LA LUNA LO SABE TODO

 

LUNA, Óscar Perdomo León IMG_8446 - copia

Al principio parece inalcanzable

en sus caminos oscuros;

pero poco a poco ella,

la luna pálida,

se acerca a nuestros ojos

y cruza instantáneamente

nuestros corazones.

 

 

La luna es un misterio

que lentamente se ha ido develando;

y sin embargo, el enigma de su belleza

aún está oculto.

LUNA, Óscar Perdomo León IMG_8448 - copia

La luna es una mujer que vibra con la danza del vientre,

es una mirada que te quiebra el orgullo,

es una música que no sabés

por qué es tan sublime

y te hace llorar.

LUNA, Óscar Perdomo León IMG_8449 - copia

La luna lo sabe todo.

Nos miró, nos ve y nos ha visto

desde siempre.

LUNA, Óscar Perdomo León IMG_8450 - copia

La luna danza  y comparte

con los cuerpos celestes

su mágica influencia

en nuestra imaginación.

 

Nos conduce, como raza humana, al lejano pasado

de las cavernas,

así como al futuro

precario

de nuestros días.

LUNA, Óscar Perdomo León IMG_8456 - copia

 

***

Escrito por

Óscar Perdomo León.

***

Fotografías por

Óscar Perdomo León

***

Publicado en Fotografía, Poesía | Etiquetado , , , | Deja un comentario

UNA POETA EN SECULTURA

Collage Silvia Elena Regalado

El ser humano es un animal como todo el resto de animales del planeta; pero el arte lo diferencia de todos los demás. Algunos seres del reino animal tienen la capacidad de aprender y hasta de ser creativos, pero hasta cierta medida. Nunca han alcanzado los niveles de complejidad y refinamiento en la creatividad como lo ha llegado a hacer el ser humano.

El gusto por el arte, la sensibilidad para apreciar y disfrutar una obra de arte, se adquiere poco a poco y con cierta educación, pero principalmente con la motivación que alguien provoque y cultive en uno.

En la política, actividad que debería ser el trabajo y la voluntad de servir a los demás,  aquí en El Salvador en general se ve una gran falta de interés para resolver los problemas más urgentes, entre ellos el de la educación y la necesidad de elevar el nivel de cultura de la sociedad. Y se observa además, en gran medida, por parte de los políticos, la carencia de sensibilidad hacia cualquier manifestación artística.

Por eso, es muy importante el hecho que este pasado 22 de enero se haya nombrado a Silvia Elena Regalado, reconocida poeta salvadoreña, como directora de Secultura (Secretaría de la Cultura), porque es como una especie de ventana que permitirá oxigenar las políticas culturales del Estado salvadoreño.

La tarea no será fácil porque, como se sabe, el presupuesto para Secultura es muy bajo. Además, a Silvia Elena le tocara lidiar con personas poco idóneas y poco sensibles al arte y que están en cargos claves en el gobierno. Pero hasta donde he conocido yo a Silvia Elena, puedo decir que es una mujer con muchas capacidades, conocimientos y con una habilidad muy especial e inteligente para comunicarse con las personas, lo cual le facilitará mucho su trabajo.

Desde mi blog, este pequeño espacio en Internet, le deseo muchos éxitos y toda la suerte del mundo a la estimada poeta.

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Fotografías tomadas por

Óscar Perdomo León
***

Publicado en Opinión, Poesía | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

“REUNIÓN”, un disco de Arecio y Guillermo


Arecio y Guillermo collage

“Reunión” es el segundo álbum musical de Arecio De León (o Deleón) y de Guillermo Echeverría, en el cual ambos trabajan como productores, arreglistas y, en algunas canciones, como compositores. El nombre surge debido a que el disco está lleno de otros músicos invitados, que colaboraron cantando, tocando algún instrumento y/o escribiendo alguna de las canciones.

Collage Reunión Arecio Deleón y Guillermo Echeverría

Musicalmente, se podría decir que está constituido por música muy variada (tal como variados son los invitados), aunque hay cierta inclinación fuerte hacia el rock; pero así mismo se encontrarán baladas pop y hasta un rap.

Quiero destacar que los dos, Guillermo y Arecio, hicieron un trabajo creativo muy bueno en todas la canciones, especialmente con sus solos de guitarra.

REUNIÓN, un disco de Arecio Deleón y Guillermo Echeverría IMG_8314

Los invitados.

REUNIÓN, un disco de Arecio Deleón y Guillermo Echeverría IMG_8323

El proyecto empezó, según las palabras de Guillermo, “en julio de 2014 y terminó en noviembre de 2015”.

La primera canción que se grabó, que fue “Grito de libertad”, según me cuenta Arecio, es precisamente con la que se abre el disco; esta canción tiene, al igual que la canción “EL ADN”, la particularidad que sus cantantes están viviendo en Estados Unidos y desde allá, gracias a la tecnología, enviaron sus voces grabadas.

El disco está formado por 14 canciones.

Tengo el honor de que se hayan incluido en este disco tres canciones en las que yo escribí la música y la letra.

REUNIÓN, un disco de Arecio Deleón y Guillermo Echeverría IMG_8315

*

REUNIÓN, un disco de Arecio Deleón y Guillermo Echeverría IMG_8316

*

REUNIÓN, un disco de Arecio Deleón y Guillermo Echeverría IMG_8318

*

REUNIÓN, un disco de Arecio Deleón y Guillermo Echeverría IMG_8322

*

El 12 de enero (2016) se presentó, en la inauguración de la fiestas patronales de Guacotecti, el disco Reunión.

Den un clic aquí para entrar a la página de Facebook de Arecio Deleón y Guillermo Echeverría.

*

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Publicado en Música 3 | Etiquetado , , , | 2 comentarios

PESCADORES

La Costa del sol, El Salvador IMG_7928

Danzan en lo profundo los peces,

sin saber que seres extraños los buscan con ahínco.

No temen

porque no saben que son mortales.

Sólo viven

sinceros e ingenuos

el momento marino.

La Costa del sol, El Salvador IMG_7931

Las olas golpean.

Y el mar es, como siempre, tan salvaje

e inmortal.

