religiosas.

Nacido el 21 de julio de 1934 en Londres, Jonathan Miller es un intelectual multipremiado que nos conduce habilmente en la historia del ateísmo.

Miller inicia su investigación sobre el escepticismo religioso para poder explicar de una mejor manera su propia no creencia en dioses. Y además, nos explica que es fundamental investigar sobre el tema porque hay una creciente relación entre la religión y el poder político, que amenaza el libre pensamiento. Continue reading “HISTORIA DEL ESCEPTICISMO RELIGIOSO. Documental”

¿ES LA IGLESIA CATÓLICA UNA FUERZA PARA EL BIEN EN EL MUNDO?

Debate sobre la Iglesia Católica

¿Es la iglesia católica una fuerza para el bien en el mundo? Esta fue la pregunta central que se debatió y contestó en el Central Hall de Londres en una reunión patrocinada por Intelligence 2.

Hubo cuatro panelistas, Ann Widdecombe (miembro del parlamento inglés por el Partido Conservador, nacida en 1947) y John Onaiyekan (Arzobispo de Abuya, Nigeria, nacido en 1944); ambos estaban a favor de la Iglesia Católica.

Los otros dos exponentes, Christopher Hitchens (escritor y periodista británico, 1949-2011) y Stephen Fry (comediante, actor, director y escritor británico, nacido en 1957) estaban en desacuerdo con que la Iglesia Católica fuera una fuerza para el bien.

Interesante fue que se hicieron dos encuestas, una al inicio y otra al final del debate.

Encuesta hecha antes de iniciar el debate: 678 estaban a favor de que la Iglesia Católica es una fuerza para el bien, en contra hubo 1102 y el número de indecisos fue de 346.

Encuesta hecha al final del debate:  268 estaban a favor de que la Iglesia Católica es una fuerza para el bien (es decir, 410 menos que al inicio), en contra hubo 1876 (es decir, 774 más que al inicio) y el número de indecisos al final fue solo de 34.

El debate lo pueden ver completo aquí en mi blog. Está dividido en tres partes y está subtitulado en español.

Óscar Perdomo León

DEBATE 

¿Es la iglesia católica una fuerza para el bien en el mundo? Primera parte.

¿Es la iglesia católica una fuerza para el bien en el mundo? Segunta parte.

¿Es la iglesia católica una fuerza para el bien en el mundo? Tercera parte.

 ***

Artículo relacionado: “DIOS ES UN CONCEPTO CON EL CUAL MEDIMOS NUESTRO DOLOR”. Fanatismo religioso

COMO VEO EL MUNDO. Albert Einstein

ALBERT EINSTEIN

Albert Einstein (14 de marzo de 1879 – 18 de abril de 1955), uno de los científicos más famosos del mundo, nacido en Alemania, nos dejó no sólo su contribución al universo de la ciencia, sino también su visión del mundo y de la vida.

De su visión hay puntos muy importantes que rescatar. Y creo que el principal de ellos es su convicción de que estamos en este planeta para tratar de ayudar a nuestros semejantes. Esta es una cuestión trascendental en un científico, que debería usar sus conocimientos para mejorar la calidad de vida, espiritual y material, de la especie humana. Ésto nos lleva a un territorio de la moral y la ética que debería acompañar a todo ser humano. Y esta cuestión, trascendental como es, se podría extrapolar a cualquier actividad que los hombres y las mujeres realicen, ya sean aquellos carpinteros, médicos, abogados; o aquellas escritoras, biólogas, vulcanólogas, etc.

Otro punto interesante de Einstein es su tono de humildad, que en realidad, combinada con sus extensos conocimientos de física, nos revela su personalidad gigante. Él era un genio que sabía que un hombre es como una diminuta, microscópica, arena del mar, en el vasto universo, con todos sus sistemas solares y todas sus galaxias. Además, no sólo sabía mucho, sino que tenía la bondad de compartir sus conocimientos.