La Costa del sol, El Salvador IMG_7958 - copia

Corren sobre el agua

los pescadores.

Ellos sí

temen a la muerte;

sin embargo, valientes y tenaces,

y mirando a través de lo azul

para encontrar el alimento de sus familias,

desafían animosos

el manto húmedo,

el gigante misterioso

y salado,

lleno de tesoros

de escamas y aletas.

La Costa del sol, El Salvador IMG_7932

De regreso,

al tocar tierra firme,

ambos,

peces y hombres,

se volverán uno

en la biología

del alimento y las células.

La Costa del sol, El Salvador IMG_7992

Un día también, en un futuro incierto,

los hombres (como los peces) morirán y se sumergirán

en la tierra,

como en un océano

cafesoso y seco.

La Costa del sol, El Salvador IMG_7993

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Fotografías tomadas por

Óscar Perdomo León

***

Publicado en Fotografía, Poesía | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

EL RÍO SAN LORENZO

San Lorenzo, Ahuachapán, El Salvador IMG_20160103_112311008_HDR - copia

El río San Lorenzo, que está en el departamento de Ahuachapán, y que hace frontera entre El Salvador y Guatemala, está aproximadamente a 96 km de San Salvador.

Recuerdo con cariño ese río porque cuando era niño tuve ahí mi primer intento de aprender a nadar. Tendría yo quizás unos 5 años de edad y habíamos ido con toda mi familia. Tal vez no adquirí ahí todas las habilidades natatorias, pero sí aprendí a flotar, que es algo básico.

San Lorenzo, Ahuachapán, El Salvador IMG_20160103_133500657 - copia

Del lado donde está el niño de camisa anaranjada es El Salvador. Los vehículos vienen de Guatemala y cruzan en la parte del río donde la abundancia de agua es menor.

San Lorenzo, Ahuachapán, El Salvador IMG_20160103_114043124 - copia

Puente peatonal colgante que comunica El Salvador con Guatemala.

Recuerdo también que, durante mi adolescencia y junto a unos amigos, visitamos ese río en varias ocasiones.

Hace un par de días volví a San Lorenzo y lo encontré un poco diferente. Lo primero que noté es que el río había disminuido su caudal considerablemente. La otra cosa es que habían construido un turicentro, lo cual me pareció algo muy bueno.

San Lorenzo, Ahuachapán, El Salvador IMG_20160103_133416175_HDR - copia

Mi hermana y su esposo junto al río.

San Lorenzo, Ahuachapán, El Salvador IMG_20160103_133431123 - copia

Mi hermano.

San Lorenzo, Ahuachapán, El Salvador IMG_20160103_113405254 - copia

Regresar al lugar que conociste cuando eras niño y recobrar memorias de esos tiempos es algo muy gratificante, es como recuperar una parte de vos mismo que creías perdida.

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Fotografías:

Claudia María Perdomo 

y Óscar Perdomo León

***

Publicado en Turismo nacional | Etiquetado , , , | 4 comentarios

PALCO PRIVILEGIADO

Collage L y B

Sentado en un rincón de la vida,

en un lujoso palco privilegiado,

acompañado por el silencio, la mirada crítica

y el corazón abierto al universo,

miré a mi familia, a los amigos y a los amores

pasar,

como en un desfile cristalino.

¡Cuánto me regocijé!

 

Para mirar bien,

tuve que cerrar los ojos

y abrir los sentidos del cariño y la lógica.

Ambos colisionaron inevitablemente

pero sin causarse daño entre ellos:

el equilibrio y la comprensión los protegían.

 

Y en la avenida de la realidad soñada

cruzaron la féminas, con sensuales pasos firmes,

bellas, deseables y caprichosas…

¿A cuántas mujeres he amado de verdad?

Me sobran dedos de la mano. Y sin embargo muchas ramas

del árbol de mi corazón, están llenas de nidos

de encanto y de lujuria,

de labios rojos y vanidosas miradas.

Mas sólo tres muchachas

lograron detener mi respiración.

 

Vi también a mis hermanos y a mi madre. Eran como células,

corriendo y girando en mi sangre:

siempre presentes,

siempre oportunas.

 

Mi padre, que había fallecido prematuramente,

navegó vívidamente sin embargo

ese día, frente a mis ojos.

 

Y luego vi dos delfines que flotaban en el aire

y que cambiaban de forma constante;

se convertían en tulipanes y rosas acuáticas:

eran mis dos hijas,

iris de mis ojos.

Retrato en tres colores

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Fotografías tomadas por
Óscar Perdomo León

***

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , | Deja un comentario

UN ABRAZO PROLONGADO

Un abrazo prolongado

Un abrazo limpio y largo,

pudo darte más amor

que mil palabras.

 

No necesitabas escuchar

el término amistad,

si quien te hablaba

tenía la voz reposada

sobre el manto de la claridad.

 

Un adiós no duele tanto,

si hay aceptación

guardada

en el bosque azul de la sinceridad.

 

En una mirada verde y transparente

contemplaste la belleza del pasado,

las calles llenas de flores

que te llevaban directo

a este corazón

que alguna vez amaste.

 

Y ese abrazo prolongado

de despedida,

nos abrió las ventanas y las puertas

que ahora nos conducen,

sin dramas ni rencores,

por caminos

diferentes.

***

Escrito por:

Óscar Perdomo León

Fotografía extraída de EN LA INTIMIDAD.

***

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , | Deja un comentario

UNO DE LOS DOS

 

O.P.L. autorretrato 1

Todo lo echamos a perder.

Dejamos que la hierba buena se secara

y que la veranera se ahogara

en su propia aridez.

 

Yo veía  impasible crecer

las telarañas en tu corazón

y vos mirabas

indiferente

como el pavimento de mi cabeza

se llenaba de una polvareda

rancia.

 

Ninguno de los dos

luchó con ganas

por quitar la maleza venenosa.

 

Y entonces

sobrevino lo indeseable…

 

Aquel último beso que te di,

con mi más sincero amor,

desapareció en el aire

de tu simulación.

 

Es que como un alud

imparable

lo echamos todo a perder.

 

Hoy el pasado es sólo

una ventisca

sucia y dolorosa.

 

La culpa fue mía.

La culpa fue tuya.

 

Ahora me cuesta

mantener la cordura…

Porque después de estar tan decidido a perderte,

tengo de vez en cuando retrocesos en disconformidad.

Mas vuelvo obligado, una y otra vez,

a retomar

el único camino posible:

el de intentar borrarte de mi memoria.

 

Por eso hay momentos en las noches,

cuando la soledad sobre mi cabeza es un manto infinito y oscuro,

en que la demacrada esperanza

se balancea inestable,

deseando solamente que,

en los días que vienen,

la muerte o el olvido

(uno de los dos)

me abrace

por fin

con su obstinada

y letal potencia.

***

22 de octubre de 2015.

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

Publicado en Poesía | Etiquetado , , | Deja un comentario

UN NUEVO CAMINO. Música

Un nuevo camino, foto por Eunice Echeverría

Hace unos pocos días llegué a la casa de mi amigo Arecio y empezamos a tocar un par de cosas, él en los teclados y yo en el bajo eléctrico. Me mostró unos acordes y frente a mí empezó a crear una melodía. Luego llamó a René, un joven que toca trompeta. Y un par de días después llamó a Óscar Hernández, que se nos unió en la batería. Todo ocurrió muy rápido e intensamente. Lo que salió de esos ensayos se llama “Un nuevo camino”.

El jazz es un género musical que se caracteriza por la improvisación, lo cual da cierta libertad al músico de expresar espontáneamente algunas ideas musicales; pero también es un reto impresionante.

A finales de noviembre se realiza en Sensuntepeque (Cabañas), un acto cultural que ya se ha vuelto tradición, lleno de poesía, baile y música, al cual nos invitó a tocar Ana Mercedes Miranda, su creadora y organizadora. Así que ese día estrenamos en vivo el tema de Arecio.

Aunque yo me perdí un poquito en la parte en donde me tocaba improvisar (y tomando en cuenta que sólo el que nunca ha tocado nunca se ha equivocado), me siento feliz en general por la manera en que resultó al final la presentación.

NOTA. El sonido no es del todo el mejor porque fue tomado directamente con una cámara de aficionado.

UN NUEVO CAMINO
Original de
ARECIO DE LEÓN
*
Trompeta:
RENÉ ARENÍVAR
Teclados:
ARECIO DE LEÓN
Batería:
ÓSCAR HERNÁNDEZ
Bajo eléctrico:
ÓSCAR PERDOMO LEÓN
*
Fotografía tomada por
EUNICE ECHEVERRÍA
Video tomado por
PABLO SANTANA ALFARO

***

Publicado en Música 2 | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

EL DOLOR DE PERDER A TU PADRE

Giovanni Guardado

Mariana y Daniela, a quienes quiero mucho, han perdido a su padre, Giovanni Guardado (21 sept. 1972 – 28 nov. 2015), con quien tenían una estrecha comunicación y a quien estaban unidas por un profundo sentimiento de amor.

Yo perdí a mi padre cuando era un niño, por eso comprendo y siento el dolor, ese vacío, que ellas sienten.

Giovanni fue médico, músico y una persona con muy buen ánimo. Todas las veces que platicamos, tuvimos conversaciones interesantes. Esta semana en mi blog quiero ofrecer, a la memoria de Giovanni, un humilde homenaje.

Vayan mis condolencias más sinceras para Mariana Soledad y Daniela María, así como también para Kläusi (o Claudia, como la conocemos en El Salvador, su viuda), para su hijo Fidel, para los padres de Giovanni y toda su familia.

Óscar Perdomo León.

***

Giovanni entrevistado en

Zona Sur, latinos en Leipzig.

***

CAMBIA, canción interpretada por Tohil, el grupo donde tocó durante mucho tiempo Giovanni.

***

Publicado en Música 2 | 2 comentarios

YA NO ME ASUSTA LA OSCURIDAD

1447617870597[1]

Escuchar la lluvia,

sentir su rumor constante,

percibir su humedad como algo muy cercano,

como algo demasiado adyacente

a mis labios

y a mis huesos…

 

Y al abrir los ojos,

saber con certeza que esa lluvia

no es más que un susurro

atormentado

en las paredes

de mi pecho.

 

Entender que la oscuridad

ya no me asusta,

porque yo mismo

me he convertido

en noche

tensa y desplegada.

 

Es que ya soy

penumbra que transita las habitaciones

vacías,

soy la sombra tenebrosa que,

ciega y amputada,

deambula disipada,

en la madrugada más fría.

 

Sombrío,

camino y me detengo vacilante

entre los pasillos

del recuerdo.

 

Y sin embargo,

aunque la lluvia continúa imparable,

me doy cuenta

que di más de lo que tomé…

Entonces

una sonrisa revienta

como una flor

en mi rostro…

 

Ya no me asusta

la oscuridad.

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

IMG_20151120_161441844_HDR

Fotografías tomadas por
Óscar Perdomo León

***

 

Publicado en Literatura, Poesía | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

EL ADN. Canción

Lue 11215808_830037983782211_8509352131541772834_n

Lue Lafe

«Un corazón pesado no puede volar». Creo firmemente que cuando no perdonamos, nuestro corazón se vuelve pesado y vivimos en constante dolor. Con este pensamiento inicial me puse una tarde a tratar de escribir, guitarra en mano, unas líneas.

Esta semana les presento la canción EL ADN, que escribí a mediados del mes de agosto de 2015 y que por fin grabamos en octubre. He tenido la fortuna de contar con la ayuda de tres personas: Arecio De León, Lue Lafe y Laura Ramírez.

COLLAGE COROS

Arriba (a la izquierda): Laura Ramírez; (a la derecha): Arecio De León; y abajo (a la derecha): Óscar Perdomo León.

Quiero dar un especial agradecimiento al cantante Lue Lafe por haber puesto su voz en esta canción.