Otros puntos que hay que destacar de su visión del mundo es su ateísmo y, por supuesto, su no creencia en la vida después de la muerte. Einstein en algunas ocasiones usó la palabra «dios» de una manera metafórica, para expresar su admiración hacia el universo que somos nosotros mismos y todo lo que nos rodea. Ésto causó confusión entre las personas. Pero en diferentes cartas que Einstein escribió, explicó claramente sus puntos de vista. He aquí tres fragmentos de algunas de esas cartas:

«Por supuesto era una mentira lo que se ha leído acerca de mis convicciones religiosas; una mentira que es repetida sistemáticamente. No creo en un dios personal y no lo he negado nunca sino que lo he expresado claramente. Si hay algo en mí que pueda ser llamado religioso es la ilimitada admiración por la estructura del mundo, hasta donde nuestra ciencia puede revelarla.» (1)

«La palabra dios para mí no es más que la expresión y producto de las debilidades humanas, la Biblia, una colección de honorables pero aún primitivas leyendas que sin embargo son bastante infantiles. Ninguna interpretación, sin importar cuán sutil sea, puede (para mí) cambiar esto…» (2)

«Nunca he hablado con un sacerdote jesuita en mi vida y estoy asombrado por la audacia de tales mentiras sobre mí. Desde el punto de vista de un sacerdote jesuita, soy, por supuesto, y he sido siempre un ateo.» (3)

Para terminar les dejo este interesante video en donde se ha recopilado en parte el pensamiento de Albert Einstein.

COMO VEO EL MUNDO. Albert Einstein.

(Subtítulos en español.)

Para quienes no puedan hacer correr el video aquí en mi blog, pueden dar un clic en este enlace: COMO VEO EL MUNDO.

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

(1)- Extraído del libro «Albert Einstein: su lado humano», que consta de varias cartas escritas por él.
(2)-Fragmento de la carta escrita por Albert Einstein al filósofo Eric Gutkind, del 3 de enero de 1954.
(3)-Fragmento de una carta de Albert Einstein, enviada a Guy H. Raner Jr, el 2 de julio de 1945, en respuesta a un rumor de que un sacerdote jesuita lo había convertido.

***

EDUCACIÓN, RELIGIÓN Y LAICISMO EN EL SALVADOR

Iglesia de Ahuachapán

La educación es uno de los instrumentos más valiosos para el desarrollo y la convivencia en la sociedad. Los otros instrumentos importantes son el respeto, hacia uno mismo y hacia los demás; la libertad de expresión, en todas sus formas; y la justicia social.

Nos centraremos aquí especialmente en la educación.

Es trascendental que se recuerde que la educación que se imparta en las escuelas públicas y privadas de corte laico, debe llevar el importante componente científico y crítico. Y un punto muy relevante en la educación es que ésta debe ser completamente laica.

¿Qué es el laicismo? Es una corriente del pensamiento que defiende la independencia de la sociedad y del Estado de toda influencia religiosa.

Sin embargo, en El Salvador, en pleno siglo XXI, algunas instituciones educativas públicas y privadas laicas, están “evangelizando” a sus alumnos, es decir, tratando de reclutarlos en alguna religión. Y las escuelas y los colegios no deberían usarse para ese fin, si no que deberían ser santuarios de la ciencia. Religión y ciencia difícilmente pueden ir de la mano.

Veamos porque la religión y la ciencia se contradicen en esencia entre ellas.

La ciencia se basa en lo que se conoce como método científico, el cual tiene ciertos principios que deben cumplirse, con el objeto de alcanzar la verdad; entre estos principios podemos mencionar la observación sistemática, la medición, la experimentación, la formulación, el análisis y la modificación de las hipótesis.

Es importante también que un experimento tenga la capacidad de reproducibilidad y de refutabilidad, es decir, que pueda repetirse, pero también que se pueda, con bases científicas, contradecir. En otras palabras, la ciencia se basa en evidencias.

¿Por qué es importante el método científico? Bueno, este método es el que ha hecho avanzar en el conocimiento y la tecnología a las sociedades.

Veamos ahora la religión.

La religión se basa en lo que se conoce como pensamiento mágico-religioso, un pensamiento muy ligado a las supersticiones, y que es el que mantuvo en el oscurantismo a la humanidad por muchos años. Este pensamiento es el que daba, por ejemplo, explicaciones sobrenaturales de las enfermedades cuando no se conocían los virus, las bacterias, etc. Es decir, que el pensamiento mágico-religioso no se basa para nada en pruebas o evidencias. Este pensamiento es totalmente lo opuesto al pensamiento lógico.

El que alguien sea de la religión cristiana, de la del islam o del hinduismo, por mencionar algunas, es sólo un accidente geográfico. Seguramente que si los que ahora son cristianos en El Salvador hubieran nacido en la India o en Nepal, ahora mismo seguramente serían hinduistas; o si hubieran nacido en Irán o en Siria, entonces abrazarían la doctrina musulmana.