EL ADN. Canción

EL ADN

Música y letra:
ÓSCAR PERDOMO LEÓN
Primera voz:
LUE LAFE
Arreglos musicales:
ARECIO DE LEÓN
Teclados, guitarras y batería
(además de segunda voz en la estrofa final):
ARECIO DE LEÓN
Bajo eléctrico
(además de tercera y octava voz en la última palabra de la letra):
ÓSCAR PERDOMO LEÓN
Coros:
LAURA RAMÍREZ
ARECIO DE LEÓN
y ÓSCAR PERDOMO LEÓN
Estudio de grabación:
CHITO´S ONLY MUSIC
en Sensuntepeque, Cabañas.
El Salvador en América Central.
2015.
Nota: esta canción formará parte del álbum “REUNIÓN”, de Arecio De León y Guillermo Echeverría, que muy pronto verá la luz.
© El ADN. Óscar Perdomo León.

***

Publicado en Música 2 | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

UN PÁJARO

Collage UN PÁJARO

Él sintió que los años

se habían ido en un respiro.

.

¡Tantos cosas,

tantos pequeños detalles!

.

Se dio cuenta que había perdido

los ojos más bellos, pero también los más crueles;

los labios más dulces, pero también los más ficticios;

el diamante inverosímil,

la joya más preciosa.

.

(Así son las diosas:

altivas y celosas,

bondadosas y sanguinarias,

llenas de amor,

pero también de rencores,

sin piedad

desde la médula…)

.

Y miró él

otra vez los años idos.

Todas las risas, los abrazos, las tiernas miradas, la lujuria compartida…

Todos esos años arrancados de un tirón y lanzados al olvido.

Todo el dolor cubriendo la alegría como una penumbra mordaz y terrible.

.

Un eco sonaba en su cabeza:

«Los años idos, los años idos…»

.

De pronto un pájaro cantó en la lejanía

y algo despertó dentro de sí

como una secular

epifanía.

.

Los años habían pasado, sí, pero comprendió que la vida

aún latía,

débil y golpeada, es cierto,

pero aún hervía,

con una ferocidad

y una nobleza

admirables,

en lo más recóndito

(y brillante)

del corazón.

.

Aspiró profundo,

levantó la mirada

y el horizonte

se abrió

prodigioso.

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Fotografías cortesía de H. H. B.

***

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , | Deja un comentario

ES UNA LEY

IMG_20151103_004407

El amor,
me refiero al amor verdadero,
no a la falsa copia
que portan muchos,
el amor, ese amor del que les hablo,
es una llama
que no se apaga,
es un grito
en el corazón
con un eco eterno,
una ternura que lo perdona todo,
una raíz inextraíble,
fuerte y poderosa
que bebe de las aguas profundas
de la empatía
y la sinceridad.

El amor es una ley del universo
que no fue tomada en cuenta
por la cosmología.
El amor está en mi pecho
como un latido inextinguible
y ningún agujero negro
podrá consumirlo
en sus bestiales entrañas.
Viviré luchando.
Me moriré luchando.

Y cuando muera,
ese amor, por fin, se irá conmigo,
mas renacerá en el recuerdo
y en el pecho
de alguien más,
inacabable,
hereditario,
genético
y verbal.

El amor…
ese amor del que les hablo…

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Publicado en Literatura, Poesía | Etiquetado , , , | Deja un comentario

TODO Y NADA

La luna gira hermosa y misteriosa. Fotografía tomada por Óscar Perdomo León

Mirar pasar el tiempo

y saber que un desconocido

día

cerraré los ojos

para unirme

a la energía inmortal.

Ser el alimento

de una planta o un gusano,

ser entonces ya una parte simple

del universo.

Cantar un verso

y hacerte mía

aunque sea un último día

en un mundo inverso.

¿Qué es la felicidad?

Es escribir la letra

de una canción

honesta

que toque tus entrañas

y que muestre

tu rostro

como en un espejo.

El tiempo

sigue corriendo

y la incertidumbre

está

a la vuelta de la esquina.

Pero hay algo que es seguro:

el mundo seguirá

aun cuando mis huesos

hayan desaparecido.

Los siglos pasarán.

Las montañas morirán

y otras nacerán.

Mas el poema

de la energía universal

seguirá generando vida

en éste

o en otro planeta.

Todo y nada.

Nada es para siempre,

todo cambia, todo cambia…

Los ríos fluyen hacia el mar

y la luna gira

hermosa y misteriosa

esta noche

en mi pupila.

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Fotografía tomada por
Óscar Perdomo León
Publicado en Literatura, Poesía | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

ÉRAMOS TRES EN LA MÚSICA

Collage ÉRAMOS TRES

Si pudiera darle un comienzo a esta historia, podría decir que en realidad todo se originó en el año de 1964, período en que nacimos Virgilio, Miguel y yo.

Para entonces Santa Ana, la ciudad en donde nací, era una urbe interesante y viva, colmada de movimientos culturales y sociales, así como también el lugar donde ocurrían las cosas triviales de un pueblito. Déjenme explicarlo mejor, Santa Ana era  –y quizás todavía lo es- la dicotomía desnuda, la realidad cruda e inocente: ahí ocurrían los eventos culturales grandes, como los que acontecían en San Salvador (la ciudad capital), pero de la misma forma se podían vivir los más frívolos, sencillos y deliciosos placeres cotidianos.

Su desarrollo comercial era fuerte y era también el principal de toda la zona occidental de El Salvador. Los habitantes de Ahuachapán, Atiquizaya, Chalchuapa y Turín, por mencionar algunos, veían en Santa Ana la ciudad del progreso, el lugar donde hacer buenos negocios o poner a sus hijos a estudiar, la urbe más parecida a San Salvador, sin llegar a ser asfixiante y acelerada como la capital.

En esa morena cuna santaneca, inmersos entre vientos de cambio y de tradición, nos desarrollamos Miguel, Virgilio y yo, en ese sitio lleno de fuertes costumbres y de novedades que se iban abriendo paso y camino, en un país que soñaba en grande, en un El Salvador pujante de ganas por emerger de la pobreza, pero que en su mismo deseo tenía también, según lo creo yo, clavado el germen del mal, del egoísmo y de la falta de verdadero patriotismo: un país entregado y devorado por las transnacionales y obedeciendo al pie de la letra las órdenes del imperio estadounidense. Un país sin una real independencia, amargado en sus entrañas por la pobreza de la mayoría de sus habitantes, con sus colonias y barrios nutridos por gente paupérrima, que había venido del campo para tratar de sobrevivir en la ciudad. ¡Las migraciones internas de la pobreza!

No todo era desesperanzador. Había también una clase media incipiente, que irrumpía con fuerza y ganando cierto poder adquisitivo, conformada especialmente por profesionales como abogados y médicos, comerciantes y empresarios, que buscaban sobresalir y elevarse a otro peldaño más de la escala social.

Pero la Historia tiene muchas caras y muchos paisajes. Las vertientes de la soledad, de las manchas de la opresión y de la falta de libertad de expresión, inundaban asimismo las calles de ese El Salvador de los años ´60, que hoy parece tan lejano en el tiempo, pero tan cercano en su médula, en sus profundidades colmadas de injusticia social. Al verlo con hondura, El Salvador de aquellos días era con certeza un verdadero caldo de cultivo de la guerra civil que explotaría a principios de los ´80 del siglo pasado.

Sin embargo, Virgilio, Miguel y yo estábamos en una realidad más benévola. Nuestros padres, todos de clase media, nos podían dar lo básico para vivir y desarrollarnos, para disfrutar incluso de ciertas diversiones que ni en sueños podían alcanzar los habitantes de los barrios marginales.

El destino, que puede ser una brisa o una tormenta caprichosa, quiso además que, en aquella ciudad que nos había abrigado como una madre, habitáramos muy cerca los unos de los otros, así que el mismo barrio y las mismas calles de asfalto nos vieron crecer. Desde niños habíamos andado de un lado para otro en los juegos de infantes mocosos. Y así, habíamos recorrido juntos el paso de la infancia a la adolescencia y habíamos seguido juntos el camino de esa flor de la vida: la adultez.

De los tres, sólo Miguel no había nacido en Santa Ana; sino en México, pero a los tres años de edad sus padres (madre mexicana, padre salvadoreño)  se vinieron a El Salvador y se establecieron en «La Ciudad Morena». Los otros dos, Virgilio y yo, habíamos nacido en el mismo hospital, el mismo año y casi a la misma hora, aunque en fechas diferentes.

Había también muchas diferencias entre nosotros. Miguel, por ejemplo, era un madrugador inclemente: amaba los amaneceres y el rocío fresco de la mañana. Yo, en cambio, funcionaba mejor al atardecer y por las noches; era básicamente un noctámbulo que debía trabajar por necesidad por las mañanas; pero sólo me desperezaba de verdad cuando la tarde iba tomando forma, cuando el sol iba buscando el horizonte y la luna empezaba a abrir los ojos. Virgilio, por su lado, era otro noctívago insaciable, pero por razones diferentes; le gustaba la noche porque le brindaba las cosas y las personas que el día no le daba; la noche y la madrugada eran sus amantes, sus doncellas desvirgadas que le ofrecían los placeres de vivir… Eso sí, por las mañanas tenía la cara con las ojeras tan grandes y profundas como si no hubiera dormido en días. Y seguramente que así había sido, porque Virgilio vivía para desvelarse bailando en algún antro con alguna mujer de baja reputación o para trabajar tocando toda la madrugada el bajo eléctrico, su instrumento musical del alma. Sin embargo, esa gran diferencia de percepción de tiempo y horarios entre nosotros, no nos causó nunca ningún problema de unión y amistad.

Miguel tenía cierto encanto: sonrisa fácil y amplia que dejaba ver sus encías; sus modales de un «gentleman inglés» los usaba en especial con las mujeres y la gente mayor. Uno de sus placeres más grandes era cocinar, para lo cual tenía mucho talento. Su conejo con mole y marinado con cerveza, era una verdadera delicia.

Virgilio, por su lado, era alto y delgado; tenía los dientes amarillos de tanto fumar y estigmas grises entre los dedos -índice y medio- (de tanto sujetar los cigarrillos); su presencia siempre traía consigo el olor del tabaco. Virgilio tenía algunas armas que lo defendían de todo: su tenacidad, su manera tan positiva de ver la vida, su amplia sonrisa y su gran sentido del humor. Era “el intelectual”, según pensábamos los otros dos, porque componía mucha más música que nosotros y escribía poemas a granel. Aunque en realidad, referido a la escritura, lo que más le gustaba era escribir novelas, de las cuales tenía ya un par inéditas y otra en estado embrionario.

Como también fuimos compañeros de colegio, de equipos de fútbol y de baloncesto, de juegos y de complicidades, siempre nos mantuvimos desde el principio muy unidos. Si echáramos un vistazo en ese punto exacto de nuestro pasado, nos veríamos delgaduchos y soñadores, vivaces y traviesos, equipados de una gran energía para la vida.

Además teníamos en común nuestro gran amor compartido por la música. Así que cuando llegamos a la adolescencia temprana empezamos, juntos también, a tratar de tocar instrumentos musicales, tropezando con cada nota, buscando la melodía exacta, luchando con cada acorde y adivinando armonías; pero eso sí, sin dejarnos amedrentar por el reto artístico.

¡Ah, la música, la música! Esa diosa entregada y promiscua que nos hechizó desde el principio con su belleza y su misterio. Vivíamos para mirarla, para olerla, para escucharla, para lamerla de pies a cabeza y dejarnos seducir por sus movimientos cadenciosos y las palabras eróticas que susurraba a nuestros oídos… vivíamos para seguirla a donde fuera, hasta el fin del mundo si llegara a ser necesario. La música era verdaderamente nuestra diosa amable, la caprichosa y vanidosa, hermosa como una fresca flor bañada de rocío que liberaba con audacia todos nuestros sentidos; pero era también absorbente y suspicaz, como una mujer ahogada en celos.