A pesar que las religiones desvían de las evidencias a las personas, es decir, de la verdad, todavía habrá alguien que se pregunte: ¿son buenas las religiones? Bueno, para responder esta pregunta vayámonos a los hechos.

Si nos vamos a los antecedentes históricos de las religiones y a su historia contemporánea, encontraremos cosas tan crueles, primitivas e injustas como la aceptación de la esclavitud, las lapidaciones por adulterio, los matrimonios arreglados con niñas menores de edad (como lo hacen todavía en varios países musulmanes), los genocidios étnicos, raciales y/o religiosos, la misoginia generalizada, los sacrificios humanos, los ataques suicidas, el abuso de menores por parte de sacerdotes (abuso protegido y ocultado por los sucesivos Papas), las Cruzadas (que abarcaron casi doscientos años y que arrasaron pueblos enteros), la Santa Inquisición (que torturó y quemó viva a tanta gente, acusándola de brujería, apostasía o inclusive de las cosas más triviales), el impedir que a un familiar que se desangra se le transfunda sangre “porque es pecado”…

Lógica religiosa

La religión cristiana (sea ésta católica o protestante) niega los derechos humanos a los homosexuales, está en contra de la investigación de las células madre, arremete en contra del uso del preservativo en las relaciones sexuales (que puede prevenir muchas enfermedades, como el SIDA) e incita al no uso de los anticonceptivos, que podrían evitar tantos nacimientos no deseados.

En el artículo 53 de la Constitución de la República de El Salvador se establece que: «El Estado propiciará la investigación y el quehacer científico.» Bueno, como ya es usual, cumplir con la Constitución es lo que menos ha interesado en el transcurso del tiempo a nuestros gobiernos.

Ciencia y religión

No me opongo en absoluto a que cualquier ciudadano con la libertad de su consciencia elija creer y profesar alguna religión. Es un derecho del ciudadano tener o no tener una religión. Es un derecho también creer o no creer en un dios.

Pero la creencia en un ser mítico debe ser enseñada, si así se quiere, en la familia o en las iglesias; pero no en las escuelas ni en los colegios laicos.

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Postdata. Los invito a ver este video de una entrevista muy interesante que se le hizo al director de cine, productor, guionista y actor canadiense David Cronenberg, en donde habla sobre su perspectiva de la religión.

Para quien no pueda hacer correr el video aquí en mi blog, puede dar un clic en el siguiente enlace David Cronenberg habla sobre su perspectiva de la religión.

***

Artículo relacionado: “DIOS ES UN CONCEPTO CON EL CUAL MEDIMOS NUESTRO DOLOR”. Fanatismo religioso.

***

Fotografía de la iglesia de Ahuachapán tomada por Óscar Perdomo León.

DURA HISTORIA DEL ESCEPTICISMO

Jonathan Miller

El escritor, ensayista, director de teatro y ópera, escultor, presentador, humorista, médico y psiquiatra inglés, Jonathan Miller (1934-), empezó en el año 2003 a realizar entrevistas a filósofos, historiadores, científicos y escritores, en las que abordaba esencialmente la manera no religiosa de entender el mundo de estos prominentes estudiosos. La serie se exhibiría a través de la BBC e inicialmente pretendía llamarse «Atheism: A rough history of disbelief» («Ateísmo: una dura historia del escepticismo»). Por cuestiones de extensión, el material recolectado no se publicó y se archivó durante algún tiempo.

Sin embargo, la BBC reconsideró y sopesó el material audiovisal y más tarde editaron 6 de estas entrevistas, creando la serie televisiva «LAS CINTAS ATEAS», en las cuales se incluyó a seis grandes personalidades: Richard Dawkins (biólogo), Daniel Denneth (filósofo), Denys Turner (teólogo), Arthur Miller (dramaturgo), Colin McGinn (filósofo) y, finalmente, el ganador del Premio Nobel, Steven Weinberg (físico). (Todas estas entrevistas están disponibles en YouTube.)