 Cuando teníamos como 12 ó 13 años de edad formamos un trío melodioso que se llamaba «Los puntos azules». De los tres, Virgilio era el que tenía más sentido musical, más intuición para alcanzar el ritmo, para componer, para manosear la armonía y la melodía, «más oído», pues, como se dice en la jerga musical. Miguel y yo nos esforzábamos por colocarnos al nivel de Virgilio o al menos para no quedarnos tan atrás de él. Virgilio era entonces, como es lógico, el líder del grupo. Él tocaba el bajo, Miguel la batería y yo la guitarra. Los tres cantábamos; pero era Virgilio el que tenía la voz más sonora e interesante. Yo, sin embargo, con la influencia positiva de mi padrastro Jorge    -¡un músico grandioso!- con el tiempo había ido adquiriendo una habilidad casi prodigiosa para la ejecución de la guitarra; Jorge decía que yo era «rápido, limpio e ingenioso para tocar». (Durante algún tiempo me lo creí firmemente, pero yo sé que no era una verdad al cien por ciento.) Miguel no era el típico aporreador de tambores, sino que tenía sensibilidad y delicadeza para tocar, tenía algo que muy pocos bateros tienen: intuición, esa sabiduría inexplicable de saber cuándo y con qué intensidad dar el golpe correcto al plato o al redoblante.

Los tres componíamos sencillas canciones que después pasaban por las manos de los otros, las cuales sufrían entonces agregados de notas, acordes o palabras, o por el contario se les restaban; pero era un hermoso trabajo de equipo que estaba lleno de entusiasmo y de sueños.

Si tomamos en cuenta la poderosa influencia cultural y económica de parte de los Estados Unidos de América, de Inglaterra, o de los otros países occidentales desarrollados sobre Latinoamérica, no es ninguna sorpresa, pues, encontrar que Miguel, Virgilio y yo estábamos influenciados por los ritmos del rock y del pop anglosajón de los años ´60 y ´70, acompañado todo de pantalones acampanados y cabellos largos.

En el año 1977 nosotros éramos unos adolescentes y aunque Los Beatles ya se habían separado, para nosotros ellos seguían unidos y queríamos –aunque nosotros sólo éramos tres- ser como John, Paul, George y Ringo. O queríamos ser quizás como Queen o como Yes. Queríamos tener muchas canciones originales para grabar en discos de vinilo de larga duración y que en el lado A y en el lado B estuviera escrito «Los puntos azules», con grandes letras casi –casi- psicodélicas (para no parecer fuera de moda). Y el nombre de cada canción estaría en letras claras de molde, y junto a ellas, entre paréntesis, el nombre de su respectivo compositor. Ahí diría, por ejemplo, «Un día diferente» (Julio “el Conde” González Blanco), «Bajo tu sombra» (Miguel Salazar), «María me ama» (Virgilio “el chele” Marón Menéndez)… y así sucesivamente. Y la portada del disco no se quedaría atrás, sería algo maravilloso, con una fotografía en donde aparecerían al atardecer los tres jóvenes sentados a la orilla de un río, resaltando intensamente sus siluetas casi como sombras en sepia ante un fondo a todo color, entre los tonos del crepúsculo; meditativos, serenos y guapos, mirando con profundidad el ocaso… los tres músicos compositores e intérpretes brillarían en el firmamento del espectáculo y la fama…

Todo lo teníamos planeado. En nuestros sueños despiertos podíamos ver eso y más allá…

Para lograrlo ensayábamos casi todos los días y a toda hora. Algunos vecinos estaban hartos de nuestra ruidosa música, que a veces distorsionaba más por la mala calidad del equipo de sonido que teníamos, que por la intencionalidad de darle ese sonido de distorsión roquera a la guitarra. Nos reuníamos casi siempre en la casa de Virgilio, porque era una vivienda grande, como muchas casas de pueblo –y Santa Ana, aunque era una gran ciudad, era también, de alguna manera, un «gran pueblón»-; la casa tenía además una habitación amplia dedicada exclusivamente para tocar y cantar, que era nuestro refugio, nuestro santuario musical, al cual habíamos apodado «La Caverna», en homenaje al club nocturno en donde fueron descubiertos los Cuatro Fabulosos de Liverpool. Allí escuchábamos mucha música, como es comprensible, porque un músico que no oye música es como un catador de café que no toma cafeína.

En «La Caverna» había una vieja radiola grande de madera, con dos bafles laterales sonoros y por encima tenía una tapadera finamente barnizada. En ese antiguo aparato escuchábamos los discos de 45 rpm y los de 33. Recuerdo que nos arrojábamos sobre el suelo alfombrado o sobre un viejo sofá de color café oscuro que estaba junto a la radiola y nos quedábamos largas horas y horas escuchando los más diversos ritmos y armonías de la música occidental.

Aunque la mayoría de adolescentes tienden a ser rebeldes y cerrados de la mente, aferrados sólo a un solo gusto musical o a un tipo de comida, por ejemplo, nosotros, aunque no dejábamos de serlo un poco, teníamos un criterio más amplio en cuanto a la música; pero esa actitud no era del todo casual, sino más bien gracias a la influencia de mi padrastro Jorge, quien nos visitaba regularmente a «La Caverna»; su experiencia musical era grande, era un viejo músico de Conservatorio (que había estudiado en México y Cuba) y gran coleccionista de discos, que todo el tiempo nos estaba alimentando con «nuevos descubrimientos» de la música, que bien podían ser artistas de la década de 1940 a 1950 ó los últimos discos salidos al mercado en las décadas de los ´60 ó ´70; pero para nosotros eran, los unos y los otros, tan novedosos, tan elaborados sus cantos y sus arreglos, que nos quedábamos hipnotizados oyendo la música y escuchando al mismo tiempo las anécdotas que Jorge nos contaba sobre tal o cual grupo musical, palabras que enriquecían y complementaban los sonidos que salían del viejo aparato de sonido. Esos días de entrenamiento musical y de aprendices de catadores melómanos, fueron como la gloria y el paraíso para nosotros. Por eso mismo, aunque el rock-pop nos emocionaba mucho, en ocasiones escuchábamos a los tríos que tocaban esos boleros ya inmortales, como los que cantaban Los Tres Reyes, Los Tres Ases, Los Panchos, Los Tres Diamantes o Los Hermanos Cárcamo. (Estos últimos cantaban una canción que todavía me roba el corazón: «Coatepeque», con una letra y una melodía que se compaginaban a la perfección.) Por otro lado, había períodos en que la música que nos atrapaba era la de los grandes clásicos europeos, como Mozart o Beethoven. Así, el Concierto para Piano en La Mayor o la Novena Sinfonía eran obras que a menudo sonaban en la anticuada radiola y en nuestros oídos, junto al ruido aquel como de papel de aluminio estrujado que emitían los viejos discos de vinilo gastados. Un tema que necesitaría un capítulo aparte es cuando Jorge nos introdujo al mundo del jazz; fue como una medicina dura de tragar, pero cuando al fin lo entendimos en su esencia, en su diversidad, en su grandeza, en su bella complejidad, escucharlo fue como comer un postre delicioso cada día. Conocer el jazz fue la mejor herencia que alguien pudo haberme dado alguna vez.

Por razones políticas y de consciencia, y en plena guerra civil (en 1984), desistimos de tocar por un tiempo pop-rock y nos enfrascamos en formar un grupo musical con aires folklóricos, tratando de encontrar, a través de la música, nuestra identidad como salvadoreños. Investigamos sobre las melodías y las armonías que se tocaba durante las fiestas patronales en Panchimalco y en Sonsonate, cunas de grupos indígenas que aún conservaban algo de la cultura milenaria prehispánica. No queríamos  –y de eso estábamos bien seguros- seguir los pasos de otros grupos musicales populares que se desarrollaban en esa época, con una influencia sudamericana más que clara, con zampoñas y charangos, y vestidos con largos ponchos coloridos. Nosotros pretendíamos encontrar un sonido que estuviera más cercano a la región centroamericana, por eso nuestros instrumentos musicales cambiaron radicalmente: abandonamos la batería, la guitarra eléctrica y el bajo eléctrico y empezamos a usar la chirimía (muy tocada en Guatemala), el caparazón de tortuga, la marimba, la guitarra acústica, el contrabajo, la caramba, la concertina y el violín (pero tocado con ese sonido llorón y un poco carrasposo como lo tocan los músicos del campo). Le pusimos nombre a nuestro nuevo grupo y escogimos, por su sonoridad, el de uno de los tantos cantones de El Salvador: Izcaquilío. También las letras de nuestras canciones empezaron a rosar la denuncia social, pero sin ser panfletarias, tratando de acercarnos más a lo artístico, a lo poético. Llegamos a tener un repertorio musical de unas 40 canciones, en donde el 95 % era totalmente original en letra y música, y el otro 5 % estaba formado por temas como El Torito Pinto y otros. (Recuerdo que en esos días yo escribí un poema en cuartetos endecasílabos basado en el cuento «El Negro», de Salarrué y lo musicalizamos.) Se nos unieron otros músicos, como por ejemplo Gabriel, que era un estudioso de la cultura indígena y un experto tocador de la caramba. Otro músico que se agregó al grupo fue Juan, que cantaba muy bien y tocaba la guitarra y la concertina. Con ellos nos presentamos en incontables conciertos organizados dentro de la Universidad Nacional y en otros foros heterogéneos, junto a otros grupos musicales con tendencia izquierdista. También tocamos en otros países centroamericanos y en Estados Unidos. Ese período nos duró sólo un par de años. Con los estudios universitarios, el tiempo que teníamos para nuestras reuniones musicales se fue reduciendo poco a poco.

Pero yéndonos un poco más a nuestro pasado musical, es interesante, por ejemplo, entender la manera en que yo veía la música cuando era un infante. Y es que para entonces todo era más simple para mí, sólo imaginaba lo que quería ser o lo que deseaba que el mundo fuera y, por arte de magia, todo se convertía al instante en algo así como un cuento de hadas y un mundo de fantasías. Sin embargo yo, no rescataba princesas vigiladas por dragones ni intentaba deshacer hechizos con un beso. Mi mundo de ilusión era el de los túneles en la tierra, el de correr desaforadamente por la calle, el de viajar hacia la luna… y, principalmente, me gustaba jugar de tocar el piano y la guitarra. No tenía piano entonces, ni me interesó aprender a tocarlo ya siendo mayor, pero en mis juegos de niño un sofá estaba lleno de teclas blancas y negras, y bastaba con que sonara al fondo una cinta con la música instrumental de teclado y ya era yo un pianista consagrado; mi imaginación volaba y volaba sin límites. Con el pasar de los años, el piano llegó a ser para mí, si se quiere decir de alguna manera, un elegante caballero perfumado y bien vestido, pero alejado de mi mundo interno. La guitarra, por el contrario, era la mujer hermosa y amiga, la bella antojadiza, la jactanciosa que todo lo quiere, pero también que todo lo da. La guitarra me estremecía de retos sonoros y me acompañaba en tantas y tantas aventuras. Con caricias suaves en su cintura, en su mástil y en sus cuerdas, la iba enamorando y domando poco a poco…

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Fotografías por
Óscar Perdomo León

***

Publicado en Literatura, Música | Etiquetado , , | 4 comentarios

ALEJANDRO, ELENA Y EL TERREMOTO DE 1986

300px-HotelSanSalvador

El tiempo, nuestro aliado y nuestro enemigo. El tiempo, ese vacío que está tan lleno de todo, que puede parecernos lento algunas veces y apresurado en otras ocasiones. Ése que parece no tener principio ni fin, y que han tratado de explicar la religión y la ciencia. El tiempo… El tiempo que cura todo dolor y nos ofrece también alegrías. Y en todo momento la memoria trata de guardar en sus archivos el tiempo. Y éste, vanidoso y omnipotente, se nos escapa y engrandece y se nos hace imposible embotellarlo.

Alejandro tenía algunas heridas y cicatrices, por aquí y por allá, arriba y abajo del alma y en un costado de su corazón. La muerte lo perseguía por dondequiera que él iba. Por ejemplo, la muerte de Elena, en 1986.