Esta semana les traigo una de esas entrevistas, dividida en dos partes. Es la que Miller le hizo al biólogo británico (con especialidad en zoología y etología) Richard Dawkins (1941), quien además de ser un activista militante del ateísmo, es escritor. Y, precisamente, cobró relevancia entre el mundo científico, cuando en el año de 1976 publicó su libro «El gen egoísta». Ha publicado también «Escalando el monte improbable», «Los enemigos de la razón» y «El espejismo de Dios», entre otros.

Richar Dawkins

Entrevista a Richard Dawkins. Primera parte

Entrevista a Richard Dawkins. Segunda parte

Para quienes no puedan hacer correr los videos anteriores aquí en mi blog lo pueden hacer dando un clic en los siguientes enlaces: Entrevista a Richard Dawkins (subtitulado) 1/2  y  Entrevista a Richard Dawkins (subtitulado) 2/2

Texto:

Óscar Perdomo León

CONCEPTOS ERRÓNEOS SOBRE EL ATEÍSMO. La opinión de Sam Harris

Este interesante vídeo me lo encontré hace poco. En él, el escritor Sam Harris (Estados Unidos, 1967) nos muestra en breves palabras, algunos de los conceptos erróneos que mucha gente “religiosa” tiene a cerca de los “ateos”.

Además, les traigo aquí el enlace de uno de los libros escritos por Sam Harris sobre el tema religioso: «Carta a la nación cristiana» (2006).   (En inglés, no encontré una versión en español.)

(NP) Sam Harris – Letter To A Christian Nation

No voy a llenarlos con palabras innecesarias mías, los dejo, pues, inmediatamente con el vídeo «Conceptos erróneos sobre el ateísmo».

Texto:

Óscar Perdomo León

COMEDIA PARA PENSAR. Homenaje a Giordano Bruno

Iglesia de Candelaria, San Salvador

Creo que a todos nos gustaría ver a nuestros políticos, encumbrados en una discusión civilizada, con argumentación verdadera y con un buen flujo de ideas. Pero esa es casi una utopía en nuestros días, especialmente durante las campañas electorales. Y si los criticamos por sus torpes planteamientos, inmediatamente somos acusados de “poco patriotas” y de otras falacias de las cuales ellos son especialistas en inventar.

Pero dejemos a los políticos a un lado y vayamos hacia los filósofos, los sociólogos, los científicos, etc. De ellos esperamos tesis firmes que nos hagan pensar y nos convenzan de «sus verdades». Pues les digo que en verdad todavía hay en El Salvador mucha falta de libertad de expresión, porque cualquiera que lance argumentos contrarios a la vox populi o contrarios al poder reinante, será visto peyorativamente y con desprecio.

¿Y por qué escribo este día sobre argumentos y libertades? Porque este pasado 17 de febrero se han cumplido 413 años desde que la Iglesia Católica llevó a la hoguera a Giordano Bruno.

Monumento a GIORDANO BRUNOMonumento a Giordano Bruno, en Colombia.

¿Y quién era este hombre?

Giordano Bruno fue un astrónomo, religioso, filósofo y poeta europeo. Nació en Nápoles en 1548; fue encarcelado en 1593 durante ocho años, acusado de blasfemia y, finalmente, fue quemado vivo por la Santa Inquisición el 17 de febrero de 1600, después de encontrarlo culpable de herejía, por el hecho de creer en el panteísmo; además, como astrónomo, había propuesto en aquellos días que el sol era sólo una estrella más y que el universo contenía un gran número de estrellas similares (algo que se ha demostrado fehacientemente en la actualidad).

Es decir, Giordano Bruno fue un libre pensador, un innovador de ideas que, en contraposición a la religión, nos ha dejado un legado de libertad de pensamiento.

Fe es la virtud de creer en algo sin pensar, y la religión promueve precisamente eso, la fe. Y como humanidad, hemos llegado a un punto en que hemos alcanzado la capacidad de destruir el mundo, con armas, intolerancia, odio, violencia y contaminación ambiental. Así que este no es un buen momento para que la humanidad no piense. Este es el momento de inclinarnos hacia la ciencia y buscar el beneficio real para nuestra especie y para todas las especies con las que compartimos el mundo.

Pero estas ideas a veces son difíciles de asimilar para muchos.

Ahora bien, cuando encontramos ideas rebosantes de energía y verdad detrás de un buen chiste o la ironía de un comediante, entonces, además de divertirnos, reflexionamos fácilmente sobre «algunas verdades» que se nos han dicho desde que éramos niños.