Alejandro estuvo perdidamente enamorado de Elena, una vecina de su casa en Santa Ana, que había llegado huyendo de la guerra y que se encontraba, al igual que Alejandro, estudiando en la universidad. Era una muchacha de lindo cabello oscuro, piel morena, mirada penetrante y con una sonrisa que mostraba las encías encantadoramente. Tenían ya 4 años de noviazgo y una tarde de octubre de 1986, Alejandro viajaba en bus desde Santa Ana hacia San Salvador. Al llegar a la capital, se dio  cuenta de que algo malo había pasado. La gente corría despavorida de un lado para otro. Había un terrible congestionamiento vehicular. Las casas parecían que habían sido golpeadas por almáganas gigantes. Un terrible terremoto acababa de terminar, justo hacía un par de minutos.

Corrió hasta el pupilaje donde vivía Elena y la señora dueña del mismo, que estaba a punto de explotar en un ataque de nervios, le dijo que había salido y que no sabía dónde estaba. Un compañero de universidad que halló en la calle le dijo que Elena, al momento del terremoto, se encontraba en uno de los edificios que se habían hundido, que él había salido antes y que sabía que había gente aún con vida, enterrada bajo el concreto.

Alejandro corrió entre el pánico y la locura  hacia el lugar del desastre. Gritó muchas veces su nombre. Caminó de un lado a otro. Se quedó ahí, tratando de hacer algo. Luego llegaron los expertos en rescatar de los escombros a las víctimas. No perdía la esperanza de que ella siguiera con vida. Los topos mexicanos trabajaron toda la madrugada. Gente de buen corazón se acercaba con agua y comida para los que estaban trabajando entre el cemento desquebrajado.

Ya casi para amanecer, uno de los topos salió con Elena en sus brazos. Tenía heridas y equímosis en varias partes de su cuerpo. Estaba pálida y desfigurada. Alejandro inmediatamente la tomó en sus brazos y lloró en silencio. Caminó con ella en brazos, sin un rumbo definido, hasta que la Cruz Roja se la quitó de los brazos y se la llevaron para Medicina Legal.

La furia natural le había arrebatado la vida a Elena y una parte de Alejandro murió con ella esa mañana.

Siendo como era y habiendo sufrido muchas veces, Alejandro sabía que el tiempo es implacable con todo. Pero también estaba consciente que el dolor es algo que el tiempo, ciertamente, sabe cómo curar.

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Publicado en Literatura | Etiquetado , | 2 comentarios

UN CANTO

Bajo eléctrico Liverpool

Hay un canto fuerte y tenaz,

una voz intensa que brilla

y que se desliza

por los impávidos techos

de los locos

y los soñadores.

Es un canto

que juega en el arcoíris,

que se mete en las cuerdas de la guitarra

y en la sonrisa de las niñas.

Es un canto

que hechiza

los labios de los enamorados.

Es un canto dulce y sincero,

transparente, juguetón y vivaz.

Un canto hermoso,

el mejor de todos:

es el amor.

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Fotografía:
Óscar Perdomo León

***

Publicado en Poesía | Etiquetado , , | Deja un comentario

SIETE AÑOS

Árboles

Su romance con Rosa María duró siete años. Un número mágico para formar ciclos. O para romperlos. Al principio, como la mayoría de parejas, eran muy apasionados en todo. Hacían el amor cada noche y cada día, en cualquier lugar y bajo todo clima. Inventaban cosas. Escribían juntos. Soñaban juntos. Eran felices sin nada y sentían que lo tenían todo.

Alejandro miraba cosas en los ojos de ella que nadie más podía mirar, cosas bellas y grandes.

Se hicieron novios un mes de septiembre, bajo el embrujo del alcohol y el deseo. Todo empezó como un juego; pero de un día para otro el misterioso amor emergió de la zona oscura y oculta en donde se encontraba.

Los años pasaban y su felicidad resplandecía.

Sin embargo, al séptimo año, la alegría se les fue apagando poco a poco. Un día, como cualquier otro, el amor hizo su maleta y, sin perder su misterio, se largó y se escondió en una zona muy negra, en un lugar tan lejano y frío como Saturno o Plutón.

Rompieron su relación de tantos años a la orilla del mar y en el peor de los meses para terminar. Fue en diciembre, el mes de la Navidad y de la noche en que se espera el Año Nuevo. El mes en que se reportan más depresiones y suicidios. El mes en que se sueña con un nuevo comienzo. Pero para ellos diciembre fue el comienzo del fin.

Un día, por cosas de las casualidades, Alejandro y Rosa María se encontraron. Platicaron por un par de horas y hasta rieron juntos como viejos amigos. Al final, cuando se despidieron, Alejandro le robó un beso a Rosa María (nueve meses después de haberse separado).

Se besaron por última vez y se abrazaron brevemente. Inmediatamente los dos se marcharon, cada uno por su lado.

Fue un beso tierno, quizás de amor. 

Se besaron por última vez y después los dos fingieron no recordarlo.

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Fotografía tomada por
Óscar Perdomo León

***

Publicado en Literatura | Etiquetado , , | Deja un comentario

UNA IMAGEN QUE SOÑÉ

UNA IMAGEN QUE SOÑÉ. Foto por Óscar Perdomo León

I

Aunque a veces parezca que no te quiero

te llevo en la punta de mi lengua y de mis versos.

Aunque a veces parezca que no te quiero

he memorizado el olor de tu piel como mi melodía más querida.

Aunque a veces parezca que no te quiero

para mí toda la brisa del hombre y la mujer somos nosotros.

Y aunque nuestras vidas sean dos ríos que divergen

sé que al fin un día nuestras aguas

han de llegar al mismo mar.

II

Tu nombre sonríe.

Yo lo pronuncié en cursiva para que se me fuera la soledad;

pero me siento como un niño perdido en un desierto gritando un nombre,

gritando un nombre…

Infinita mirada oscura, interminable ilusión,

desde que te conocí y te sentí lejos

te agregaste sutilmente a la angustia que mantengo.

Yo, ciego de grandes dimensiones,

lúgubre palabra de amor,

vértigo interminable,

espejo roto en mil pedazos,

espero

un oído abierto

a mis versos,

una piel

en la cual guarecerme.

La noche con sus espinas de hielo, se inserta en mi cuerpo.

El sueño se me muere.

Fumo…

lloro…

y tu rostro me parece

una imagen que soñé.

***

Escrito por

Óscar Perdomo León

***

Publicado en Poesía | Etiquetado , , | 5 comentarios