Por eso he querido este día compartir con ustedes el arte de dos comediantes, ambos integrantes de la llamada «comedia de pie»; uno es el irlandés Dave Allen (6 de julio de 1936-10 de marzo de 2005) y el otro es el estadounidense George Carlin (12 de mayo de 1937-22 de junio de 2008). El primero es irónico, pero suave para descubrir la inocencia y la hipocresía. El segundo, es decir Carlin, es más rudo y directo para expresar sus ideas, pero sin dejar a un lado, por supuesto, la ironía, la cual por momentos se vuelve un claro sarcasmo.

Los dejo, pues, en honor a Giordano Bruno (y con mi más sincera displicencia por la renuncia del Papa), con estos dos comediantes, muy diferentes en su estilo, pero similares en su manera de pensar en cuanto a la religión.

ENSEÑANDO RELIGIÓN A LOS NIÑOS. Dave Allen.

SOBRE RELIGIÓN. George Carlin.

Texto:

Óscar Perdomo León

Fotografía del momumento a Giordano Bruno extraída de http://www.facebook.com/SinDioses.org; fotografía de la iglesia de Candelaria, de San Salvador, tomada por Óscar Perdomo León.

INTOLERANCIA, ATEÍSMO Y RELIGIÓN

A este país, El Salvador, lo amo mucho. Aquí he vivido mi vida, toda mi niñez me la pasé en un pequeño pueblito y esos recuerdos los tengo guardados en un lugar muy especial de mi mente. En esta tierra también he conocido a los mejores amigos que alguien pueda tener, entre ellos ateos y creyentes en Dios, a quienes quiero y respeto (y a quienes nunca he discriminado por sus creencias). Y por si fuera poco tengo a una madre muy buena, dos hermanos –muy solidarios conmigo- que amo de verdad, dos hijas muy inteligentes y una familia inmensa que siempre llevo en mi corazón. No puedo dejar de mencionar que en el lugar menos pensado de este país encontré también a la más bella de las mujeres, que ahora es mi esposa. Por todo lo anterior vivo agradecido cada día, muy agradecido.

Pero eso no me impide ver la descomposición social que hay en nuestro país, su violencia y su pobreza, ni me cierra los ojos a los grandes problemas filosóficos que siempre han afligido a la humanidad.

Estoy convencido que la libertad de expresión, la libertad de culto, la libertad sobre las preferencias sexuales y el respeto a la vida, son los pilares para tener y desarrollar una sociedad en donde la felicidad y la justicia sean siempre los dos diamantes que poseamos todos.

Sin embargo, todo lo anterior no es algo que realmente exista y de lo que pueda sentirme orgulloso en El Salvador. Hay demasiadas personas con sus mentes cerradas y viviendo con ideas de la edad medieval. Hay también demasiados políticos y dirigentes con sus instintos egoístas llevados al máximo exponente y totalmente ajenos a buscar el bienestar de la población. Viéndolo desde esta perspectiva, mi país pareciera ser una intensa escena macabra, como la más vívida y brillante pesadilla que podamos tener.

Haber crecido bajo la educación religiosa y recibiendo cada día la idea de que hay un Dios que todo lo ve, que todo lo sabe y que castiga los pecados, no es nada novedoso ni raro en El Salvador. Y en realidad nuestra sociedad salvadoreña está tan saturada de pensamiento mágico-religioso que si usted osara pensar y decidir dejar atrás la creencia de Dios y la religión (cualquiera que sea ésta), entonces vería con seguridad las olas gigantes de intolerancia caer con fuerza sobre usted.

Y vienen entonces las palabras de siempre: “¿Cómo es posible que alguien sea ateo?” “¡No hay personas que no crean en algún dios!”  “¡Los ateos son malos!”  Bueno, es difícil establecer una comunicación sana o un debate verdadero y respetuoso cuando los lenguajes que cada uno de los dos interlocutores están usando son diferentes y la intolerancia ha contaminado ya todo el ambiente.

La intolerancia es algo inherente en muchas de las personas religiosas. Debo aclarar también, con toda justicia, que hay otros creyentes en Dios que en general tienden a ser un poco más tolerantes con los ateos.

¿Qué es un ateo? Lo explicaré en la forma en que yo lo entiendo y lo experimento. Bueno, en esencia, ser ateo es ser alguien que no cree en la existencia de Dios, o que no cree en Dios de la manera usual en que se cree. Podría ponerlo así: Dios existe, sí, pero en la mente de las personas. Porque fue ahí donde se creó a Dios o a los dioses. En otras palabras, y redundando un poco, Dios no creó al ser humano, sino al contrario, el ser humano creó a Dios (o a los dioses que sean).

Los Mayas y en general todos los pueblos prehispánicos, así como también los pueblos antiguos de Europa, Asia, etc., crearon sus dioses con el objetivo de dar explicación a lo que no tenían la capacidad de dar explicación. De esta necesidad nacieron en la mente de los antiguos seres humanos Tonatiuh, Zeus, Baal, Yahveh, etc.

Los misterios de la naturaleza son inmensos y, por supuesto, nadie está obligado a saberlo todo. Si nos vamos, por ejemplo, a la educación, veremos que hay profesores que se inclinan hacia alguna rama de ésta en especial, como podría ser la biología o la literatura, por mencionar dos de ellas. Los conocimientos generales que tenemos de esas ramas (los que no somos profesores) son mínimos, pero si quisiéramos adentrarnos en ellas, en estos tiempos modernos, podríamos hacerlo, asistiendo a una universidad y hasta estudiando de una manera autodidacta. ¿Se imaginan al ser humano de dos mil o más años atrás tratando de explicarse algunas reacciones químicas que apenas en el siglo pasado los científicos les encontraron explicación? O imagínense a los remotos pueblos buscándole explicación a la lluvia o a la salida del sol. O piensen en las antiguas culturas que creían que la tierra era plana y pensaban que este mundo era el centro del universo. ¿A qué método recurrían estos seres humanos para explicarse los fenómenos de la naturaleza? El método científico no existía, es decir, el método que exige evidencias para comprobar que algo es cierto. Pero lo que sí existía en los tiempos antiguos (y también en los  actuales) era la imaginación. E imaginar un dios o varios dioses ha sido algo muy relacionado a la esencia humana. Por eso todas las culturas antiguas crearon sus propios dioses. Y con ellos también la intolerancia.

Era típico de esas culturas decir: «¿No creés en mi dios? Entonces te mato.» Y de ahí las famosas Cruzadas de los católicos o la Guerra Santa de los musulmanes, que a fuerza de espada y sangre trataban de convertir a su fe a sus adversarios. No hay que perder de vista que esa actitud de tan primitiva intolerancia no sólo tenía un trasfondo religioso, ideológico o político, es decir, de poder, sino también un interés económico. Asimismo fue impuesto, con violenta saña y sin ninguna consideración, el Cristianismo en la América hispana. La espada ensangrentada y la quema de los libros sagrados de los indígenas, se encargaron de establecer la religión Católica y la esclavitud. ¡En todo lo anterior, no veo el amor por ningún lado!

Pero volviendo a la pregunta ¿qué es ser ateo?, puedo decir que ser ateo para mí significa que no necesito tener miedo de un infierno ni necesito del soborno del cielo para hacer el bien a las demás personas. Ser ateo es no vivir esperanzado en una vida después de la muerte, porque aunque quisiera vivir para siempre, reconozco que la naturaleza no funciona así. Ser ateo es respetar a mis semejantes, porque el humanismo nos hace mejores personas.

Ser ateo para mí también ha significado sentirme rechazado por algunas personas cuando he confesado mis creencias. (Bueno, pero eso no importa, si alguien me rechazó o me rechaza por eso, es que de veras yo no valgo nada para ese alguien.)

Ahora bien, encontrarnos con que esta intolerancia sigue viva ahora –vivita y coleando- en pleno siglo XXI, es realmente una vergüenza para toda la especie humana. Podríamos decir que no hemos avanzado nada y que seguimos viviendo en las cavernas.

Confieso y aclaro sinceramente que este escrito no es ningún intento de convertir al ateísmo a nadie. Definitivamente no es esa mi intención. Insisto y repito que creo firmemente en la libertad de culto, en la libertad de expresión y en el respeto hacia el resto de seres humanos que pueblan este planeta. Mi intención ha sido solamente una: denunciar la intolerancia.

Para terminar, los dejo con este vídeo en donde la escritora Ayn Rand (1905-1982) expone sus ideas sobre el ateísmo de una manera tan clara que me parecen muy razonables.

Texto:

Óscar Perdomo León

Artículo relacionado: SALIR DE CLOSET. Ateos.

Imagen extraída de Google.